Una Monada de felicidad

473 visitas
EDR

Este apasionante torneo local que permite, como hace mucho tiempo no pasaba, que gran parte de los equipos se ilusionen con llegar a la punta o como en el caso de El Fortín, en un hecho histórico, se mantenga como el único líder, hace que los hinchas se ilusionen con una segunda rueda donde cada fecha se tornará sumamente atractiva.

El planteo inicial se imaginaba con el Lagarto tomando la iniciativa, pero fue la visita fue quien avisó que el desacostumbrado mediodía para el fútbol iba a ser complejo para el dueño de casa. Tiro libre a pocos metros del área mayor, Navarrine que ejecutó con precisión por encima de la barrera y Ripoll, respondió con una gran atajada surgiendo luego un providencial rechazo.

A partir de esa maniobra y por largos minutos, el partido aburrió a todos los presentes y se fue gestando paulatinamente un pobrísimo desempeño del árbitro Martín y sus asistentes, fundamentalmente en jugadas puntuales que pudieron haber modificado claramente el resultado o siendo muy permisivo con el juego brusco. Además, dio finalizado el encuentro con apenas un minuto y medio de tiempo recuperado luego de haberse efectuado entre otras interrupciones, cinco cambios.

Compa-EF-13

En esa franja de minutos, Compañía buscó manejar el balón con Movio y Baque, pero se reiteró con pelotazos que no arrojaron ningún resultado siendo un equipo irresoluto en materia ofensiva. Su oponente supo mantenerse firme en el fondo e intentó disputar el balón en la franja central, pero sin inquietar en lo más mínimo a Ripoll.

Recién a los 27’ Candia exigió a Vergé que respondió muy bien y desde ese momento, se fue convirtiendo en la gran figura del partido. Hasta el final del primer tiempo el dueño de casa asumió la iniciativa ensayando diferentes variantes para quebrar el cero con Alejandro Baque, como protagonista esencial. Tiro libre, anticipo en el primer palo del número ocho y remate a ras del piso que con mucho esfuerzo, Verge mando al córner.

Compa-EF-15

Utilizando el juego aéreo, el Verde buscaba llegar al gol  y tras un centro al segundo palo, el volante ofensivo dentro del área menor, cabeceó apenas desviado. Con pelota dominada, Baque se lanzó hacía el arco de enfrente y una vez acomodado para su perfil, sacó un violento remate que reventó el travesaño. Tres opciones propicias para modificar la transitoria igualdad.

En el minuto final del primer período Colombini, en el forcejeo con su marcador, recibó una durísima infracción sin pelota dentro del área. Acto seguido el juez Martín marcó la finalización del primer tiempo, pero el jugador, muy sentido por el golpe, se desplomó en el campo de juego producto de un fuerte golpe en la zona costal siendo atendido por largos minutos e inclusive, se pidió por la llegada de una ambulancia.

Compa-EF-16

Lógicamente la situación provocó preocupación a familiares e hinchas, menos al árbitro, que en un total acto de inhumanidad y antirreglamentario, porque debe esperar a que todos los protagonistas se vayan del campo de juego para luego retirarse él, solo se percató porque el periodismo le hizo saber de la situación que se presentaba. En los vestuarios, Colombini pudo recuperarse favorablemente y salió a jugar el complemento. Evidentemente, la acción debió ser juzgada con la pena máxima, pero Martín, en un grosero error, hizo continuar el juego.

Compañía salió a jugar el segundo tiempo intensificando su voluntad de ir por más mientras el Aurinegro esperó ordenado en el fondo, siendo combativo en la zona media y apostando a alguna contra. Colombini, todavía visiblemente afectado por el dolor, tuvo una gran chance de frente al arco, pero su remate no estuvo nada fino. En un trámite por momentos friccionado, duro e intenso con bastante pierna fuerte y la complicidad del hombre de negro, el Lagarto volvió a acercarse hasta el arco de enfrente, pero ni Martín Salinas, ni Roldán, pudieron sacar provecho.

