Marcelo Gizzi: “No soy hincha de ninguno”

834 visitas
EDR

A 14 años de su retiro, el ‘Loco’ Gizzi aceptó el mano a mano con EL DEPORTIVO y dejó en claro que no tiene preferencia por Compañía, ni por Defensores, rivales de toda la vida en los cuales atajó y se vio su mejor versión. Además, hizo un repaso no solo de su carrera y sus logros, sino que también habló de Pablo, su hijo mayor, quien siguió sus gustos por el arco. También se refirió al presente del fútbol local: “Me da bronca que la gente no vaya a la cancha y eso a lo mejor se asemeja a que lo de adentro no contagia al público”.

Dueño de una personalidad avasallante, Marcelo Gizzi recordó en una charla extensa con EL DEPORTIVO sus momentos buenos y los no tantos que tuvo en su rica carrera como arquero. Aunque le cueste reconocerlo es, hoy por hoy con 13 campeonatos, el jugador que más títulos ganó en la historia del Fútbol de Salto. Logró 8 trofeos en Compañía, 4 en Defensores y el restante en CUSA.

1994: El último de los siete campeonatos seguidos que ganó; 6 con Compañía y 1 con CUSA.

“Cuando jugaba no me gustaba mucho hablar, pero cuando me pedían una nota la daba a pesar de que no era mucho de expresarme. Desde que dejé de atajar en 2003 me hicieron una o dos notas en la radio y después, nunca más”, relata el protagonista de esta nota, que a la hora de responder, se mostró seguro en cada palabra como cuando descolgaba los centros con una mano y sacaba para dejar a su compañero de frente al arquero rival.

Pasó el tiempo, concluyó su historia dentro del rectángulo de juego, pero su impronta sigue vigente y aunque pasa desapercibido, Gizzi es un pedazo grande de la historia del fútbol de Salto que merecía traerlo al presente por todo lo que mostró y lo que supo ganar, producto de un esfuerzo y un sentido de pertenencia por sus propias condiciones que está visto, eran sobresalientes, despertando interés en la zona y hasta en quienes en un principio, lo sufrían en carne propia.

Su primer título lo obtuvo en Rojas, atajando para Jorge Newbery, en 1984. Luego, con el paso de los años y cuando su crecimiento en el arco era merecedor de un premio mayor, llevaron las alegrías incesantes. Ganó 7 campeonatos seguidos entre 1988 y 1994. Fue partícipe de una época gloriosa del Club Compañía y en el medio, se consagró con el humilde CUSA. La segunda parte de su carrera se dividió entre el amor y el odio futbolístico de dos clubes. Su llegada a Defensores, al eterno rival de Compañía, lo que generó algún momento feo hasta que con sus manos, demostró que él hacía lo que le gustaba: atajar.

Muchos dicen y no se cansan de afirmar que fue de lo mejor que se vio en Salto. Pelo corto, pelo largo, pelo mojado, pantalón corto en los inicios, pantalón largo con el tiempo. En una u otra cancha, si estaba el ‘Mono’ Gizzi, había espectáculo. En la final del ’90, Gabriel Capaldi recuerda que tras atajar una pelota, antes de sacar la tiró contra el palo y la agarró de nuevo. No existía la presión, era frialdad pura y confianza ciega.

Quizás estas palabras sean poco para describir lo que generó Marcelo Gizzi en un arco, en una cancha, en el fútbol de Salto, pero si son necesarias para demostrar, por si hace falta, que no es necesario hacer goles para quedar en la historia, porque el ‘Loco’ los evitaba de una u otra manera y vaya si dejó algo. Por muchos más Marcelo’s Gizzi’s.

-Lograste 13 títulos con tres equipos diferentes en Salto y hasta el día de hoy seguís siendo el jugador más ganador del fútbol saltense. Eso significa que dejaste una huella importante… “Mientras uno está jugando no se da cuenta lo que está logrando, pero cuando deja de jugar y después que pasó el tiempo y agarra un revista y recorre lo que uno hizo en Salto, se da cuenta de que sí, ha dejado huella. También tengo que decir que gracias a Dios tuve muy buenos equipos y buenos compañeros que me ayudaron a conseguir este récord, por llamarlo de alguna manera”.

