Se salvó de la Vendeta

259 visitas

Defensores venció 4 a 2 como local a Villa Italia, pero debió trabajar más de la cuenta, ya que la visita levantó un 2-0 en contra en diez minutos y recién en la última parte del complemento los de Etcheto encontraron la ventaja. Tres de Coronel y Testa para el Loro, mientras que Martínez y Ávila marcaron para Los Tanos.

Fotos: Luis Carmona

A pesar de abrir la cancha y hacer explotar los costados por intermedio de Leandro Blanco y Gastón Céccoli, de entrar al área con pelota dominada y de crear un gran número de situaciones de gol, el once que dirige Jorge Etcheto se fue fastidiando porque la precisión fallaba en la zona caliente y cuando ésta era algo más factible aparecía Pisoni para evitar la caída de su arco y eso estiraba el 0 a 0.

Recién en la media hora de juego se abrió el marcador y fue en una jugada que antes despejaron la pelota en la línea, posteriormente Pisoni le detuvo el tiro a Testa y finalmente Coronel entrando por el segundo palo remató fuerte bien lejos de Pisoni. Al minuto fue Banegas quien entró al área con pelota dominada tras una pared y los pies del arquero, quien hasta ese momento era figura, le negó el grito al Conejo.

A los 33’ Coronel con un zapatazo desde 35 metros clavó la pelota de un ángulo y el 2 a 0 era una realidad. Mentiroso por las situaciones creadas (debió convertir más), pero los goles que se cuentan son los que entran en el arco, simplemente por eso el descanso se fue con un par de concreciones nada más.


Por si alguno se dormía en la sobremesa del domingo, Jorge Martínez despertó a muchos y sin ser menos que Coronel sacó un derechazo preciso que se fue elevando hasta ingresar en el ángulo superior derecho de Gizzi que voló pero nada pudo hacer. De movida y casi sin haber entrado al área en todo el primer tiempo, los dirigidos por Toloza lograban descontar.

Feliciano pudo devolver la ventaja de dos goles pero tras el desborde de Leandro Blanco definió cruzado y  la pelota se fue abriendo para irse apenas al lado del poste izquierdo de Pisoni.

El envión anímico y el empuje que acompaña el amor propio le permitió a Villa Italia hacer posible la igualdad. A los 17’ Cabarcos, quien había ingresado hacía minutos, fue víctima de infracción en el borde del área y el capitán Juan Ávila con un remate por afuera de la barrera superó a Gizzi para poner el 2 a 2. Algarabía en la visita y Silencio Stampa en el local.

A partir de ahí el click fue semejante en el Loro que pareció despertarse de la siesta y Testa, quien recibió un pelotazo en profundidad, definió por sobre Pisoni que había salido lejos a achicar cuando iban 29’. Posteriormente Feliciano tuvo otra oportunidad inmejorable pero el remate se fue desviado.


A diez minutos del final Reynoso envió la pelota para Coronel, este buscó la asociación con Testa, nuevamente para Coronel que definió poniéndola contra el poste izquierdo de Pisoni. Ya e tiempo cumplido Villa Italia encontró el hueco y tras una buena combinación entre Bonomi y Martínez, cuando el morocho delantero estuvo por definir salió Gizzi y rechazó.

Es cierto que los tres puntos se quedaron en el Carlos Testa, pero también es cierto que por momentos esas unidades estuvieron en duda, y no porque Defensores no las haya merecido, sino porque se complicó solo al carecer de eficacia y por ende despertó a Villa Italia que en un abrir y cerrar de ojos se ilusionó con la posibilidad de irse con un punto bajo el brazo. Defensores ganó porque despertó y definió mejor a tiempo.

Defensores 4
Gizzi; Céccoli, Balcarce, Narbiloni, Abril; Reynoso, Arrieta, Lendro Blanco; Banegas; Coronel y Testa. D.T: Jorge Etcheto.

Villa Italia 2
Pisoni; Lavie, Ávila, Diego Rodríguez, Muñoz; Rivas, Facundo Gaspar, Martínez, Abal; Ricardo Gaspar; Romero. D.T: Fabián Toloza.

Cambios en Defensores: Rafaelli x Banegas.
Cambios en Villa Italia: Cabarcos x Rivas, Gastón Gaspar x Abal y Bonomi x Ricardo Gaspar.

Suplentes en Defensores: Pellenc, Cuello, Balmaceda y Rebagliatti.
Suplentes en Villa Italia: Leandro Rodríguez y Aube.

Juez: Silvio Gatti
Asistentes: Osvaldo Sánchez y Matías Sánchez