La suerte del fútbol

324 visitas

Compañía venció 2 a 1 al Atlético Alumni anoche en el Rafael Giampietri y sigue prendido en el lote de arriba. Nicolás Colombini abrió el partido con un verdadero golazo y Gastón Quiroz en contra le dieron la temprana ventaja al Lagarto. Por su parte Luciano Aguirre de cabeza descontó para el local que sumó merecimientos pero con ellos no se convierten los goles y es por eso que la igualdad no llegó.

 

Es este deporte tan particular que es el fútbol, a los merecimientos se los devora la realidad.  Potencialmente, si nos ajustamos al desarrollo, un empate era quizás el resultado más lógico. Pero lo concreto es que Compañía sacó una diferencia de dos goles en tan solo seis minutos y se quedó con los tres puntos.

Al término del partido Guillermo Pascual sostenía que lo único que valoraba era el resultado dejando bien en claro que su equipo tuvo, desde la concepción del juego, una noche nada feliz. Por su parte, del otro lado el DT Miguel, en cambio, se lamentó por la poca eficacia en ofensiva pero su semblante otorgaba un mensaje esperanzador porque de la manera que se perdió,  es mucho más digerible que la preocupante derrota frente a  Independiente en la Fase anterior.

El partido fue muy malo en gran parte de su desarrollo y se pareció mucho a una pesadilla para la buena cantidad de simpatizantes que se aguantaron una noche fresca para ver a sus colores.

Se estaban acomodando en el terreno de juego, cuando Colombini recibe la pelota en tres cuartos del campo rival y saca un remate alto violento al medio del arco que sorprendió a  Vallejos. No comprendemos que quiso hacer el golero o si la iluminación le jugó  en contra pero colaboró en demasía con la apertura del marcador.

Tres minutos más tarde luego de un tiro libre se producen una serie de rebotes, Brian Simaldone remata y Quiroz, en la necesidad de querer despejar el peligro, no hace más que descolocar a su arquero. Simbronazo importante para un cotejo donde nada hacía prever una diferencia de dos goles pero al fin y al cabo, con esa dosis de fortuna que también es necesaria en este juego, Compañía se encontraba ganando desde los vestuarios.

Todo lo que uno planifica de antemano las mismas acciones lo van desarmando y Alumni, no tuvo más remedio que salir de su asombro y buscar descontar. Garay, de frente al arco y mano a mano con Aguiar se cayó en el área y aunque alcanzo a definir su remate débil, tras pegar en el palo, se fue desviado.

Posteriormente Luciano Aguirre, gran goleador, pero que a veces por querer ser demasiado sutil no aprovecha ocasiones inmejorables, quedó mano a mano con el uno visitante y su remate se fue apenas por encima del horizontal.


Compañía recobró el protagonismo. Colombini quedó mano a mano con Vallejos y esta vez el arquero pudo resolver tapando el remate del nueve y a continuación, estuvo brillante para desviar por sobre el travesaño un tiro libre de Bisgarra.

En la segunda parte se jugó otro partido. Friccionado, con lucha permanente, muy cortado y donde a los dos le faltaron ideas. Fueron muchos los hinchas que se fueron de la cancha defraudados con lo que estaban viendo.

Compañía renunció a jugar en una alarmante falta de actitud y para colmo de males, Colombini se retiró lesionado por una dolencia muscular. A su vez, el Atlético Alumni tuvo coraje, voluntad y le sobraron ganas pero la claridad en la zona de definición, brilló por su ausencia. Sin embargo, a los diez minutos tras un córner Aguirre previo anticipo en el primer palo dejó sin reacción al uno visitante y provocó una luz de esperanza.

El encuentro estuvo varios minutos detenidos sumando los dos períodos  porque Aguiar en el primer tiempo sufrió un corte en la frente y en el complemento producto de otra fricción se sintió muy mareado, pidió el cambio y por prevención fue trasladado al hospital.

El empate hubiera sido el resultado más acorde con el desenlace pero no era la noche de Aguirre. Nuevamente el delantero bien habilitado con una defensa mal parada dilapidó una situación propicia. Remató muy desviado cuando Araujo esperaba el centro entrando por el medio del área.

Con el pitazo final del árbitro Gonzalo López que dirigió bien más allá de algunos tumultos sobre el final por la expulsión del cuerpo técnico de Alumni, concluyó una nueva historia.

Compañía sumo de a tres y es, al menos anoche, lo único que le sirvió. El equipo de las cinco esquinas se fue con las manos vacías, pero si sigue así continuará en el camino de la recuperación. Una vez más, quedo demostrado, que en el fútbol la suerte también existe.

Atlético Alumni 1
Vallejos; Araya, Quiroz, Molé, Franco; Araujo, Ávila, Salvatore, Matías Simaldone; Aguirre y Garay. D.T: Marcelo Miguel

Compañía 2
Aguiar; Cuello, Conte, Díaz, Fernández; Baqué, Valenzuela, Nicolás Simaldone; Bisgarra; Braian Simaldone y Colombini. D.T: Guillermo Pascual.

Cambios en Compañía: Vizcarra x Aguiar, Luna x Colombini y Polanco x Nicolás Simaldone
Cambios en Alumni: Fabián Telechea x Salvatore y Ortiz x Matías Simaldone.

Suplentes en Alumni: Escalera, Etchegaray y Carnero.
Suplentes en Compañía: Pancera y Ceballos.

Expulsado: Marcelo Miguel (DT Alumni)

Juez: Gonzalo López
Asistentes: Carlos Moreno y Lucas Demaro.