Minuto de Gloria

426 visitas
EDR

Compañía confirmó su deseo de volver a mandar en soledad en el Torneo Local, superando a Villa Italia por 3 a 1 en un partido que presentó variados ingredientes. Un penal inexistente, dos expulsados, otros que se salvaron y un clima que se fue calentando de manera innecesaria debido a la permisividad del árbitro Mauro Ramos y a sus fallos, en algunas jugadas, tan cuestionados, como erróneos.

Desde este medio, hace mucho tiempo que dejamos de poner hincapié en los desempeños arbitrales, porque ciertamente y como debería ser, pasaron desapercibidos. Pero un día, los pitos volvieron a ganar escena. Para arbitrar Compañía-Villa Italia fue designada una terna de la ciudad de Arrecifes, encabezada por el árbitro principal Mauro Ramos y como asistentes, Víctor Aragón y Oscar López.

En primer lugar, decir que, el árbitro principal, Mauro Ramos, cuenta con experiencia en Primera B Nacional y Torneo Federal A, sin embargo en el último tiempo se desempeña representando a agrupaciones arbitrales de Mercedes y Arrecifes. Puntualmente ayer, en el partido que disputaron Compañía y Villa Italia, tuvo fallos muy desacertados que fueron determinantes en el desarrollo y fue demasiado permisivo con el juego brusco en reiteradas oportunidades, lo que alteró y mucho a los protagonistas.

En el caso del segundo asistente, Oscar López, padre de otro árbitro muy conocido en el ámbito de nuestro medio (Darío López), no vamos a objetar su desempeño, pero si puntualizar sobre un ítem en particular. Más allá de su capacidad y los conocimientos adquiridos, consideramos que tiene una edad avanzada para ejercer el arbitraje.

En este sentido, son los clubes quienes hacen un gran esfuerzo para cumplir con todas las obligaciones y tienen todo el derecho a exigir. La Liga de fútbol, también debe ofrecer todo su respaldo. Esperemos que no sea tarde para lamentos y el clásico refrán: “La culpa no es del chancho, sino de quien le da de comer”, consiga imponerse nuevamente.

Tras haber cumplido con la fecha libre, Compañía contaba con la buena chance de pasar a ser nuevamente el puntero en la Fase Regular del campeonato local. Enfrente, Villa Italia, que registraba como antecedentes haber dado la sorpresa tras igualar con Sports y protagonizar con Valacco Fútbol Club, un encuentro muy entretenido donde finalmente conoció la derrota.

El desarrollo arrancó dinámico y la presencia de Darío Martínez, por primera vez como titular en los dirigidos por Santana, comenzó a ser determinante. A quien conocimos en El Fortín por su velocidad como variante de desequilibrio, fue un motivo de preocupación para la defensa visitante.

A los 14’ el delantero fue a buscar el pase largo filtrado entre los defensores y cuando el arquero Malmorea salió a atorarlo, voló por el aire dentro del área menor. La acción arrojó en un principio ciertas dudas, pero el árbitro Ramos, marcó sin miramientos el punto penal. El fallo recibió toda clase de reclamos de los jugadores de Villa Italia, pero nada modificó el penal a favor de Compañía.

En el entretiempo, gracias al colega Diego Pérez comprobamos, nota gráfica mediante, que nunca existió el contacto entre el arquero y el atacante, lo cual confirma aún con más pruebas en su contra, el grosero error de Ramos que también se acercó a mirar la imagen y lejos de aceptar su equivocación (DE ESO NO SE HABLA), esbozó una sonrisa muy poco feliz y se fue raudamente a los vestuarios. La decisión ya estaba tomada y Mateos, desde los doce pasos, lo cambió por gol.

Con el 1-0 a su favor, Compañía encontró algo de tranquilidad y Martínez volvió a tomar protagonismo en las acciones. El delantero entró en juego, pero en este caso fue objeto de una durísima infracción cometida por Escobar, con mucho aroma a expulsión por llegar muy a destiempo. Tras un amontonamiento de jugadores, hubo quienes reaccionaron de inmediato pero quien llevó la peor parte fue Aciarri, que delante mismo del árbitro y de forma innecesaria, aplicó un empujón a Escobar y se ganó la roja directa. Segundo claro error del juez, que debió expulsar  al marcador de punta de Villa y evitar toda una situación de conflicto.