2001: Campeón por tercera vez con Defensores.

-De esos 13 campeonatos logrados en Salto, ¿En cuál se vio el mejor Gizzi?
“A medida que iban pasando los años, iba creciendo en el arco. Pienso que en lo personal fueron muy buenas dos etapas; el torneo que hice con Compañía en el 93/94 y con Defensores, donde también hicimos una muy buena campaña. Después cuando fui a jugar a Argentino de Chacabuco un Torneo del Interior, tuve un muy buen rendimiento”.

En Mar del Plata, con un equipo que supo hacer historia codeándose con grandes del ascenso.

-También fuiste Campeón en Rojas con Jorge Newbery, pero en Chacabuco la gente del Club Argentino te recuerda muy bien a pesar de no haber campeonado.
“En Chacabuco se hizo una muy buena campaña con un equipo que no era bueno, pero tenía muchos jugadores de temperamento y de acá de Salto fuimos con ‘Mochita’ Vincello y el ‘Cordobés’ Fernández, que estábamos en Defensores, y le aportamos un ingrediente más al grupo”.

En Chacabuco, Gizzi también escribió parte de su historia, en el TDI 1997/98.

-¿Cuál fue tu mejor virtud en el arco?
“Los pies, siempre. Para salir jugando, para pegarle a la pelota y te agrego que lo que más me gustaba eran las pelotas aéreas para salir; tanto sea en los tiros libres o en los corners que caían en el área, ahí era donde me hacía fuerte. No era gran atajador bajo los palos, pero siempre intentaba adelantarme a la jugada para no tener contacto debajo de los tres palos”.

-Aquel que te vio atajar conoció con el tiempo tu manera de ser dentro de la cancha. Más de uno al que se le consultó, recuerda verte descolgar un centro con una mano o volar muy poco por estar siempre bien ubicado.
“Los mismos compañeros y los rivales, parecía como que los sobraba, pero era mi manera de jugar. Me sentía cómodo salir con una mano y descolgar un centro o hacer algo para el espectáculo. Por ejemplo, en las pelotas paradas no quería que estuviera nadie cerca de mí porque quería salir, salía siempre. No era de quedarme debajo de los tres palos y las veces que lo hice, tuve malos recuerdos, ya sea por haber recibido un gol o por haberse generado una jugada de mucho peligro”.

-La victoria y el penal atajado a Rudman en Mar del Plata, ¿Fue lo mejor de tu carrera como arquero?
“Fue uno de los mejores partidos que tuve en mi carrera y no solo por el penal, que fue una circunstancia de partido y más que recién había arrancado el partido. Ese día el equipo ganó, fue un triunfo histórico y más en el marco que se dio, con la gente. La verdad que fue una linda experiencia, jugamos todos un partido bárbaro y hasta la gente de Alvarado nos aplaudió”.

Pelo largo y buzo amarillo, ese fue Gizzi en Mar del Plata, atajándole el penal a Rudman, de Alvarado.

-La historia marca que te ganaste el corazón de Compañía y luego el de Defensores, ¿Cómo fue ser Campeón con uno y después con el otro?
“Me inicie en las inferiores de Compañía, de chiquito ya estaba ahí y para la gente estaba identificado con esos colores. Después surgió lo de Defensores y al principio mucha gente no quería, pero gracias a ‘Carloncho’ Testa y dos o tres personas más que me llevaron, me tuve que ganar un lugar en el club porque siempre me estaban mirando de reojo. Ya con el tiempo y las buenas actuaciones me fui ganando el cariño de la gente y después pasó al otro lado, porque en Compañía me empezó a odiar, pero después volví y me retiré ahí”.

1999: Con la remera de Gremio de Brasil, Gizzi, festejando su segundo título en Defensores.

-En 1990 fuiste Campeón con CUSA, en el que fue hasta ahora, su último título. Por lo que fue ese año para le institución ‘Universitaria’, debe tener su lugar importante en vos
“Venía de jugar cuatro años seguidos en Compañía, que en ese entonces a nivel local era un equipo muy fuerte y cuando me vinieron a buscar de CUSA, todos me decían que estaba loco de ir, que era un equipo chico, que no tenía pretensiones de nada y a mí me gustó la idea porque me gustaban los jugadores que tenían, todos chicos del club y le di para adelante sin dudarlo. No me equivoqué porque se nos dio el título”.

