Tadei lucirá el 5 en el TRV6

459 visitas
EDR

El piloto de Salto finalizó en forma positiva la temporada 2013 y llegó a la última fecha, con claras posibilidades de acceder al título. Sin embargo, un toque en plena competencia decisiva lo dejo sin posibilidades lo que no empaña un gran desempeño anual con muy buenas presentaciones y que le permiten pintar el número cinco para el año que se avecina.

Canapino logró su cuarto título de Top Race en forma consecutiva y se erigió como el piloto más ganador en la historia de la divisional, superando incluso a nombres de la talla de Juan María Traverso y Omar Martínez. El piloto arrecifeño, de apenas 23 años, lucirá el “1″ otra vez en 2014 en los laterales de un Mercedes TRV6 que en las últimas temporadas fue imbatible.

Lo hizo tras una electrizante definición mano a mano con José María López, con el que protagonizó una emocionante pelea por la punta de la carrera y al que le arrebató la punta durante un pasaje de la competencia.

Fue cuando el cordobés se pasó en una variante, pisó la parte externa y cedió el liderazgo. Algunas vueltas más tarde, fue Canapino el que terminó fuera de la cinta asfáltica, luego de una maniobra con el piloto cordobés.

Finalmente, pese a que López vio antes que nadie la bandera de cuadros, fue sancionado por las autoridades deportivas por aquella acción con Canapino y la victoria recayó en el piloto del Sportteam, equipo comandado por Sergio Polze que festejó el pentacampeonato (suma además el título de la Copa América 2010 con Guido Falaschi).

Ambos igualaron en la primera ubicación del campeonato, pero las tres victorias de Canapino (Oberá, Potrero de los Funes y Neuquén) contra las dos de López (Resistencia y Termas de Río Hondo) inclinaron la balanza para el lado del piloto de Arrecifes.

Poco más de cinco años atrás, Canapino comenzó su carrera en la categoría, allá por 2008, cuando reemplazó a Ariel Pacho al comando de un Peugeot 407 TRV6 del Diablos Rojos Motorsport que al cabo de sólo tres competencias le permitió debutar como ganador en la categoría espectáculo el 25 de mayo de ese año, gestando su propia revolución.

A partir de allí, su crecimiento en Top Race no se detuvo y comenzó a construir un camino de éxitos constantes dentro de la divisional. Es que no conforme con la victoria en el “Ezequiel Crisol” bahiense, el “Titán” se impuso también en General Roca, casi cuatro meses después de su bautismo triunfal, ratificando que su paso ganador no había sido casualidad.

Dos años después, ya establecido en el Sportteam, destruyó a sus rivales ganando cinco de las seis carreras del segundo semestre de 2010 y se consagró campeón del torneo Clausura. Un año más tarde, obtuvo al menos un triunfo en cada una de las etapas y nuevamente se llevó el trofeo de campeón para su Arrecifes natal.

En 2012, siempre con el Mercedes TRV6 negro y rojo, Canapino ratificó que la categoría, y sobre todo su unidad, le sentaban de maravillas, y obtuvo su tercer cetro en la categoría espectáculo, el que debía revalidar en una temporada que se le presentó esquiva hasta la cuarta fecha, cuando se adjudicó la final de Oberá. Tres carreras después, volvería a subirse a lo más alto del podio en Potrero de los Funes.

Su constancia y sus ganas de aprender luego de 80 carreras, 19 victorias, 15 poles y 31 podios, llevaron a Canapino a un sitio privilegiado de Top Race. El cuarto título fue un premio a su talento y al trabajo de un equipo que le entrega en forma permanente un gran auto. El mismo que le permite colgarse, sin temor a ruborizarse, el título de “El hombre Top Race”.