En un Mundial, lo único que sirve es ganar

402 visitas
EDR

Seguramente querido lector, tras la agónica, pero colosal victoria de Argentina sobre Irán (si lo medimos por lo emocional y significativa), con un golazo impresionante del mejor jugador del mundo Lionel Messi, usted habrá recibido un arsenal de opiniones acerca del rendimiento del equipo de Sabella.

Por: Adrián Belluccia

Lo primero que quiero expresar, es que quien escribe lejos está de ser irrealista pero tiene conceptos quizás sobre los cuáles habrá pro y contras pero al fin y al cabo, es una opinión formal.

En un mundial se juegan siete finales y lo único que sirve, es GANAR. Y esto merece una explicación acabada.

En la competencia que a usted se le ocurra en el fútbol los dos resultados EMPATAR O PERDER, siempre te van a dar lugar a que puedas recuperarte. En un Mundial no. Y sino pregunten a los Españoles, últimos Campeones del Mundo como les fue. O las penurias por las que están pasando Uruguay, Inglaterra o Italia, que también supieron alzarse con la Copa.

Ganar el primer partido es clave, hacerlo en el segundo es ampliamente decisivo y ni que hablar en el tercero, que te define la posición en cada grupo. Ahora, si tenés la suerte o hiciste los méritos para pasar a Octavos y perdés el cuarto encuentro, en el caso de una selección de envergadura, es ampliamente un fracaso.

Ya en Cuartos de Final, en este caso la quinta presentación, algo que Argentina no ha podido superar luego de Italia ’90, si te toca superar esta instancia, podes hasta decir objetivo cumplido. Quedar al margen, como nos pasó con los alemanes en Sudáfrica 2010, hace que la bronca no tenga límites.

Imagínense si hiciste un esfuerzo enorme y te toca perder el sexto compromiso en Semifinales o el séptimo, nada más y nada menos que la Final. Ahí si, lisa y llanamente, deseas que te trague la tierra, ¿Se entiende el concepto de porque en un mundial se juegan siete finales y lo único que sirve es ganarlas?

Es totalmente discutible si la Selección no tiene volumen de juego, si Gago es el menos indicado para provocar el cambio de ritmo, si los cuatro fantásticos están lejos de serlo o si Zabaleta, está muy lejos de demostrar lo que ha rendido en el Manchester City.

Lo que está fuera de toda discusión, es que en un Mundial si no sumas de a tres, todas las expectativas, ilusiones u objetivos, no tienen ningún sentido.