Se encendió la esperanza

436 visitas
EDR

Defensores perdió por penales ante Jorge Newbery de Rojas y jugará la Rueda Perdedores ante Racing de Colón. Fue 6-5 tras haber ganado 3-0 en los 90’ reglamentarios, lo cual igualó la serie. El Loro despertó con goles de Juan Brusco, Feliciano Testa y Alejandro Banegas. Arrancó Spontón.

Fotos: Luis Carmona

 

Bien lo decía Spontón al finalizar la serie de penales: “No hubiera querido nunca que llegará el entretiempo, porque el equipo se relajó y ya no pudimos mantener la misma imagen arrolladora de los primeros cuarenta y cinco minutos”. Y por ahí hay que ir buscando la respuesta al porque Defensores, que tuvo todo servido en bandeja, le entregó una vida a Newbery y los Rojenses, por la vía de los penales, accedieron a la final.

El primer tiempo de Defensores fue perfecto y se asemejó mucho con el juego mostrado frente a General Rojo de San Nicolás. Con la única y gran diferencia, que en este caso al equipo Loro se le abrió el arco y consiguió equiparar la ventaja que había conseguido su rival, en apenas un período.

Con Banegas muy enchufado, jugando en un nivel que hace mucho tiempo no se le observaba, el equipo mostró un contagio especial de entrada queriendo pasar por encima a su oponente pero sin renunciar a hacerlo con fútbol. Enfrente un equipo irresoluto, híbrido, que quizás sintió que venía a nuestra ciudad solamente para cumplir dejando una pobrísima imagen a la que solo disimularon los penales.

A los 17’ se produjo la apertura del marcador cuando Banegas combinó con Testa, el nueve tras sacarse la marca de encima despachó un violento remate que el arquero contuvo a medias y el rebote, fue bien capitalizado por Brusco para definir sin oposición.


Con la temprana ventaja y viendo que los dirigidos por Pieters no ensayaban una reacción, el Loro siguió siendo muy ambicioso utilizando todo el ancho de la cancha con la subida de los laterales, Banegas y Reynoso en la creación y Testa junto con Brusco buscando inquietar a una defensa con muchas limitaciones.

A pura movilidad y dinámica llegó el segundo gol con un centro medido al área chica que Testa, previo anticipo, logró conectar de cabeza. Pudo haber convertido el tercero Narbiloni tras una gran maniobra colectiva pero el árbitro Picca, a instancias de su asistente De Maro, cobró una posición adelantada que dejó ciertas dudas.

De todas maneras, eso no hizo mella en el conjunto de Barrio Central que siguió siendo muy superior sobre todo por actitud.

Se moría el primer tiempo pero Banegas habilitó de forma notable a Rodrigo Naya, el juvenil quedó mano a mano con el golero y este le cometió infracción que el pito sancionó con la pena máxima. Posteriormente Con un remate suave bien direccionado el Conejo logró lo que parecía una epopeya pero que al final de las acciones, fue más un castigo que una felicidad.


El tiro de Testa fue contenido por el arquero Ponce. Defensores no pudo.

Como señalábamos al principio, el conjunto Loro sintió como que su propósito ya estaba cumplido cuando todavía  restaba un tiempo y al menos, necesitaba un gol más para no tener que recurrir a los penales.

Pero la misma imagen del domingo pasado contra el elenco nicoleño se puso en evidencia. Newbery se retrasó aún más con la sola finalidad de aguantar el resultado adverso colocando todas sus aspiraciones en la pena máxima, mientras que el once local, si bien dispuso de alguna que otra situación propicia, fue poco a poco agotando sus recursos y terminó dominado por la impotencia.

Testa elaboró una linda jugada personal mandó el centro atrás y nadie pudo terminar la acción y en otra buena chance, Rodrigo Naya habilitó a Testa que mandó el centro al segundo palo y Coronel, en la línea de sentencia, no le pegó a la redonda con suficiente convicción y permitió un salvador despeje.

Si bien tuvo la tenencia del balón e intentó ese tan ansiado cuarto tanto, Defensores vio como sus ilusiones se apagaron con el pitazo final del hombre de negro. Hubo que recurrir a la serie de tiros desde los doce pasos y tras la primera tanda de cinco ejecuciones por equipo, todos muy bien resueltos, el arquero Ponce se lució para contener el remate de Testa y posteriormente Manuale, selló la clasificación del conjunto visitante desatando el delirio de su gente.


Manuale convirtió y Jorge Newbery festejó el pasaje a la Final de Ganadores.

Si bien la  bronca y  las caras largas volvieron a ganar la escena esta vez hubo cerrados aplausos de los hinchas  porque comprendieron mejor que nadie la entrega y el gran sacrificio para revertir una historia que parecía muy complicada.

Dejando de lado la definición, cabe decir que Spontón en este caso cumplió con el refrán: “Todo técnico que debuta, gana” y si se consigue sostener durante todo el desenlace la idea del entrenador, Defensores ve muy cerca el camino de la recuperación.

Defensores 3
Lotuf; Cuello, Castagno, Narbiloni, Abril; Reynoso, Arrieta, Rodrigo Naya; Banegas; Brusco y Testa, D.T: Claudio Spontón.

Jorge Newbery (Rojas) 0
Ponce; Funes, Labatti, Torres, Batolla; Andreoni, Movio, Ravagnan; Verón; Davio y Amichetti. D.T: Fabio Pieters

Cambios en Defensores: Balcarce x Abril, Coronel x Brusco y Martín Salinas x Rodrifo Naya.
Cambios en Jorge Newbery (R): Suárez x Andreoni y Manuale x Ravagnan.

Suplentes en Defensores: Gizzi y Rafaelli.
Suplentes en Jorge Newbery (R): Lucero, Chávez y Rimoldi.

Juez: Daniel Pica
Asistentes: Hugo Demaro y Alejandro Perez.