Le dieron en el Blanco

425 visitas
EDR

Defensores tuvo sus oportunidades pero las desperdició y cuando el encuentro se terminaba, Rivadavia de Lincoln golpeó de manera contundente y se llevó los tres puntos que lo acercan a la clasificación a los Octavos de Final del 3 Ligas. El Loro ya está clasificado, pero ahora deberá cuidar el primer lugar en la Zona E, porque puede perderlo en la última fecha.

No suele verse muy seguido que a Defensores en la Etapa Integrada de los Torneos de la URD vengan a su cancha y le toquen tanto la pelota delante de su cara. La ideología del joven equipo que presentó en cancha Rivadavia de Lincoln gustó y fue agradable de ver. Sin desmerecer que la filosofía que pregona Spontón es similar, pero ayer, prevaleció la visitante.

defe-rivadavial-2

Los inconvenientes ajenos a la terna arbitral, producto de un accidente que protagonizó un camión cargado con cereal, obligó el retraso del comienzo del partido por 35 minutos hasta que habilitaran nuevamente la cinta asfáltica y se pudiera llegar a Salto. El pitazo de Javier Miura se dio 14.05 y allí comenzó a rodar la pelota. Rápidamente Defensores quiso ser profundo por derecha y lo consiguió con un centro de Sebastián Naya que se desvió en Alessandri y modificó la trayectoria del balón que agarró al arquero Bellón a contrapierna y el palo le jugó a favor para salvarlo.

defe-rivadavial-3

Se veía mucha movilidad por parte de los dos elencos y la intención de hacer trasladar la pelota por lo bajo quedó en claro por parte de ambos. A los 9’, nuevamente Sebastián Naya hizo bien su trabajo por derecha, llegó al fondo, metió el centro atrás y Sebastián Illoa le dio a colocar al primer poste, apenas desviado.

defe-rivadavial-4

Defensores en la primera etapa acumuló méritos, llegadas, mientras que Rivadavia esperó y cuando tuvo la posibilidad, supo cuidar la pelota. A todo esto, el Loro merecía mucho, pero no conseguía nada. Iban 14’ cuando Reynoso hizo todo bien y desde la derecha metió un centro pasado que Iocco cabeceó de frente entrando por atrás y Bellón respondió muy bien. Un rato después, Testa se juntó con Reynoso, pero la volea cruzada del delantero se fue muy afuera.

defe-rivadavial-5

Dominio territorial y también del balón eran de Defensores. Todo indicaba que el primer gol andaba cerca, pero la ineficacia también para los del Barrio Central. Illoa se juntó con Iocco que en la puerta del área le dejó servido el gol a Naya, pero el remate de Sebastián se fue por las nubes y un par de minutos después, Naya ganó por derecha, se metió en el área, estaba listo para definir, pero prefirió el pase al medio para Illoa, pero el pergaminense le pifió a la pelota y todo se diluyó. Como si fuera poco, Reynoso volvió a hacer diferencias por la derecha, metió el centro al ras del piso y Testa debajo del arco, sin oposición, la tiró por arriba del travesaño.

La impotencia acumulada por tanto gol desperdiciado debió haber jugado en contra para Defensores que tenía claramente que mantener la calma y no dejar de buscar el gol que abriera el partido. Iocco rompió el hielo del complemento recién a los 14’ con un zurdazo que se fue cerca. Un rato después, Paradella filtró un buen pase para Blanco que hizo la diagonal y pateó cruzado, encontrando una buena respuesta de Pellenc.

defe-rivadavial-6

Rivadavia entendió que era el momento de perder la timidez y el respeto del primer tiempo y sacó todo lo que tenía. Adelantó sus líneas, se animó mucho más y el partido se lo agradeció. Nuevamente el 10, Paradella, encabezó una contra que terminó con un remate suyo a colocar, apenas desviado. El Loro pudo gritar el primero en una muy buena acción que tuvo el cambio de frente perfecto de Reynoso de izquierda a derecha para Naya, que se acomodó y sacó el derechazo al palo izquierdo de Bellón. La maldición seguía para el Loro, porque tres minutos más tarde, Testa cedió para Naya que sacó una volea hermosa y entre Bellón y el travesaño, impidieron lo que hubiera sido un verdadero golazo.

A falta de un cuarto de hora, Rivadavia casi festeja la apertura en el marcador, porque Paradella pateó cruzado desde afuera del área, el balón se desvió y con Pellenc yendo al otro palo, solo se espera ver cuán cerca pasaba la pelota del palo y fue para el lado opuesto al que quería la visita. Se acercaba el final y allí Rivadavia apretó el acelerador. A los 39’ Paradella filtró un pase bárbaro para González, que en posición de 9, definió sutilmente por arriba de Pellnc, pero terminó yéndose desviada.

defe-rivadavial-7

Quedaba una más e iba a ser determinante. Los dos querían ganarlo, ya las piernas estaban cansadas por el desgaste, el horario del partido, el pasto alto, en fin, para los dos por igual todo lo antes mencionado. Lo cierto es que a los 45’ Blanco corrió mano a mano con Núñez y entrando al área sacó un remate alto al medio del arco que superó a Pellenc y desató la alegría de todo un juvenil plantel que sentía tocar el cielo con las manos. Al Loro le dieron donde más le dolía, en el Blanco.

Defensores 0
Ricardo Pellenc

Gastón Ceccoli – Juan Núñez – Sasha Giorgetti – Guillermo Narbiloni
Sebastián Naya – Carlos Daglio – Nicolás Iocco
Sebastián Illoa
Gustavo Reynoso – Feliciano Testa
DT: Claudio Spontón.

Rivadavia (Lincoln) 1
Bruno Bellón

Valentín Alonso – Emanuel Alessandri – Pablo Moreyra – Bruno Ferrari
Juan Sandoval – Esteban Castaño – Juan Suñe
José Paradella
Facundo Blanco – Gonzalo García
DT: Agustín Perujo.

Gol
45’ ST Facundo Blanco (Rivadavia).

Cambios en Defensores
25’ ST Diego Quinteros x Sebastián Illoa.

34’ ST Alejo Castiglioni x Sebastián Naya.
43’ ST Enzo Campi x Gustavo Reynoso.

Cambios en Rivadavia (Lincoln)
38’ PT Tomas González x Valentín Alonso.

32’ ST Williams Sosa x Juan Suñe.
46’ ST Pablo Claveria x Facundo Blanco.

Suplentes en Defensores: Javier Salomón y Federico Abril.
Suplentes en Rivadavia (Lincoln): Juan Agüero y Tomas Ubilla.

Incidencias: El partido comenzó 35 minutos más tarde del horario programado por la tardía llegada de la terna arbitral a causa de un accidente en la Ruta que no les permitía avanzar.

Juez: Javier Miura.
Asistentes: Javier Viglietti y Carlos Pocaressi.