Le salieron todas

597 visitas
EDR

Alumni, ya eliminado, festejó en su último encuentro al vencer 3 a 2 a Rivadavia de Chacabuco como visitante por la Zona 1 del Repechaje. El Milrayitas ganaba 2-0 con un gol en contra de Braian Tamburini y el restante de Norberto Carnero, sin embargo Esteban Caseri de penal y Fermín Oberti al minuto del complemento igualaron el partido. La frutilla del postre la puso Gastón Quiroz, con un tiro libre bárbaro para el 3-2 favorable al elenco que dirige Marcelo Miguel.

 

El año estaba cerrado. Solo había que cumplir reglamentariamente y es por eso que el Atlético Alumni encaró el compromiso sin presiones, con total normalidad, sabiendo que Rivadavia de Chacabuco era realmente quien necesitaba ganar para no depender de nadie y quedarse con el primer puesta de la Zona 1 del Repechaje.

De movida y casi sin despeinarse a los 5’ tras un tiro libre de Araya Alumni se encontró en ventaja porque Braian Tamburini la mandó en contra de su propio arco y sorprendió a propios y extraños.

Sorpresivamente y a comparación de lo visto durante el año, era el Milrayitas quien manejaba las acciones del partido y quien ahogaba al local que no salía del asedio. Maxi Romero exigió al arquero Giménez en un tiro libre y a los 20’ Castagno que recibió un rebote abrió a la derecha y el menor de los Carnero en cancha solo tuvo que definir por entre las piernas del arquero para decretar el 2-0.

Rápidamente pudo llegar el tercero porque Trejo falló en la última línea y Garay se fue solo, sin embargo su remate se fue pegado al poste izquierdo. Alumni tenía todo a favor. El juego, y el resultado, mientras que Rivadavia se encontraba en un pozo futbolístico.


1-2: De penal descontó Esteban Caseri para Rivadavia. Iban 37′ del Primer Tiempo.

La reacción llegó sobre la media hora tras el desborde de Pietrovelli y la bolea de Bisso por el segundo palo que se apenas al lado del palo derecho de Quiroz. Tres minutos después Soto le ganó con el cuerpo la posición a Cisterna y sacó un zurdazo que Quiroz mandó al corner. Posteriormente Oberti con el arco libre cabeceó alto.

A los 36’ Eber Carnero, quien se ubicó como último marcador central, le cometió falta a Oberti dentro del área, el juez Mangini cobró penal y Caseri lo cambió por gol con un remate fuerte al palo derecho de Quiroz.

Ya en el complemento el equipo de Pablo Gómez salió decidido a igualar el partido y lo consiguió al minuto de juego y por intermedio de Oberti, que recibió solo dentro del área y se la cambio de palo a Quiroz.

A los 8’ llegaría una jugada muy particular en el partido, porque Alumni tenía un tiro libre a favor unos metros alejado del área grande y quien se paró delante de la pelota fue Gastón Quiroz, usualmente jugador de campo en Alumni, pero que por esas circunstancias ayer se puso los guantes y decidió atajar. Lo cierto y concreto es que emulando a Rogerio Ceni, ejecutó la falta con semejante precisión que solo queda decir ¡Golazo!


2-3: La foto lo dice todo. Golazo de Gastón Quiroz de tiro libre. El otro arquero, Giménez, solo mira.

Rivadavia dejó todo de ahí hasta el final para buscar el empate pero no pudo. Las situaciones más claras las tuvo Fermin Oberti. La primera mano a mano con Quiroz, se apuró en definir y se fue al lado del palo y en la segunda, tras un centro al medio de Bisso no definió de primera y permitió la reacción de Quiroz para quedarse con la pelota. Pitazo final y a otra historia. El año para Rivadavia sigue, pero para Alumni no. Al menos los del Gallego Miguel terminaron con una sonrisa.

Rivadavia (Chacabuco) 2
Gimenez; Comisso, Trejo, Braian Tamburini, Rimolo; Bisso, Agustín Tamburini, Pietrovelli; Caseri; Oberti y Soto. D.T: Pablo Gómez

Atlético Alumni 3
Quiroz; Araya, Eber Carnero, Castagno, Franco; Norberto Carnero, Bramuel, Cisterna, Simaldone; Garay y Romero. D.T: Marcelo Miguel

Cambios en Rivadavia (Ch): Scanela x Trejo.
Cambios en Alumni: Esteche x Franco.

Suplentes en Rivadavia (Ch): Acuña, Pecialo y Gómez.
Suplentes en Alumni: Solo presentó un suplente e ingresó.

Juez: Juan Mangini
Asistentes: Marcos Barrales y Fabián López