Leonardo Arrieta: “La decisión pasó por darle tiempo a mi familia”

341 visitas
EDR

El mediocampista central optó por dejar Defensores en el primer semestre del año y regresó a jugar en Arroyo Dulce, su pueblo natal. En dialogo con EL DEPORTIVO, explicó que le generó estar de nuevo con gente conocida y vistiendo los colores de la fusión entre Social y Círculo, que este año pasó a llamarse Unión Deportiva Arroyo Dulce y pelea por el tercer ascenso a la Primera A de la Liga de Pergamino: “Estoy muy tranquilo acá. La exigencia es otra, pero uno adentro de la cancha quiere ganar siempre”.

Este año, las dos instituciones de Arroyo Dulce decidieron aunar criterios, se fusionaron y a diferencia de otros años, decidieron llamarse Unión Deportivo Arroyo Dulce. La competencia por lograr el ansiado ascenso en la Primera B de Pergamino es demasiada y por eso en esta oportunidad, las expectativas se renovaron y la ilusión de todo el pueblo comenzó a tomar fuerza con el correr de los partidos.

Para sorpresa de muchos, Leonardo Arrieta, emblema de Defensores, decidió alejarse de la institución que lo tuvo en cancha por un número superior a los 300 partidos, incluyendo Torneo Local, Interligas, Federal B, y C y en Arroyo Dulce no perdieron el tiempo en intentar repatriarlo. Una vez concretada la vuelta, el mediocampista central se ganó su lugar dentro del once inicial y a base de buenos resultados, el equipo hoy está en la Final por el tercer ascenso a Primera A, donde enfrentará a River de Pergamino.

Arrieta es consciente de que en la Fase Regular dejaron pasar una oportunidad inmejorable, pero no hay tiempos para lamentos por ello y ya está la mente puesta en el partido más importante de la temporada que definirá al tercer y último ascenso a la máxima categoría del fútbol pergaminense: “Perdimos la chance de local contra el clásico rival (NdR: Argentino de Rancagua), pero bueno, eso ya quedó atrás y ahora hay que pensar en disfrutar lo que viene y a tratar de conseguir el ascenso. Más allá de las ausencias que tenemos que son varias, por expulsiones o lesiones, el equipo se las arregla con lo que tiene así que estamos tranquilos para encarar lo que se viene”.

La consulta que esperaba respuesta por parte del ambiente del fútbol de Salto acerca del gran cambio que hizo Arrieta, tuvo como respuesta: “Estoy muy tranquilo acá. Volví a jugar con muchos amigos, conocidos y hay varios pibes que se sumaron. Todos son casi de la misma edad así que muy contento por el grupo que se formó, son todos chicos del pueblo y eso está bueno. Lo lindo también es que puedan venir mis viejos a verme, mis padrinos, mi familia y eso me pone muy contento”.

El gran factor que llevó al mediocampista central a dejar de vestir una de las camisetas más importantes de Salto y regresar al pueblo a despuntar el vicio futbolero, tuvo que ver con su vida personal: “El cambio fue por tener más tiempo con la familia. En Defensores hay grandes pibes, grandes jugadores y no era necesario hacer ruido para irme, me fui de la mejor manera, sin problemas, tengo las puertas abiertas para volver cuando quiera, pero necesitaba tiempo para mi familia y cuando se enteraron acá en Arroyo que estaba libre, me llamaron y me preguntaron cual era mi intención, si me gustaría sumarme, no me exigían venir a entrenar porque tampoco podría por el horario, pero bueno, en Salto salgo a correr y le dedico tiempo a mis hijos que era lo que me interesaba”.

Este presente lo encuentra pisando canchas quizás con un piso no cercano a lo perfecto como el del ‘Carlos Testa’, pero más allá de eso, Arrieta entiende cual es el momento que hoy le toca vivir dentro de una cancha de fútbol: “La exigencia es otra, pero uno adentro de la cancha quiere ganar siempre. El torneo es muy lindo, competitivo y si bien no se nos dio en la primera oportunidad, tenemos otra para poder ascender y vamos a hacer todo lo posible para que se nos dé. Los chicos vienen intentándolo ya hace un par de años y ojalá sea este por el pueblo, porque son todos de acá, toda familia, son futboleros”.

En el cierre, Leo mostró la diferencia de estar en un equipo y en otro, pero no perdió el foco actual que es conseguir el ascenso con la Unión Deportiva Arroyo Dulce: “En Defensores estas obligado a ganar siempre. Los chicos se exigen en cada entrenamiento, hay un cuerpo técnico muy bueno, es una lástima no haberlo podido aprovechar un poco más, pero la decisión mía pasó por darle tiempo a mi familia. Obviamente que acá las exigencias no son las mismas, pero el plantel está con muchas ganas de ascender”.