Turismo Carretera - hace 4 semanas

Entregó el reinado

Guillermo Ortelli se despidió del Turismo Carretera en Toay, La Pampa, manejando por última vez un Chevrolet del JP Carrera que tuvo en sus costados el número 408, precisamente el número de carreras que alcanzó el saltense en la categoría. Una multitud lo ovacionó y compartió con él un fin de semana diferente, raro, especial, que significó un punto final en su riquísima historia con siete títulos bajo el brazo. Al margen, hubo una carrera y la ganó Agustín Canapino, escoltado por Santiago Mangoni y completó el podio, Juan Cruz Benvenuti.

Claramente quedó demostrado que no hace falta que gane para que sea tapa de los diarios o que toda la atención se centre en él. A lo largo de su dilatada trayectoria, Guillermo Ortelli supo como introducirse en las entrañas del Turismo Carretera a base de victorias, que trajeron en consecuencia títulos y por sobre todas las cosas, supo ser él siempre. Una victoria o un abandono en una Final no lo hizo mejor o peor piloto. Fue Campeón siete veces del TC. Fue joven y luchó contra los Traverso y los Bessone, fue madurando y también peleó títulos contra los Ledesma, los Rossi y los Canapino.

Muy difícil hablar de la carrera y olvidarse de todo lo que englobó el retiro profesional de Guillermo Ortelli. El campeonato, claramente pasó a un segundo lugar porque todos querían mirar y disfrutar de Guille. En suelo pampeano, Guille cumplió 408 carreras oficiales dentro de la categoría y se despidió siendo el que más veces estuvo en pista arriba de un auto.

En clasificación, Jonathan Castellano se adueñó del mejor tiempo, escoltado por Canapino y el tercer lugar fue para Benvenutti. Los dos saltenses en pista estuvieron no como hubiesen querido: Gianini se ubicó 20°, a poco más de medio segundo y Ortelli clasificó 35° a 0s846. Existió una mejora en nuestros representantes cuando saltaron a la pista para disputar la segunda batería, porque Gianini pudo avanzar y finalizó cuarto, mientras que Ortelli alcanzó la décima ubicación. El triunfo se lo llevó el Chevrolet de Canapino.

La competencia reservada para Toay, en la Fecha 4 de la temporada, tenía la particularidad de ser una carrera especial, ya que había un requisito a cumplir. A partir de la octava vuelta, los pilotos quedaban en condiciones de ingresar al sector de boxes a cambiar los dos neumáticos derechos. Con ese ingrediente, todo podía cambiar y así, el espectáculo estaba asegurado.

Canapino encabezó la Final en la largada, tras superar a un intenso Benvenuti que no se daría por vencido y en la segunda vuelta se tomaría revancha para ser el nuevo puntero de la carrera. Hubo muchas modificaciones en la parte alta del clasificador. Pernia dejó atrás a De Benedictis y se transformó en el nuevo quinto de la Final y posteriormente, el hijo del ‘Jonhyto’ también perdió la posición con Todino.

Gianini se mantuvo en el décimo lugar, ubicación en la que largó, hasta la quinta vuelta cuando logró superar a Ramos para ser el nuevo noveno de la carrera. Por su parte, Ortelli venía en franco avance, a promedio de un auto superado por vuelta, y ya estaba 24°. Adelante, Rossi protagonizó la mejor performance del Toyota Camry y también superó a De Benedictis para situarse sexto, cuando se corrían seis giros de la Final en Toay.

A partir del octavo giro se abrieron los boxes y Benvenutti, que era el líder, no dudó en ingresar y, lamentablemente para sus pretensiones, cuando se aprestaba a salir nuevamente a pista, se topó con el auto de Ledesma delante del suyo, lo que obligó una maniobra impensada que al mismo tiempo lo hizo demorar más de lo imaginado y esos segundos resultaron determinantes en el cierre de la competencia.

Canapino había sido líder momentáneo y en la vuelta siguiente decidió ingresar, por lo que le dejó el primer lugar de la Final a Mangoni, que era secundado por Werner y Ortelli. En la vuelta 10, el que optó por el ingreso a boxes fue Gianini, quien completó el cambio de neumáticos en uno de los tiempos más rápidos (19s7). Con ingresos masivos en esos primeros giros, el cuarto puntero que tuvo la competencia decisiva fue Werner aunque lo hizo por poco tiempo porque cuando había decidido entrar a cumplir con el cambio de neumáticos, se confirmó la rotura del motor (segundo del fin de semana y tercero en las últimas dos fechas), por lo que rápidamente se produjo su abandono.

Con 14 giros y más de media Final por delante, el Turismo Carretera se dio el gusto de ser testigo, una vez más, de ver al Chevrolet de Ortelli liderando la Final. Fueron tres vueltas del Séptuple en un lugar al que estuvo acostumbrado a andar y que significó un mimo hermoso del destino y de esta hermosa categoría que lo acobijó como a un hijo. Cuando Guille entró a boxes, cambió los neumáticos en 20s6, siendo también uno de los tiempos más rápidos.

Catalán Magni también fue líder de la Final por una vuelta, escoltado por Ugalde y Carinelli, los tres que restaban ingresar a boxes. En la vuelta 18, el piloto de Arrecifes se metió en boxes, dejándole el lugar de puntero a Ugalde por dos giros, hasta que el auto de Candela comenzó a tomar fuego debajo del capot y el auto de seguridad ingresó por primera vez para detener la dinámica de carrera que se venía disfrutando. Esto fue aprovechado por los dos que restaban entrar a boxes: Ugalde y Carineli.

De esta manera, la reanudación se dio con la grilla ya acomodada y con todos los autos habiendo cumplido el requisito obligatorio de ingresar a zona de boxes a cambiar los dos neumáticos derechos. Canapino volvió a convertirse en líder de la Final, seguido por su compañero de equipo, Mangoni, y en la tercera colocación, Benvenuti. Más atrás, los saltenses mostraron un buen andar, prolijo y rápidos al momento de entrar a boxes. Gianini se ubicaba octavo y Ortelli, ya estaba decimosexto.

En las últimas vueltas de la Final, Gianini y De Benedictis se pasaron una vez cada uno entre sí, quedando todo como estaba, mientras que Ortelli avanzó un par de posiciones tras dejar atrás a Trosset y a Landa, con toque incluido. No hubo tiempo para más, porque Canapino adelante comandó los tiempos y se llevó la victoria por segunda fecha consecutiva para lograr trepar al tercer lugar del campeonato. Mangoni lo escoltó y Benvenuti cerró el podio que bien pudo ser victoria, si no se demoraba al salir de la calle de boxes.

En su última carrera dentro del Turismo Carretera, Ortelli finalizó 12° producto de distintas sanciones y recargos que se dieron a conocer por el comisariato deportivo, mientras se hacían las inspecciones técnicas y se revisaban las cámaras. Por su parte, Juan Pablo Gianini, que había terminado entre los diez mejores autos, fue recargado con diez segundos por haber ingresado a boxes en la vuelta equivocada y quedó ubicado 17° en el clasificador final.

Se bajó la bandera a cuadros. Hubo sonrisas de felicidad y lágrimas de tristeza. Guillermo Ortelli se despidió del Turismo Carretera y será imposible no seguir hablando de él, si es el Séptuple, si es el Rey de Salto.

No te pierdas

Los primeros puntos 

Juan Manuel Pierce cerró el fin de semana en Roque Pérez con un cuarto puesto en la Final …