EDR

Defensores arrancó una nueva etapa dentro del Regional Amateur bajo condiciones lejos de las habituales y mostrando, una vez más, una grieta en cuanto a su funcionamiento como equipo. A puertas cerradas, tal lo dispuso el Consejo Federal y con la sola presencia de directivos, allegados, fuerzas policiales y colegas, el Loro, que terminó con nueve jugadores, perdió 2-1 ante Regatas de San Nicolás en lo que fue el tercer encuentro entre ambos en lo que va de la temporada.

Lógicamente y a causa de las intensas precipitaciones en la ciudad nicoleña durante la noche del sábado y madrugada del domingo, el campo de juego se mostró en pésimas condiciones. Hasta se llegó a dudar sobre jugar o no el partido cuando la terna arbitral encabezada por el juez Osudar y sus asistentes salieron a recorrer la cancha. Cabe mencionar que, para lo que propone desde el juego mismo, el equipo de Lencina, sin lugar a dudas que lo del terreno de juego fue una barrera insalvable.

Más allá de eso, no podemos dejar de mencionar que el Loro desde lo estadístico y por lo demostrado futbolísticamente, no puede superar una manifiesta irregularidad. En el choque de ayer, salvo la jugada que derivó en el descuento parcial de Britos, al equipo de nuestra ciudad no le pudimos contabilizar una sola opción, de las llamadas concretas, para inquietar al arquero Etchemendi. Es cierto que tuvo voluntad, decisión e intención de ir al menos por la igualdad pero lo único que logró es nublarse en el área de enfrente. Son claros y profundos contrastes los que nos llevaron a titular que Defensores convive en un sube y baja.

Defensores viajo a San Nicolás con la firme intención de traerse un buen resultado. Las aspiraciones tenían como base las dos victorias frente al rival en cuestión. De movida, ambos elencos se propusieron pensar en el arco de enfrente ofreciendo dinámica y cambio de ritmo.

1-0: Mendiburu, aprovechó el malentendido entre Narbiloni y Gizzi para convertir el primer tanto de Regatas.

Con el correr de los minutos, el estado del campo de juego empezó a jugar un papel preponderante. Hubo un minuto fatal para Defe. A los 15’, partió el remate por elevación desde la última línea de Regatas y entre la indecisión de Narbiloni por rechazar y las dudas de Gizzi por hacerse del balón, fue Mendiburu quien alcanzó a tocar la redonda por sobre la humanidad del arquero y plasmó el 1-0. No hubo lugar a la reacción.

Sesenta segundos después, Laena apareció por el sector izquierdo, levantó la cabeza y vio muy descuidado el primer palo del arco defendido por Gizzi. Su remate bien direccionado, hizo inútil cualquier reacción de Gizzi. En un abrir y cerrar de ojos, aprovechando una secuencia de desconcierto y claros errores, Regatas se encontró ganando por dos a cero.

2-0: Laena, encaró por la izquierda y vio el hueco en el primer palo de Gizzi adonde terminó metiéndola. 

Con este panorama, era de esperar que el Loro saliera de la situación incómoda buscando rápidamente meterse de nuevo en el desarrollo. A los 24’ Torres desbordó por su sector, mandó el centro y Britos dentro del área menor, previo a dejar sin chances al arquero, tocó la de cueros al fondo de la red. Seguidamente, fue Montero quien tuvo la posibilidad de concretar el empate parcial pero no logró contabilizar un centro por elevación.

En el complemento, Regatas adoptó una posición bien definida: defender con uñas y dientes la victoria parcial, utilizando alguna contra como factor sorpresa. Defensores, en cambio, se permitió asumir el protagonismo con Montero como bandera desde el costado individual aunque, con el correr de los minutos, esas buenas intenciones no prosperaron.

Para mala fortuna de Defensores, paulatinamente fue ganando terreno la impotencia. Lúquez, se fue expulsado con roja directa por derribar a Ferrari cuando éste se encaminaba para quedar mano a mano con Gizzi y posteriormente, Osudar protagonizó un grosero error al ocultar una clara infracción sobre Cabello que luego, en esa misma acción, derivó en una dura falta de Montero que terminó, también, con la expulsión del pergaminense.

En los minutos finales, pese a la inferioridad numérica, Defensores agotó esfuerzos, pero no alcanzó. Se comenzó una nueva instancia con el paso cambiado. La realidad indica que el próximo encuentro frente a Juventud de Pergamino, pasa a ser muy gravitante.

Regatas (San Nicolá) 2
Jordán Etchemendi
Tomás Zanazzi – Alejandro Agotegaray – Mauro Reisi – Enzo Martínez
Andrés Ferrari – Pablo Casas – Lucas Bersano – Sebastián Frontini
Juan Mendiburu – Augusto Laena
DT: Sergio Barbieri.

Defensores 1
Pablo Gizzi
Ignacio López – Cristian Luquez – Guillermo Narbiloni – Rodrigo Torres
Ramiro Britos – Franco Favergiotti – Alán González – Agustín Cabello
Guido Montero – Gastón Medina
DT: Marcos Lencina.

Goles: 15’ PT Juan Mendiburu (Regatas), 16’ PT Augusto Laena (Regatas) y 24’ PT Ramiro Britos (Defensores).

Cambios en Regatas
Germán Doctour x Sebastián Frontini.
Juan Varas x Juan Mendiburu.
Agustín Chávez x Luciano Berzano.

Cambios en Defensores
Joaquín Fernández x Alán González.
Agustín Garay x Agustín Cabello.

Suplentes en Regatas: Gastón Demasi, Agustín Mazzeo, Joaquín Álvarez y Ramón Vera.
Suplentes en Defensores: Ricardo Pellenc, Patricio Lavie, Agustín Naya, Rodrigo Naya y Feliciano Testa.

Expulsados: Cristian Lúquez y Guido Montero, ambos en Defensores.

Arbitro: Sebastián Osudar.
Asistentes: Ezequiel Vega y Hugo Fleitas.