José L. Ripoll: “Estoy cansado del casi ganamos”

486 visitas
EDR

El arquero es uno de esos tipos a los cuáles uno siempre le va a sacar jugo a una conversación porque jamás se pone el cassete y no se guarda ningún pelo en la lengua. El de mañana promete ser otro partido de una adrenalina sin límites y en dialogo con EL DEPORTIVO manifestó sus ganas de cortar la racha ante el rival de toda la vida en su cancha.

 

Es muy importante ganar. Y por varios factores. Jugamos en nuestra cancha, el golpe anímico sería muy fuerte, quizás y uno no sabe que nos puede deparar el futuro, puede ser el último Clásico del año. Vamos a tener el gran apoyo de nuestra gente y tenemos esa necesidad interna de dar vuelta la historia”.

El “1” hizo mención a su gran presente, a haber compartido el puesto con Gustavo Aguiar y a firmes convicciones que lo distinguen. “Hace dos años me toca entrenar muy solo porque en su momento compartía el puesto con Nico Monacci, pero él no estaba durante la semana. Yo siempre trabajé y lo sigo haciendo a full  porque en mi cabeza siempre está presente querer ser el mejor, no por querer ganarle el puesto a los otros arqueros, sino porque es como un primer mandamiento”.

“Gracias a Dios mis últimos tres años han sido muy buenos y hoy me he ganado la confianza de Marcelo Colombini para ser titular. Yo no compartí en su momento la decisión del ex técnico Guillermo Pascual de atajar un partido cada uno con Gustavo Aguiar, pero como era su decisión la acepté, agaché la cabeza y seguí haciendo lo mío con más ganas y dedicación”.

Hizo mención a la tarea que lleva adelante un entrenador de arqueros a la que muchos se jactan en no reconocer pero que tiene un enorme valor: “Hoy en día para alguien como yo tener a un ex arquero de la experiencia y los conocimientos de Marcelo Gizzi, es fundamental. Su regresó al club ha significado mucho y le estoy muy agradecido. Mejoras en todos los aspectos: táctica, técnicamente, saber tirarte, como caer. Para este puesto, todo lo que uno recibe como enseñanza, tiene un valor altamente significativo”.

Para una Zona A, que es tan pareja y donde nadie se anima a dar un pronóstico de quienes serán los clasificados el partido de mañana toma una real trascendencia. “A Defensores tenemos que ganarle sea como sea. No caben excusas de ninguna naturaleza. No nos sirve el empate, especular o cualquier otro motivo. Nosotros sabemos todo lo que nos jugamos más allá de lo que significa el rival”.


Además, después vienen dos encuentros de visitante. Primero con El Huracán que en nuestra cancha nos hizo un desastre y pudimos rescatar un punto aunque no pudimos tenerlo a Nico Colombini. Luego visitamos a Argentino de Chacabuco que en su estadio, apela a todos los argumentos para poder sacar ventaja”.

Ripoll se tiene mucha confianza porque el equipo demostró durante la semana una total predisposición. “Estamos muy bien físicamente, hemos tenido una sensible mejoría. Tácticamente se está trabajando mucho en la semana y le damos valor a la pelota parada. Hoy por hoy ofensivamente llegamos al área de enfrente con cuatro o cinco jugadores, pero esto también depende de tus necesidades y de quien es tu oponente”.

“Nosotros si a Defensores le dejamos agarrar la pelota nos puede hacer mucho daño. Tenemos que atacarlo, meterle mucha presión, no tener miedo, ir para adelante porque con esa estrategia, lo golpeamos en más de una oportunidad. Además sabemos que con Nico (Colombini), ellos sostienen una preocupación extra y hay que sacarle provecho”.

Tuvo un momento para opinar del actual entrenador Marcelo Colombini: “Chelo te obliga a no fallarle, a responderle de la mejor manera. Te encamina, te aconseja, te habla en forma personal, siempre con un consejo desde el costado de jugador de fútbol. Como marcar, como pararte en la cancha, entiende muy bien el juego y sabe como nadie el sistema que puede desplegar el equipo”.

Volvió a resaltar el real significado del encuentro de mañana domingo: “Vamos a demostrar y demostrarnos a nosotros mismos que Compañía es un grande, que tiene mucho peso, una identificación de juego y sabiendo que esta posibilidad, es única”.

“Ya estoy cansado del casi ganamos, jugamos mejor el segundo tiempo o se metieron atrás. Eso es de mediocres. Perdimos y ya está. Mañana nada de eso nos alcanza ni mucho menos. Solo nos cabe quedarnos con los tres puntos”.

En el final dejó una reflexión como gran referente de este plantel de Compañía: “Nosotros estamos lejos de ser compañeros. Dentro y fuera de la cancha somos y desde hace mucho tiempo, un grupo de amigos”.