¿Qué es la pasión?

508 visitas
EDR

Todos de alguna forma u otra creemos saber que es la pasión, en realidad podemos saberla desde el lugar del reconocimiento más que por su propia definición. Por eso es factible encontrarnos con múltiples definiciones y en general solemos vincularla a una actividad deportiva, a un objeto o a alguien, pero ¿Por qué sucede esto? ¿De qué hablamos cuando de pasión se trata?

“Podemos hablar de pasión desde el movimiento subjetivo que se genera ante algo que entusiasma entendida como un juego, es algo que está en la zona intermedia, entre lo psíquico interno y externo, es donde se despliega toda la subjetividad”, comienza explicando la Licenciada Especializada en Psicoanálisis de niños y adolescentes, Paula Vernengo.

“En general, se vincula la pasión con el deporte porque éste se trata de un juego y la potencialidad que tiene para desarrollar la subjetividad, allí se despliegan las fantasía, los deseos, el hacer del cuerpo, el hacer con otros en un espacio común, donde se empiezan a vincular las cuestiones subjetivas (internas) con las de la realidad exterior, que es la zona del juego, donde se puede potencializar todas las cuestiones subjetivas.

El jugar tiene que ver con el hacer, no solo con el pensar, involucra al cuerpo haciendo. Por eso en el deporte, cuando se juega encontramos que ante la motivación -cuerpo en movimiento- se produce la imaginación, el desear, posibilita y habilita el encuentro subjetivo, consigo mismo, con el medio ambiente, con el otro y el grupo”.

La Lic. Vernengo no escatima en detalles al tema y agrega que todos desarrollamos pasión, ya que comienza en la cuna y la capacidad que tiene el bebe en jugar, primero reconociendo sus manitos, luego un objeto y su vínculo con el otro, “se empieza a encontrar la pasión en el hacer de acuerdo a la etapa subjetiva que se está viviendo”.

Un ejemplo de ello son las expresiones del reconocido periodista deportivo y comentarista de futbol, Fernando Pacini, quien dice: “para mí la pasión y el amor por el futbol son anteriores a que pudiera formar mi carácter, lo único que ha permanecido inalterable desde que tengo uso de razón hasta ahora es la pasión y el amor por el futbol, todo lo demás ha ido cambiando, madurando, el carácter se va moldeando de acuerdo a un montón de razones, pero esto era incontenible, me salía por los poros, no tenia manera de morigerarlo” manifiesta Pacini en su afán por explicar su pasión futbolística.

De allí que no es casualidad la definición que nos aporta el periodista: “Sé que la pasión parte de un lugar distinto a la razón aunque después la razón puede sustentarla o acompañarla, pero es algo que nos sale de la sangre, del corazón, no se puede evitar, es malo reprimirla y si esta descripción es cierta, es un sentimiento fabuloso” manifiesta Pacini.

Y agrega, “se la vincula con el deporte y en especial con los populares, por esas ganas de hacer y participar desde algún lugar, a mí me sale pasión por el futbol, ese amor por el juego es muy difícil de describir, porque cualquier palabra parece insuficiente para tanto amor -y enfatiza- sí es amor, me parece que primero es el amor y después es la pasión que incluye al amor y la dedicación a las horas vinculadas a eso”

Por su parte, la Lic. Vernengo subraya y revela que “la pasión se crea en el hacer, es una búsqueda, no es lo mismo jugar a algo que es impuesto a algo que se encontró, pero se encontró haciendo, porque sino no hay forma de conocer, por eso es tan personal e interno”.

Mientras, Pacini comparte su experiencia en el descubrir su pasión por el deporte más popular entre los argentinos y su devenir profesional, “yo aprendí a escribir con “El grafic”, tengo muchos recuerdos con mi papá yendo a las cabinas de transmisión, tengo dos imágenes que me resultan imborrables, la primera cuando mi papá me llevo a la cancha de Guerrico a explicarme la ley del off-side y la segunda en Olavarría a ver un partido entre Loma Negra y Douglas Haig, recuerdo que me había embargado una gran emoción y eso era lo más importante para mí”

Pero muy lejos del deseo de convertirse en jugador como la pasión misma podría envolvernos para Fernando sucedió diferente. “La pasión por el futbol fue desencadenando la pasión por el periodismos, primero me intereso el periodismos vinculado al futbol y después me intereso mas el periodismos en general y tratar de conocer en profundidad las funciones y secretos del oficio, pero no me hubiese vinculado al periodismos sino hubiese sido por el futbol” expresa con absoluta seguridad.

“Siempre tuve claro que no quería ser jugador de futbol, yo prefería ser periodista vinculado a ese deporte, siempre tuve gusto por comunicar, admire a los tipos que escribían bien y administraban las palabras como si fueran notas musicales, los que sabían que todo era una pieza y debía sonar de una manera, eso me causo mucha admiración, especialmente en el lenguaje oral, lo veía más complicado en el proceso creativo porque uno tiene pocas posibilidades de equivocarse” y claro, ya saben, se convirtió en comentarista.

Así como dice Vernengo, la pasión se encuentra en el hacer de acuerdo a las etapas que se encuentra la persona, también ese hacer se despliega hacia otras acciones.

De allí que el presidente del club, Mauro Jorge, explica: “para mí la pasión es un sentimiento por el cual uno puede dejar de hacer cosas en pos de eso que disfrutas, yo siempre tuve pasión por el futbol, toda mi entusiasmo estaba expresado en ello, primero practicando la actividad como futbolista, luego observándola y después -con el tiempo- a esa misma pasión la fui trasladando en otras áreas, en la actualidad formando parte de una comisión institucional ligada al deporte y actividades recreativas.

Es algo distinto, pero para hacerlo se tiene que sentir gusto y pasión por lo que se hace”.

Vaya que las pasiones se despliegan, gran prueba de ello es la nueva experiencia que transita el periodista deportivo Pacini, ya que, hace un tiempo, se incorporó como colaborador en una de las divisiones de futbol del club y dice: “soñaba con esto, lo tenía en mente y nunca me había animado, Matías Morales me impulso y nos retroalimentamos el sueño, por eso estoy disfrutando de esto con mucho estimulo y ganas, estoy descubriendo otra pasión”.

La licenciada explica también la importancia de las instituciones en el hacer y su desarrollo: “las instituciones son importantes porque es aquí donde existe un hacer con el otro, es donde se puede encontrar la zona de juego, las instituciones brindan esos estímulos, es un espacio extra familiar o familiarizado y eso produce mayor riqueza subjetiva y más recursos psíquicos, porque con otros se puede construir”, concluye la Lic. en Psicología.

Agradecemos la colaboración de la Lic. Paula Vernengo (Mat.Prof. 15437) y del Periodista Deportivo, Fernando Pacini.