Comenzaba la década del 90′ y Gizzi pasó de Compañía a CUSA, ¿Resultado? Campeón.

-Salto vive el fútbol muy fervorosamente, ¿Cómo se lo explicas hoy al hincha de los 90’ que te vio con las dos camisetas?
“Si, fue una cosa rara. En un principio cuando pasé a Defensores tuve problemas con algunas personas de Compañía, pero no lo hacía de maldad, simplemente quería disfrutar de jugar, de estar en todos los equipos de Salto si podía, porque a mí me gustaba jugar al fútbol. Igualmente, también… después tuve muchos problemas cuando volví a Compañía para terminar mi carrera. Había decidido volver porque estaban mis amigos como dirigentes, Marcelo Colombini, el ‘Negro’ Luna y ‘Fito’ Stankevcius como técnicos y terminé pasando un año bastante difícil que hasta el día de hoy hay quienes en Defensores no me lo perdonaron nunca”.

Compañía y Defensores, rivales de toda la vida que lo disfrutaron y lo sufrieron.

-Decidiste volver a Compañía con casi 40 años y te retiraste siendo Campeón, ¿Eso fue una manera de explicar por cuál de los dos te inclinaste a la hora de cerrar tu carrera?
“No, no pasó por eso. Iba a ser mi último año y fue simplemente un pedido de los amigos que había tenido en el fútbol en Compañía que ese año estaban trabajando en el club si quería terminar ahí. No fue porque soy hincha de uno u otro. Siempre que atajé en un equipo, defendí esa camiseta a muerte. Hoy por hoy me decís de que equipo soy hincha y te digo de ninguno porque tengo a mi hijo jugando en Defensores, voy a ver a Compañía, voy a la cancha de todos, pero no tengo un sentimiento”.

2003: Gizzi volvió a Compañía para retirarse y lo hizo con un título.

-Después del último partido en 2003 con Compañía, ¿Nunca más volvieron las ganas de atajar un año más siquiera?
“Ese último año era para disfrutar una campaña linda que había tenido y atajé todo el año muy amargado. Fuimos campeones y querían que atajara el Torneo del Interior, pero había pasado un año muy difícil. No lo disfruté para nada en lo deportivo, haber… lo disfruté y salí campeón, pero por las cosas que pasaron extrafutbolísticas de Defensores hacia mi persona porque me fui a Compañía, no lo disfruté para nada, pero gracias a Dios se dio el campeonato y ahí terminó todo”.

Marcelo Gizzi junto a Walter Chazarreta, en uno de los últimos partidos que atajó el ‘Loco’.

-Con tantos años en el fútbol, tantos grupos y entrenamientos, seguramente algún compañero te dejó algo que lo diferenció del resto…
“Tipos como ‘Titi’ Loyarte, compañero que tuve en el 86’, primer año que atajo en Compañía. Había venido de hacer una campaña espectacular con Nueva Chicago. Un tipo que ya estaba consagrado en el fútbol de ascenso, ya había terminado su etapa profesional y lo trae Miguel Cervelo. Eso me quedó registrado en toda mi carrera. Era un ejemplo para los más chicos, el primero en llegar a los entrenamientos, que antes cuando venía un jugador de afuera lo primero que decían era que venía a robar la plata y él era lo más humilde que había. Un ejemplo adentro y afuera de la cancha”.

1986: A la derecha de Gizzi, Oscar ‘Titi’ Loyarte. Fue el primer título de Marcelo en Compañía.

-¿Ves algún jugador interesante en el fútbol de Salto?
“Lo que veo es que es muy raro ver a un jugador con talento. Ahora es todo muy físico, todos corren, es raro verlos hacer una pausa, que salgan jugando de abajo, se la sacan de encima a la pelota y eso a veces me da bronca y dejo de ir un poco a la cancha porque me enoja que revoleen tanto la pelota y la rifen y hasta ni le aciertan a la cancha. Con el paso del tiempo se pudo haber mejorado lo físico, pero no en lo técnico”.

