Un gigante iluminado

201 visitas

El Club Atlético Compañía General se dio el gusto de inaugurar una obra tan anhelada por mucho tiempo como necesaria para jerarquizar la infraestructura de su estadio. El campo de juego Guillermo Cepeda quedó oficialmente iluminado con una obra que realza el trabajo de una de las instituciones más importantes de nuestra ciudad. Sin más preámbulos, fue una jornada emotiva y donde lo único que importó fue disfrutar y festejar por un paso hacia delante de esos que quedan para toda la vida.

Algo lejos en el tiempo, remontando al año 2002 cuando, el actual Presidente de Compañía, Marcelo Colombini, dejó su carrera como futbolista e ingresó a la entidad como dirigente, lo hizo con un gran anhelo que trasmitió a sus pares: poder contar con una iluminación en el Estadio Guillermo Cepeda, acorde a las expectativas. Fueron pasando los años, la realidad económica sumó más dificultades y el ambicioso proyecto quedó encajonado. Sin embargo y cuando parecía inimaginable, el sueño empezó a convertirse en realidad. La transferencia del defensor Carlos Izquierdoz a Boca Juniors proveniente del fútbol mexicano, le generó al Club Compañía un importante ingreso en dólares a sus arcas, en concepto de formación del futbolista en divisiones infantiles e inferiores.

A partir de ese momento, los directivos tomaron la iniciativa de reflotar dicha obra. Retomaron el contacto Daniel Basílico, empresario con años de experiencia en el rubro, quien en su momento elaboró un proyecto para su evaluación. Fueron avanzando los trabajos y en Marzo comenzaron a colocarse las torres. Se fueron ultimando detalles hasta que, recientemente, se colocaron seis reflectores led de última generación, líderes en el mercado, en cada una de las cuatro columnas.

Llevado a cabo el procedimiento para que todo funcione debidamente, el último jueves se hizo efectiva la inauguración. De acuerdo a lo que estaba programado, el evento se inició con encuentros entre categorías infantiles e inferiores del Verde. Posteriormente, hubo un partido de fútbol femenino y continuación, llegó el momento más esperado: el estadio quedó totalmente a oscuras y solamente se hicieron notar las bengalas de los hinchas. Todo estuvo sincronizado y una vez que se apagaron, el reducto se iluminó por completo causando la gran admiración de todos los presentes.

El cura párroco, Domingo Pisoni, bendijo la obra en un acontecimiento que contó con la presencia de dirigentes, allegados. Representando al municipio, acompaño el evento el Director de Deportes, Héctor Vera.

Marcelo Colombini, hizo uso de la palabra y señaló estar superado por un momento tan emotivo. Además, el presidente del Lagarto agradeció a quienes prestaron su predisposición para que el club pueda ver coronada una inversión de tamaña magnitud. Para finalizar el acontecimiento, se disputó un partido entre la Primera División de Compañía y un seleccionado de jugadores de diferentes clubes del ámbito local. Lamentablemente, este cotejo apenas tuvo un solo tiempo disputado, ya que se vio empañado por una tormenta de relieve acompañada de lluvia.