Final Feliz para el sueño ‘Rojo’

377 visitas

Todo el entorno del Club Social y Deportivo Independiente de Inés Indart se sentirá identificado con estas líneas. Cuanto sacrificio, cuántas horas sin dormir, innumerables gestiones y viajes hasta que un día, justamente el 10 de marzo de 2013, quedará en el recuerdo de toda una localidad por haber hecho posible tener el estadio propio.

No había palabras para justificar tanta emoción en la cara de los directivos, los hinchas y los jugadores que arrancaban el torneo jugando en casa. Si hasta las lágrimas de muchos fueron actores principales en un día definitivamente histórico.

Como no emocionarse hasta superar los límites si ellos y solamente ellos son plenamente conscientes de todo lo que tuvieron que lidiar porque las trabas eran permanentes.

Usted querido lector como nosotros los podría tratar de ingenuos y fuera de los cabales normales a quienes tuvieron hace un año y medio una idea de esta naturaleza en un país como el nuestro, donde trasladar una meta en el tiempo es totalmente imprevisible.


Darío Di Giacomo, directivo pilar de una obra extraordinaria nos comentó: “Cumplimos con una gran meta que nos propusimos hace ya un año y medio y gracias a todo el pueblo esto ha sido posible”.

“Los vecinos confiaron en nosotros y nos aportaron ese granito de arena tan necesario y hoy podemos demostrar con hechos. Por suerte la habilitación llegó en tiempo y forma y pudimos debutar en nuestra cancha. Para nosotros en este momento lo deportivo pasaba a formar parte de un segundo plano, lo más importante era demostrar que lo que nos habíamos planteado con mucha responsabilidad y seriedad sobre todo, tenía que cristalizarse. Vamos a seguir trabajando por el club ahora mucho más que antes  porque la motivación es muy grande y tenemos compromisos pendientes con los socios”.