Empachados con fútbol

417 visitas
EDR

Defensores se llevó el primer Superclásico del año en casa con un gran marco de público que se hizo presente para los dos equipos. El 3-0 refleja que el Loro fue muy superior a un Compañía que no tuvo peso ofensivo y padece las ausencias de hombres importantes, sumado a la lesión de Sotelo que dejó rápido el terreno de juego. Los tres puntos conseguidos por Lencina y sus dirigidos lo posicionaron en lo más alto del campeonato.

El letrero en rojo para que no quede ninguna duda resalta que, en el fútbol, los clásicos no se juegan, se ganan. Defensores no solo que superó inobjetablemente a su rival más encumbrado, sino que además se dedicó a jugar, consiguiendo un resultado final tan claro como contundente.

Una nueva versión del superclásico entregó otra verdadera fiesta en las tribunas superando inclusive, de acuerdo a lo manifestado por dirigentes del loro, la cantidad de público con respecto al último encuentro entre ambos elencos en el mismo reducto. Para Defensores, este compromiso recobraba vital importancia no solamente por los tres puntos en juego sino para sacarse de encima la espina que significó dejar escapar dos puntos de oro ante Villa Italia. El Lagarto, luego de cosechar un empate en el Esteban Chiari, tenía como gran aspiración una victoria pero nuevamente en calidad de visitante, la igualdad se firmaba de antemano.

Poco a poco el desarrollo fue adquiriendo forma. Defensores contó desde movida con el defensor Iván Carbajo, quien hizo su debut como titular tras haber ingresado unos minutos frente a Sports. Nahuel Pombo, regresando al primer equipo luego de haber sido parte del plantel en el  Federal B del año pasado y Feliciano Testa, que tras una prolongada inactividad por haber sido sometido a una operación quirúrgica, recibió el alta médica y volvió a calzarse la nueve. En Compañía, Bruno Sotelo volvió a la titularidad luego del último compromiso por el Federal C pero su desempeño fue muy poco feliz, producto de una lesión en la rodilla, siendo remplazado por Ragone.

Con un esquema con claro espíritu ofensivo que propuso el entrenador Lencina, donde sobresalieron jugadores de buen pie partiendo desde la zona media más el aporte de los laterales Torres y Favergiotti, el Loro se propuso tomar claramente la iniciativa. Utilizando bien las bandas y todo el ancho de un campo de juego que exige más de lo debido al rival de turno, Defensores buscó una y otra vez como acercarse hasta Ripoll. A su vez, el Verde intentó sostener un orden y apostar a la dinámica de Páez y la subida de Peratta por su lateral, para sorprender con el juego aéreo utilizando la potencia de Colombini, como único delantero de punta.

Tras un tiro libre, se generaron una serie de rebotes y Ripoll, evitó la caída de su arco tapando un remate de Carbajo. Tras esa acción, el partido estuvo detenido por largos minutos porque el arquero sufrió un corte en la rodilla, recibiendo la debida atención médica. Si bien no encontró la efectividad necesaria en los metros finales, Defensores tuvo la idea fija en el arco de enfrente y no se apartó del libreto. Lo tuvo Illoa, tras un centro pasado, pero su cabezazo débil no llevó peligro.

Defensores siguió buscando. Tras una gran acción colectiva, el centro atrás de Naya recibió un oportuno despeje salvador. Pombo, utilizando su buena pegada, dispuso de dos ocasiones para quebrar el cero. En la primera, su remate con destino de red rebotó en un adversario y se perdió apenas desviado. Posteriormente, volvió a probar suerte pisando el área grande pero Ripoll, en brillante intervención, le ahogó el grito sagrado. También lo tuvo Naya que recibió el centro atrás pero de frente al arco, remató a las nubes.

Tanto lo busco en esa primera mitad el equipo de Lencina que finalmente lo consiguió. A los 48’ Scarpitto recibió el balón y con una precisión quirúrgica, asistió a Testa, que ni lerdo ni perezoso, con remate certero, venció a Ripoll e hizo estallar a los hinchas. El Loro justificó la victoria parcial pero el verde, herido en su amor propio, salió decidido a buscar el empate y estuvo muy cerca de conseguirlo. El envió aéreo recibió un rechazo a medias de Ullua con los puños, la pelota rebotó en Colombini y volvió a quedarle al delantero, que dentro del área menor remato por sobre el travesaño.

A continuación Peratta, muy importante en el primer tiempo superando a la marca mandó el centro pasado, surgió la devolución al corazón del área y nuevamente Colombini, tuvo la chance de irse a los vestuarios con la igualdad pero su cabezazo, sin llegar a darle de lleno, se perdió apenas desviado.

El segundo tiempo fue otra historia. Compañia tuvo voluntad pero cero creatividad y su volumen de juego pasó claramente desapercibido. Defensores encontró espacios a las espaldas de los marcadores de punta y de haber tenido Naya la efectividad necesaria, otro hubiera sido el resultado final. El 10, en primera instancia quedó mano a mano con Ripoll pero su remate débil no tuvo la eficacia esperada. Luego, tras una nueva habilitación, volvió a pecar en la resolución y le entregó el balón al arquero.

Sin embargo, del hábil y talentoso volante ofensivo siempre se puede esperar algo distinto. A los 27’ levanto la cabeza y con un pase sutil, combinó con Pombo que tras acomodarse para su mejor perfil y sacarse la marca de encima, definió acertadamente. Golpe de nocaut para el Lagarto que cumplida la media hora, rogaba que los minutos corrieran aceleradamente.

A Defensores, le quedaba la frutilla del postre para coronar una gran tarde individual y colectivamente hablando. A los 46’ Naya encabezó la contra superando a un rival en velocidad, combinó con Testa, el goleador dejó desparramado a Ripoll pero su remate fue despejado a medias por Parrillo en la línea de sentencia pero la redonda volvió a los pies de Naya, que sin oposición eligió el lugar exacto para decretar el 3-0 con que se cerró la el partido.

La historia escribirá que un 25 de marzo de 2018, los jugadores y los hinchas de Defensores, se retiraron de su estadio, empachados con fútbol.

Defensores 3
Lucas Ullua
Franco Favergiotti – Iván Carbajo – Guillermo Narbiloni – Rodrigo Torres
Rodrigo Naya – Carlos Daglio – Nicolás Scarpitto – Sebastián Illoa
Nahuel Pombo
Feliciano Testa
DT: Marcos Lencina.

Compañía 0
José Luis Ripoll
Marcos Cuello – Leandro Candia – Nicolás Mateos – Leandro Peratta
Alejandro Santana – Gonzalo Polanco – Mariano Parrillo – Nicolás Páez
Bruno Sotelo
Nicolás Colombini
DT: Alejandro Santana.

Goles
48’ PT Feliciano Testa (Defensores).

27’ ST Nahuel Pombo (Defensores).
46’ ST Rodrigo Naya (Defensores).

Cambios en Defensores
Kevin Alegre x Guillermo Narbiloni.
Leonardo Arrieta x Nahuel Pombo.
Kevin Gedda x Sebastián Illoa.

Cambios en Compañía
Francisco Ragone x Bruno Sotelo.
Diego Roldán x Leandro Peratta.

Suplentes en Defensores: Pablo Gizzi y Alan González.
Suplentes en Compañía: Rubén          Sciarrota, Santiago Aciarri y Joaquín Orrego.

Juez: Javier Mihura
Asistentes: Javier Viglietti y Darío Moreno.

Sub 23: Defensores 4-2 Compañía