Le hizo sentir el peso de la camiseta

393 visitas

Independiente de Inés Indart no pudo como local con Peña La Doce de Chacabuco y perdió por 1 a 0 con gol de Alejandro De Antoni en la etapa complementaria. De esta manera los de Morón perdieron el invicto en esta Zona integrada del 6 Ligas pero continúan con aspiraciones de clasificar a la siguiente fase.

Fotos: Luis Carmona

 

El Rojo de Indart dejó escapar una inmejorable ocasión en su estadio para ir asegurando la clasificación en la Zona 3 del Repechaje. No nos quedamos con la derrota, sino que lejos estuvo de repetir en lo más mínimo, los dos desempeños anteriores que le permitieron ganar seis puntos en forma consecutiva.

Se encontró con un rival que llegó a la vecina localidad dispuesto a llevar adelante una verdadera final sabiendo que los tres puntos eran toda una obligación. Desde el minuto inicial el conjunto que lleva los colores de Boca Juniors presionó, tuvo el control del balón y con su número once Alejandro De Antoni, la figura del partido, fue enumerando claras opciones para provocar el quiebre en el marcador.

Por su parte Independiente nunca pudo encontrarle la vuelta al partido. Sufrió las bajas de Lucero y Boni, mientras que Rodi Candias no pudo hacer valer sus cualidades y poco a poco, fue entrando en el desconcierto.

Con dinámica y precisión de mitad de cancha hacia adelante las ocasiones propicias frente al arco de Budiño ganaron la escena y De Antoni, apenas arrancaron las acciones, mano a mano con el uno, le regaló la redonda. Posteriormente, entrando por el segundo palo, nuevamente el delantero cabeceó desviado y tras una gran jugada individual dejando rivales por el camino, remató cruzado y la pelota se incrustó  en el parante derecho, cuando nada podía evitar la caída del arco del Diablo.


Todo el dominio lo ejercía la visita que utilizando el ancho del campo de juego con dos puntas bien definidos; Poltrone hasta que se lesionó luego ingresó Ponce  y De Antoni, imparable los noventa minutos. Rivero y Molinari muy aplicados en la marca, la conducción de Julián Conti como enganche teniendo a Rosetti como ladero y con este esquema, complicaron a una línea de fondo que sufrió horrores.

Parecía a esta altura muy cuesta arriba sostener la paridad pero Budiño, muy rápido de reflejos, se hizo fuerte ante un violento remate que llevaba destino de red. De esa jugada nació lo único rescatable que produjo Independiente en materia ofensiva. Michel López, en la única situación que pudo anticipar a su marcador, remató y cuando parecía inevitable el empate parcial el golero Mare, en una brillante intervención, logro despejar.

En la segunda mitad las alternativas del trámite no variaron. Peña siguió siendo ambicioso con argumentos, con volumen de juego y poniendo de manifiesto la clara voluntad de llevarse los tres puntos. Enfrente, el elenco dirigido por Morón nunca entendió el mensaje de su entrenador que pese a querer dar vuelta la historia en el entretiempo, no encontró las respuestas desde adentro de la cancha.

Al rojo hoy se le quemaron las ideas y ni siquiera los cambios fueron una alternativa. De Antoni siguió siendo una pesadilla para una línea de cuatro que no supo ni pudo contrarrestar su velocidad, la inteligencia para aprovechar los espacios vacíos y ser siempre una opción por todo el frente de ataque.

A los 23’ y cuando Independiente ya comenzaba a firmar el empate de acuerdo a como se presentaba el desarrollo, llegó el gol que terminó definiendo las acciones. El número once por fin tanto buscarlo tuvo su merecida recompensa. Quien sino otro que De Antoni para filtrarse entre los centrales y desde afuera del área grande, despachar un violento remate esquinado a media altura inatajable para el uno local pese a sus esfuerzos.


De ahí en más otro partido. El dueño de casa más urgido por estar en desventaja buscando con desesperación revertir el resultado y en la ocasión más importante, el tiro libre de Candias apenas desviado. El once Azul y Oro que defendió con uñas y dientes un premio muy merecido y en cada contra, estaba más cerca de señalar el tercer gol antes que el segundo. Pero sus buenas intenciones chocaron con una gran tarde de Budiño, único responsable de que se perdiera tan solo por la mínima diferencia.

El fútbol tiene estas cosas. Ayer no era la tarde de Independiente pero todavía queda un largo camino por recorrer y más allá de cómo se den los resultados en esta zona, en el peor de los casos quedará compartiendo el primer puesto. Nada está dicho ni mucho menos. Su oponente le tiró encima una camiseta de una enorme tradición, entendió a la perfección el libreto de que no cabía otra que ganar y se llevó en el bolso, tres puntos de oro.

Independiente (Inés Indart) 0
Budiño; Caposio, Reynoso, Altamirano, Cipollone; Senna, Giménez, Payola; Candias; López y Fariña. D.T: Germán Morón

Peña La Doce (Chacabuco)
Mare; Fenelli, Morosini, Camera, Emiliano Conti; Molinari, Rivero, Rosetti, Julian Conti; Poltrone y De Antoni. D.T: Gustavo Batista

Cambios en Independiente (I.I): Di Giacomo x Fariña, Suárez x Payola, Coria x Cipollone
Cambios en Peña La Doce (Ch): Ponce x Poltrone, Arce x Emiliano Conti y Di Cundo x Rosetti.

Suplentes de Independiente (I.I): Kindernetch y González.
Suplentes de Peña La Doce (Ch): Fioramonti y Rack

Juez: Juan Carlos Del Fueyo
Asistentes: Julio Morales y Oscar Bruno.