Compa-EF-17

Joel González, que había ingresado por el lesionado Capaldi en la primera etapa, generó más frescura para la visita y sacando rédito a la lesión de Mateos, también en el primer tiempo, (lo reemplazó Roldán), la respuesta se hizo efectiva por ese sector. A los 27’ Martínez, que había entrado muy poco en juego al igual que Miserda, que pasó desapercibido, recibió una clara habilitación ganó en velocidad y saco un remate cruzado que tras rebotar en su marcador, se fue elevando hasta dejar sin chances a Ripoll. Algarabía total en un puñado de hinchas y rostros de total asombro en el resto del Estadio.

El equipo de Santana, sin tiempo que perder, salió como león herido a dejar atrás la adversidad. Gregorio Salinas, recién ingresado, tuvo el empate y su remate previo rebotar en un defensor, encontró una notable intervención de Vergé para desviar la redonda por sobre el travesaño. De esa misma maniobra, llegó el centro al primer palo y a los 30’ quizás en el único error defensivo, Nico Colombini, el gran salvador, anticipó a todos y con un cabezazo cruzado consiguió el empate parcial.

Compa-EF-14

Fue esa la inyección anímica para ir por la victoria. Martín Salinas tuvo el gol en sus pies, pero se apuró y remató muy desviado. Tras un rechazo de Verge, el mismo delantero tampoco tuvo puntería. Ingresando por el segundo palo, Monacci quiso repetir como contra Defensores, pero su frentazo medido a media altura encontró la mano salvadora del arquero con la mirada del propio Monacci, que no podía creer lo que estaba observando.

Compañía fue una y otra vez pero se desprotegió atrás y en una contra totalmente aislada, pero bien concebida, llegó el pelotazo cruzado Velázquez recibió sin marcas pero su remate, se perdió desviado. Para el final quedaba una jugada que terminó por ubicar a Verge en el podio mayor. Colombini, con ese potencial arrollador que pone siempre de manifiesto, se internó en el área y despachó un remate con toda la furia que el arquero, usando de escudo a todo su cuerpo, consiguió neutralizar la segura caída de su arco. El ex comadreja tuvo un desempeño sencillamente brillante.

El Fortín festejó como un triunfo más teniendo en cuenta, el resto de los resultados. Compañia se quedó masticando bronca con claros gestos de preocupación porque de seis puntos posibles en condición de local tan solo sumo dos y todavía, a la punta la mira desde lejos.

Compañía 1
José Luis Ripoll
Nicolás Mateos – Mariano Sumich – Leandro Candia
Gonzalo Polanco – Cristian Movio – Alejandro Baqué – Nicolás Páez
Martín Salinas – Nicolás Colombini – Carlos Monacci
DT: Alejandro Santana.

El Fortín 2
Federico Verge
Denis Aguilar – Manuel Capaldi – Gastón Quiroz – Federico Acevedo
Héctor Velázquez – Marcelo Quiroz – Gonzalo Bernárdez
Nicolás Navarrine
Darío Martínez – Franco Miserda
DT: Carlos Navarrine.

Cambios en Compañía
Gregorio Salinas x Gonzalo Polanco.
Diego Roldán x Nicolás Mateos.

Cambios en El Fortín
Joel González x Manuel Capaldi.
Braian Simaldone x  Franco Miserda.
Santiago Gizzi x Nicolás Navarrine.

Suplentes en Compañía: Francisco Balbiano, Julián Piva y José Valenzuela.
Suplentes en El Fortín: Pablo Albarracín y Guillermo Araujo.

Goles
27’ ST Darío Martínez (El Fortín).
30’ ST Nicolás Colombini (Compañía).

Juez: Marcelo Martín.
Asistentes: Matías Bogado y Lucas Demaro.

Sub 23
Compañía 2-2 El Fortín