Fiesta afuera, frustración adentro

378 visitas

Compañía y Defensores no se sacaron diferencias y empataron 1 a 1 en la ida de los Cuartos de Final del 6 Ligas con un marco de público excepcional que se llegó hasta el Guillermo Cepeda. Nico Colombini abrió el marcador y Nico Fernández lo igualó. Ahora se definirá todo en el Carlos Testa.

Fotos: Luis Carmona

Era el partido. La expectativa era desbordante por sí sola. El marco de público imponente como hace mucho tiempo no observábamos  en el Guillermo Cepeda y que dejó en boleterías, $22.000 de recaudación.

Detrás del alambrado la gente no solo que compendió de una vez por todas que esto debe ser una fiesta para que otros imiten, sino que acudió al estadio con mucha ilusión en una noche soñada para disfrutar a pleno.

Desde adentro del rectángulo de juego, el fútbol brilló por su ausencia y aunque la serie quedo abierta, ambos dejaron una pobre y pálida imagen.

Ahora saldrán a decir que los clásicos son así y que no hay que fijarse en jugar bien sino en ganar. Lo cierto y concreto es que individual y colectivamente pueden dar mucho más y en la cálida noche de martes, apartando a la gran figura de Colombini, quedaron en deuda.


Arrancó mejor perfilado el Loro y tras un largo rechazó de Castagno, Testa quedo bien habilitado pero no pudo darle de lleno al balón y Ripoll contuvo sin problemas. Posteriormente en una buena incursión en ofensiva Leandro Blanco apareció por sorpresa, ganó en velocidad y su centro atrás encontró un oportuno despeje.

Compañía no podía tener la pelota con Baqué que nunca pudo encontrar precisión más allá de su despliegue y Bisgarra, a quien le costó horrores  hacer pesar su juego absorbido por la marca. Entonces, el Lagarto tuvo que recurrir como variante en ataque al jugador capaz de derribar una montaña literalmente hablando por su infinita potencia, nos referimos a Nicolás Colombini.

En primer término el notable delantero arrastró a Castagno quien lo sufrió toda la noche como una terrible pesadilla y también hizo lo mismo con Orellana, definiendo por encima de Gizzi apenas desviado. Posteriormente, ya promediando la etapa inicial, Nico recibió un pelotazo largo y esta vez, con una maniobra idéntica, se llevó a la rastra a la dupla de centrales mencionados y con remate seco a media altura, venció la resistencia de Gizzi.

Felicidad plena en el Cepeda que no perduró demasiado, ya que siete minutos más tarde, Defensores consiguió la igualdad. Orellana abrió el juego por las bandas con una perfecta habilitación, Ceccolí se mandó hasta el fondo de la cancha mandó el centro y Fernández,  entrando por el segundo palo, con toda una defensa que  quedo sin reacción estableció el uno a uno.

Tras el empate la visita fue superior y en la situación más clara, Testa despachó un violento disparo que Ripoll, en gran esfuerzo, desvió sobre el horizontal.

En la segunda mitad nuevamente, casi de movida, Testa tuvo el gol con la complicidad de una línea de fondo indecisa y Ripoll que dudo en salir o quedarse en el arco pero el goleador, que no estuvo fino como en tantas otras veces, desvió su remate.

Compañía siguió apostando a Colombini que ganó hasta el hartazgo en las divididas, se entregó hasta quedar exhausto pero no consiguió disponer de otra ocasión propicia para quebrar el resultado siendo de igual manera merecedor de todos los elogios.


Como respuesta, Banegas ejecutó un tiro libre que dio en la barrera y Orellana, que ingresó por el sector puesto, le dio de lleno a la redonda y Ripoll, muy bien ubicado, consiguió alejar el peligro.

En los minutos finales no hubo nada rescatable y los dos esperaron el pitazo final de Pelegrino, que como es costumbre, tuvo una tarea excelente. La definición quedó abierta y en siete días, se volverán a ver las caras en el Carlos Alberto Testa para conocer un semifinalista. El título es claro y contundente. Afuera hubo fiesta. Adentro FRUSTRACIÓN.

Compañía 1
Ripoll; Cuello, Conte, Díaz, Fernández; Peratta, Astudillo, Baqué; Bisgarra; Colombini y López Weng. D.T: Marcelo Colombini.

Defensores 1
Gizzi; Favergiotti, Orellana, Castagno, Leandro Blanco; Ceccoli, Arrieta, Rodrigo Naya; Maxi Blanco; Testa y Fernández. D.T: Jorge Etcheto.

Cambios en Compañía: Luna x López Weng y Polanco x Bisgarra.
Cambios en Defensores: Banegas x Fernández.

Suplentes en Compañía: Vizcarra, Pancera y Simaldone.
Suplentes en Defensores: Pellenc, Cuello, Rebagliatti y Coronel.

Juez: Pedro Pellegrino
Asistentes: Julio Morales y Pedro Avendaño