Francisco Balbiano: “La idea es quedarme a trabajar acá”

700 visitas

El saltense, actualmente entrenador de la Selección de Irupana de Bolivia, habló en exclusiva con EL DEPORTIVO y dio detalles de su experiencia en el país vecino, donde llegó a principios de año y tras haber pasado por varias instituciones, hoy se encuentra a gusto en un proyecto futbolístico que lo tiene a la cabeza: “Acá respetan mucho al argentino en la parte del fútbol. Me trataron muy bien desde un principio y se abrieron posibilidades de trabajo para el año que viene”.

El fútbol saltense ha dado a lo largo de su historia grandes futbolistas que, en muchos casos, han triunfado a nivel nacional e internacional. Este caso es uno que está comenzando pero del otro lado de la línea de cal, ya que Francisco Balbiano colgó los guantes en 2018 cuando vistió por última vez la camiseta de El Fortín, equipo que dirigió su padre, Antonio, y a inicios de este año emigró a Bolivia en busca de nuevos proyectos. Acerca de su inicio laboral en el país vecino, recordó: Iván Damonte formó un cuerpo técnico en el cual yo estaba a cargo de la parte física y del entrenamiento de los arqueros para viajar a Bolivia, precisamente a Sucre para trabajar en el Club Deportivo Alemán, de la tercera división”.

Junto a los saltenses Iván Damonte y Agustín Marchese, en el Club Deportivo Alemán, donde comenzó todo. 

Esa primera experiencia no fue la esperada para el cuerpo técnico de nuestra ciudad y posteriormente, emigraron a otra institución hasta que después, Balbiano tomó su camino y comenzó a trabajar solo: “Hasta el momento desde que llegué, estuve trabajando en el Club Deportivo Alemán de Sucre (tercera división), Club Deportivo Virgen Chijipata de La Paz (segunda división), tuve un paso corto por el Club Deportivo Thomas Batta de Quillacollo de Cochabamba y actualmente estoy dirigiendo a la Selección de Fútbol de Irupana en el Torneo Interyungueño”.

Actualmente, Francisco Balbiano dirige la Selección de Fútbol de Irupana en el Torneo Interyungueño.

El fútbol boliviano, si se toma como referencia al seleccionado mayor, está un par de escalones por debajo de los demás países de Sudamérica y con su visión por estar trabajando allí, Balbiano lo compartió y hasta dio detalles de tal afirmación: “Acá están atrasados en la parte de formaciones de divisiones inferiores y eso afecta el fútbol boliviano en general. Solamente los clubes de Primera tienen inferiores y con esto quiero decir que no se evolucionó a la par de los demás países. Esto es el reflejo del presente de la Selección boliviana de fútbol”.

Consultado sobre cómo ha sido la hospitalidad del pueblo boliviano para con él por ser extranjero y estar trabajando en el fútbol que mueve multitudes en cualquier lado, Balbiano, dejó en claro que fue muy bien recibido: “Me trataron muy bien. Respetan mucho al argentino en la parte del fútbol; reconocen que Argentina tiene buenos jugadores, entrenadores y demás… por eso mismo me fue muy bien hasta ahora”.

Esta experiencia fuera del país le ha traído cambios en su vida a Balbiano que no logra disimular cuando de costumbres argentinas se trata: Me adapté fácil a Bolivia. De Salto extraño la familia, los amigos y los asados. Mi idea es quedarme a trabajar acá, de hecho tengo posibilidades de trabajo para el año que viene”.

Balbiano, en su paso por el Club Deportivo Virgen Chijipata de La Paz.

Dejando de lado el plano futbolístico, la realidad a nivel país que vive Bolivia en estos últimos días, sin dudas que es crítica y tal es así que toda Latinoamérica se ha hecho eco. La abrupta salida del ex mandatario Evo Morales, actualmente exiliado en México, desencadenó en un sinfín de manifestaciones que le trajeron a las calles bolivianas mucha angustia. Un hijo de Salto, Francisco Balbiano, vivió en carne propia esos días complicados y sobre lo que ocurrió, dijo: “La verdad es que fue difícil, fueron muchos días de manifestaciones y enfrentamientos, de hecho hoy en día no está todo normalizado. Están los accesos bloqueados y hay desabastecimiento de alimentos, gas y combustible. Viví en el centro de La Paz donde ocurrieron la mayoría de los hechos que ya todos sabemos. Estuve en el hotel dos días sin salir”.