No aprenden más

1047 visitas
EDR

Los violentos se hicieron presente una vez más en el fútbol argentino y escribieron una página más en la interminable historia de las agresiones en una cancha de fútbol. Algunos de los jugadores e integrantes del cuerpo técnico de la fusión Atlético Pilar / Social Obrero y también un puñado de simpatizantes que ingresaron a la cancha, se trenzaron con la policía y agredieron al árbitro asistente, Darío Moreno, con una patada voladora en la espalda. Fueron varios minutos de una gresca generalizada que no hizo más que empañar la jornada.