-¿Hoy observas en Pablo, tu hijo, algo de lo que tenía Marcelo Gizzi como arquero?
“Si, él tiene un punto muy favorable que es la rapidez para adelantarse a la jugada. Manejaba bastante bien el área, tiene que aprender un poco en ese sentido, pero lo hace bien. Es rápido de piernas, pero lo que le veo es que tiene que manejar un poco más la pelota en los pies, las pegadas de arriba, pero en líneas generales está aprendiendo bastante bien el puesto”.

Sus dos hijos: Pablo, seguiría su gusto por el arco y Santiago.

-Tuvo que esperar su oportunidad un tiempo largo porque pasaron muchos arqueros por Defensores, pero hoy, Pablo Gizzi, a sus 26 años, ya tiene 7 títulos y más de 150 partidos en Primera División. En su momento, como padre y cuando no tenía tantos minutos, ¿Hubo algún consejo?, porque buscar continuidad en otro club pudo haber sido una opción…
“No, no. Prácticamente con él de fútbol no hablo porque no me quiero meter en el tema. Tiene total libertad para hacer lo que quiera. Solamente, hace unos 3 o 4 años atrás, cuando él no estaba atajando en Defensores, tuvo una oportunidad para ir a atajar a Jorge Newbery de Rojas, pero lo que pasa es que él es muy hincha del club, entonces no tenía problema en que le trajeran tres, cuatro arqueros. Priorizaba que el equipo anduviera bien, triunfara. Pienso que él no va a ser como yo. Lo veo a Pablo vistiendo una sola camiseta y va a ser la de Defensores. Es muy hincha entonces no me meto. Para él está todo bien, entonces que las cosas las decida a su gusto, después a lo largo se puede arrepentir o no”.

Padre e hijo, misma pasión. Ayer Marcelo y hoy Pablo. La dinastía Gizzi, continua…

-¿Qué visión actual tenés del Fútbol de Salto?
“De afuera todos opinamos, todos sabemos, pero cuando te invitan a entrar, no vas, entonces mejor no opinar sobre lo que no sé concretamente. Sin embargo, lo que si me da bronca es la falta de gente en la cancha, porque a no ser en un Compañía-Defensores, la gente no va y eso a lo mejor se asemeja a que lo de adentro no contagia al público”.

“Hay equipos, como por ejemplo Defensores, que trae muchos jugadores de afuera para jugar el Federal B y el púbico no se identifica con los jugadores, porque hay tres o cuatro de Salto y el resto son de afuera que ni los conoces, porque vas a la cancha y no sabes quienes son, entonces creo que la gente un poco por eso ha dejado de ir”.

FICHA PERSONAL

Marcelo Gizzi (53 años)
* En Salto jugó en cuatro equipos (Sports, Compañía, CUSA y Defensores)
* En Salto, disputó 249 partidos y le convirtieron 180 goles.
* En Salto ganó 13 títulos.
* También jugó en Rojas, Chacabuco, Colón, Junín y Arrecifes.

TRAYECTORIA

1982 – Sports
1983 – Sarmiento de Junín -Primera B-
1984 – Jorge Newbery de Rojas (Campeón)
1985 – Jorge Newbery de Rojas
1986 – Compañía (Campeón)
1987 – Jorge Newbery de Rojas
1988 – Compañía (Campeón)
1989 – Compañía (Campeón)
1990 – CUSA (Campeón)
1991 – Compañía (Campeón)
1992 – Compañía (Campeón)
1993 – Compañía (Campeón)
1994 – Compañía (Campeón)
1995 – Alte. Brown de Arrecifes -Primera B Nacional-

1996 – Alte. Brown de Arrecifes -Primera B Nacional-
1997 – Defensores
199/98 – Argentino de Chacabuco -Torneo del Interior-
1998 – Defensores (Campeón)
1999 – Defensores (Campeón)
2000 – Defensores

2000 – Argentino (Rojas)
2001 – Defensores (Campeón)
2002 – Defensores (Campeón)
2002/03 – Barracas de Colón -Torneo del Interior-
2003 – Compañía (Campeón)

Agradecimientos:
* A la Familia Gizzi, por colaborar con fotos.
* A Carlos Riggi, por los datos, estadísticas y fotos.
* A Javier Galante, por los datos y fotos.
* A Cheli Solmi, por los datos.