Por largos minutos, al encuentro no faltó el juego fuerte y la fricción, todos permitidos por Ramos, donde un par de futbolistas siguieron de regalo en el campo de juego. En este contexto, siempre el conjunto Verde llevó la iniciativa. Salvó alguna insinuación de Sena, lo mostrado por el Tano, fue muy escaso, y que tuvo mucha preocupación por cortar el circuito de juego de Compañía, pero poca inventiva para pensar en el arco de enfrente.

El panorama no se presentaba claro para Compañía, con un hombre de menos pese a estar ganando, pero en apenas un minuto, aumentó considerablemente la ventaja y le volvió el alma al cuerpo. A los 39’ partió el tiro de esquina desde el sector izquierdo y Mateos, previo anticipo en el primer palo, metió un impecable cabezazo que hizo inútil cualquier esfuerzo de Malmorea. Gran momento del marcador central que cumple acertadamente en su función defensiva y como si fuera poco en lo que va de la temporada ya acumula 5 goles, que reflejan su valioso aporte ofensivo.

Un minuto más tarde, Páez encabezó la contra y mandó el centro pasado buscando la llegada de Gregorio Salinas, éste devolvió el balón hacía el centro del área y en primera instancia, no alcanzó a conectar Colombini, pero si lo hizo Martínez, que acompañaba el destino de la jugada y sobre la línea de sentencia, tocó al fondo del arco. Santana confió en el joven delantero y en los primeros cuarenta y cinco minutos, Martínez hizo todo bien.

La segunda mitad, con el partido claramente definido, estuvo de más a no ser por una secuencia que le costó al Verde un gran dolor de cabeza. A los 15’ Mateos, en su intentó por despejar, se llevó puesto a Sena y el árbitro señaló el punto penal. Decisión, nuevamente muy cuestionada en la que el arquero Ripoll, muy ofuscado con el juez, reclamó airadamente y fue amonestado. A pesar de ello, continúo fuera de sí, contando inclusive los pasos hasta el punto penal y viendo que no detenía su accionar, el hombre de negro determinó su expulsión.

Santana se vio obligado a realizar una variante para permitir el ingreso de Nicolás Monacci al arco y tras la modificación, De Los Santos hizo efectivo el descuento con el cual se puso fin a una nueva historia. Los jugadores, en muchos casos, son víctimas de sus propios impulsos y lejos están, de medir futuras consecuencias. Compañía tuvo su minuto de gloria, ganó claramente y sigue siendo el gran rival a vencer.

Compañía 3
José Luis Ripoll
Juan Cuello – Leandro Candia – Nicolás Mateos – Santiago Aciarri
Darío Martínez – Alejandro Baque – Mario Valiente – Nicolás Páez
Gregorio Salinas – Nicolás Colombini
DT: Alejandro Santana.

Villa Italia 1
Milton Malmorea
Cristian Escobedo – Carlos De Los Santos – Mario Chee – Darío Escobar
Facundo Gaspar – Rosendo Chávez – Federico Farré
Fabián Telechea
Lucas Rene – Lucas Sena
DT: Sebastián González.

Goles
15’ PT Nicolás Mateos, de penal (Compañía).

39’ PT Nicolás Mateos (Compañía).
40’ PT Darío Martínez (Compañía).
16’ ST Carlos De Los Santos (Villa Italia).

Cambios en Compañía
Gonzalo Conte x Juan Cuello.
Nicolás Monacci x Gregorio Salinas.
Luis Bisgarra x Darío Martínez.

Cambios en Villa Italia
Mariano Córdoba x Mario Chee.
Juan Ávila x Rosendo Chávez.
Gastón Gaspar x Facundo Gaspar.

Suplentes en Compañía: Gonzalo Polanco y Martín Salinas.
Suplentes en Villa Italia: Marcos Morandi y Nazareno Acuña.

Expulsados
Santiago Aciarri (Compañía)

José Luis Ripoll (Compañía)

Juez: Mauro Ramos.
Asistentes: Víctor Aragón y Oscar López.