Jorge Etcheto: “Me di cuenta que en Defensores estaba de más”

485 visitas
EDR

Luego de su renuncia como entrenador del Loro y tras un par de días donde aprovechó para ir disimulando un estado de bronca que todavía perdura, EL DEPORTIVO, fiel a su estilo se juntó con Jorge Etcheto y el DT en exclusiva contó pormenores de su alejamiento del cargo.

“Ante todo yo sigo pensando lo mismo. Estoy muy agradecido a los dirigentes de Defensores que me dieron la posibilidad de dirigir a la institución en tres competencias”.

“Soy consciente que cometí errores y no procedí en la forma adecuada quizás por esa falta de tacto que uno debe asimilar y todo un cúmulo de situaciones, desencadenaron en mi decisión del miércoles pasado tras el partido con Sports”.

“Sabía interiormente que esto me podía pasar y terminó dándose así. Si bien me duele y mucho, voy tratando de ubicarlo en tiempo pasado”.

Las formas en que se fueron dando los acontecimientos el mismo día del encuentro por copa argentina merecieron también su reflexión: “Si bien en el fútbol mandan los resultados y habíamos acumulado un par de derrotas, lo que más me llevó a tomar una firme posición fue haber recibido un botellazo, un pedazo de hielo y algún que otro objeto, que tranquilamente me pudieran haber sacado un ojo. Creo que sinceramente no me lo merecía porque no había matado a nadie, tampoco violado y menos proceder como un cobarde. Entonces, cuando vos decís si a esta altura de mi vida debo exponerme a esto, te empezas a replantear que estoy haciendo acá”.

Sobre este tema en particular añadió: “Pero quizás lo que más me hizo tomar la iniciativa de alejarme es que para el plantel yo ya estaba demás. Es cierto que quizás me adjudicó falencias en el manejo del grupo adoptando siempre la mejor onda y mi más sana intención. Pero el punto de inflexión, fue cuando al finalizar el primer tiempo frente a Sports llegamos al vestuario y había un silencio stampa donde nadie se animaba a abrir la boca. Sentí un golpe muy bajo y fue cuando me dije, esto es un final anticipado. Aparte, por la gran relación que me une con los directivos, me pareció ideal descomprimir dando un paso al costado”.


En algún momento se le adjudicó esa falta de personalidad para tomar decisiones fuertes y Jorge, sobre este punto en especial, dijo: “Con el diario del lunes te puedo decir sinceramente que me quedo grande afrontar tres competencias. Como también sé muy bien que está ciudad es muy especial donde nos conocemos todos y donde prefiero dormir tranquilo y no sumar algún que otro enemigo”.

“En Defensores hay que tomar decisiones porque hay jugadores que no están  en su nivel, otros que ya están cerca del retiro y algunos que necesitan ser remplazados, pero la realidad es que yo sigo viviendo en Salto y de la amistad y la buena educación he hecho un culto. Preferí dejar piedra libre para que otro haga su trabajo. Por otra parte, a mí los problemas me cayeron todos encima sin filtro. Nunca tuve alguien que me diera un apoyo tan necesario en estos casos o se sentará a charlar conmigo”.

“Me duele el hecho también de que yo me había jubilado y tenía un sueldo sabiendo como es notorio, que  a la gran mayoría no nos sobra nada. Yo creí necesario pensar en el club y en lugar de experimentar cosas, tragármelas. Ni siquiera quise ir a despedirme del plantel porque preferí ahorrarme alguna mueca o gesto de mal gusto y en algún momento, si me encuentro con los jugadores, por ahí nos sentamos a tomar un café”.

Sobre la manera de trabajar con el plantel señaló: “Creo y estoy convencido que no fue la ideal. Me equivoqué y lo admito y pienso que nunca pude llegarles con mi propuesta”.

“Por ahí, analicé que hablando o buscando otra forma iba a lograr plasmar mi pensamiento y fallé. Tuve muchos problemas de lesiones y hasta creo que hubiera sido conveniente armar al menos dos equipos bien competitivos”.


“En un momento un grupo de jugadores me propuso que tomará medidas y no lo creí conveniente. Me pueden objetar que trabajaba poco y puede que tengan razón. Pero yo como ejemplo quiero decirte que a mí me tocó como jugador formar parte de un plantel donde no se laburaba, comíamos facturas los viernes y terminamos ganando el campeonato en Deportivo Morón por ocho puntos. Con esto te quiero decir que si vos estás identificado con una propuesta y salís a la cancha a dejar todo, podés superar  todas la falencias que se puedan presentar en la semana”.

En el final de la nota expresó: “No encontré el equipo. Todos sabemos que en esto el técnico es un 10% o con mucho viento a favor un 15% y todo depende de los jugadores. Están aquellos a los que no tenés que decirles nada y otros, que necesitan constantemente que le digas que es un fenómeno y eso me suena a sanata”.

“Tengo mucha bronca por dentro por todo lo que pasó y no le escapó a la situación diciendo que me siento culpable. Perdí una fuente laboral e inclusive deje mi trabajo por el fútbol sin embargo, debo aceptar que mis propios errores fueron determinantes”.