Rodrigo Naya: “Estoy convencido que merecíamos volver a lo más alto”

219 visitas

El mediocampista de Defensores se retiró de la Finalísima del Torneo Local con fractura de tibia y peroné en su pierna izquierda. Tras ser atendido en la Clínica local y haber constatado tal lesión, tuvo la amabilidad de hablar con EL DEPORTIVO y dejó sus sensaciones tan distintas entre el mal trago por lo que sufrió en carne propia y la felicidad por haber obtenido un nuevo título: “Uno sabe que está expuesto al contacto físico cuando entra a una cancha. Ahora queda esperar la operación y afrontar la recuperación”.

El fútbol suele ofrecer una mezcla de alegrías y sinsabores al mismo tiempo. La Finalísima del Torneo Local disputada en el Estadio Carlos Testa, tuvo como satisfacción para Defensores el desahogo por la obtención de un nuevo título. En la vereda de enfrente, nadie, ni los protagonistas, los medios y el público allí presente, pudo apartarse de una escena que deparó en una triste noticia. En los minutos finales del primer tiempo, Rodrigo Naya e Isaías Toscano fueron a disputar un balón y en la fricción de la maniobra, el jugador Loro quedo tendido en el piso haciendo gestos de dolor demasiado elocuentes.

Posteriormente y luego de ser trasladado a la Clinica de nuestra ciudad, el parte médico confirmó la gravedad de la lesión: fractura de tibia y peroné en su pierna izquierda. Al respeto, el futbolista tuvo palabras de agradecimiento para todo el entorno: “Dirigentes, mis compañeros, los profes y jugadores de otros clubes, me hicieron llegar sus muestras de afecto y cuando te toca vivir una situación así, todo esto te reconforta”.

Con relación a que recuerda de ese instante fatídico para su integridad física, señaló: “Pablito (NdR: por Gizzi) hace un saqué largo, bajó el balón sobre la línea lateral y no alcanzó a dominar la pelota por completo. Lo último que recuerdo es que fui a trabar y a partir de ese momento, viendo que me quedó la pierna colgando, me ganó la desesperación”.

Una caricia que dibujó una sonrisa en su rostro fue ser parte de un plantel que volvió a la consagración: “Me puso muy contento el hecho de poder conseguir el logro que nos propusimos desde que arrancó el torneo. Luego de dos temporadas donde nos quedó un gran sabor amargo, estoy convencido que merecíamos volver a lo más alto”.

En el cierre, Naya dejó su reflexión sobre lo ocurrido y manifestó los pasos a seguir para su recuperación: “Uno cuando entra a una cancha sabe que está expuesto al contacto físico. Ahora me queda esperar la intervención quirúrgica, seguir adelante y afrontar el proceso de recuperación. Reitero mi agradecimiento a mucha gente que me ofreció todo su aliento y eso me da muchas más fuerzas para afronta este proceso”.