Noche de brujas

493 visitas
EDR

Defensores no pudo romper el cero e igualó sin goles ante Argentino Agropecuario de Carlos Casares por la 15° Fecha del TAB. Con este resultado y teniendo en cuenta las victorias de Newbery de Junín y Barracas de Colón, el Loro quedó último en la Zona 11 y a tres fechas del final el descenso directo asecha.

Si, nada mejor que este título para explicar lo que ocurrió anoche en el Carlos Testa. A ver si somos claros querido lector. A usted le habrá pasado de encontrarse en una situación donde dice: ¿Cómo hago para explicar lo inexplicable? Bueno, en este caso especial, a nosotros nos pasa lo mismo. No podemos ni sabemos por dónde empezar para encontrar el argumento de porque Defensores se vio impedido de quebrar el cero en su estadio y complicó mucho su futuro en el Argentino B.

El fútbol otorga un sinfín de variantes. Uno puede tener una buena jornada o verse superado por el rival. Táctica o estratégicamente plantear un desarrollo y no encontrar el eco necesario. Pero cuando gran parte queda supeditado a la fortuna, suerte, liga, o como se le quiera llamar, y la redonda se niega a ingresar dentro del arco, ante eso no hay irremediablemente nada que hacer.

Defensores jugó el mejor partido desde que arrancó este certamen sobre todo 45 minutos que rayaron la perfección. Casi desde los vestuarios avasalló a su rival que tuvo una noche para el olvido casi igual que frente a Sports un par de semanas atrás pero esta vez, por su arquero Peruscina y haber sido tocado por la varita mágica, se salvó de una goleada inapelable.

En contados minutos los palos y el travesaño, el arquero, el déficit ofensivo malogrando situaciones ampliamente favorables (LA PRINCIPAL RAZÓN DE ESTA SITUACIÓN TAN APREMIANTE), no sacar provecho ni siquiera de algún rebote o encontrar un salvador despeje sobre la línea, hizo que los hinchas vieran atragantado el grito de gol en no menos de cinco oportunidades.


El elenco Loro fue una y otra vez utilizando las bandas, atacando por el medio, siendo netamente superior a partir de la muy buena tarea de Bruno distribuyendo el juego y todo un conjunto que busco ansiosamente el gol pero con criterio de juego y posesión del balón. Con una impotencia que dominó a todo el escenario se fueron al descanso.

Para la segunda mitad, uno imaginaba que tanto desgaste iba a comenzar a sentirse desde lo físico con un piso duramente castigado por el clima lo que se fue notando con el paso de los minutos aunque el protagonismo del once local siguió siendo notorio. Fernández tuvo en sus pies nuevamente la apertura del marcador pero el delantero que atraviesa una racha muy poco feliz, mano a mano con el uno remató por encima del travesaño.

Agropecuario pese a la arenga de su técnico, por momentos demasiado fuera de lugar incluso con sus propios jugadores, al no tener como hacer frente a la abrumadora superioridad de su adversario, apeló al juego brusco. Fue entonces que con las sucesivas expulsiones el partido ya no fue tal y los nervios ganaron la escena.

Sucesivamente Medina, Zamprogna y Urquijo por faltas muy evidentes vieron la tarjeta roja y cuando Defensores necesitaba aprovechar esa ventaja numérica, Martín Salinas no quiso ser menos y en un obrar infantil que no merece ninguna justificación, también se fue a las duchas.

Pese a la situación planteada, ya las piernas pesaban una tonelada y el equipo no encontró la lucidez necesaria en los últimos minutos. Sin embargo, al encuentro le iba a quedar lo que nosotros consideramos un hecho increíble desde todo punto de vista.


Es cierto que casi sobre el final las revoluciones estaban a mil pero si uno tiene en cuenta la riqueza técnica de Jorge Reynoso, resulta no menos que INSÓLITO disponer del balón a un metro de la línea de sentencia, con el arco libre y pegarle con alma y vida por encima del travesaño cuando lo más aconsejable, hubiera sido un toque sutil como nos tiene acostumbrado. Fue entonces cuando muchos hinchas que no podían salir de su asombro se resignaron a decir: “Si no entró esta ya no hay manera de ganar.”

El pitazo final de Cid, un muy joven árbitro que evoluciona lento pero progresivamente, decretó el final menos esperado. Un empate, un nuevo sabor pero en este caso muy amargo porque tras las victorias de Jorge Newbery y Barracas, el equipo cayó a la última posición y ya no depende de sí mismo para zafar del descenso. Nueve puntos por delante, la ilusión matemática que no se pierde y sobre todo, la esperanza de que jugando como anoche y con apenas un poco de fortuna, se puede dar vuelta la historia.

Defensores 0
Lotuf; Cecolli, Orellana, Guidi, Narbiloni; Reynoso, Bruno, Arrieta, Naya; Gregorio Salinas y Fernández. D.T: Claudio Spontón

Argentino Agropecuario (Carlos Casares) 0
Peruscina; Celín, Zamprogna, Caldiero, Díaz; Torres, Medina, Todino; Reyes; Ascani y Urquijo. D.T: Omar Santorelli

Cambios en Defensores: Testa x Fernández, Banegas x Bruno y Martín Salinas x Gregorio Salinas.
Cambios en Argentino Agropecuario (CC): Maldonado x Ascani y Ferrari x Ascani.

Suplentes en Defensores: Gizzi, Maxi Blanco, Brusco y Rafaelli.
Suplentes en Argentino Agropecuario (CC): Ramirez, Espindola, Herrera, Raban y Fernández.

Expulsados: Martín Salinas (en Defensores), Medina, Urquijo y Zamprogna (los tres en Argentino Agropecuario)

Juez: Alejo Cid
Asistentes: Cristian De Vita y Fernando Rolandelli.