Defensorazo

506 visitas
EDR

El Loro se quedó con la Gloria y venció 4 a 1 a Compañía en el Carlos Testa en el Clásico de la Ciudad. A partir de esta victoria, el historial quedó igualado en 88 triunfos por lado (Data 99% Fútbol). Abrió la cuenta Nicolás Colombini, mientras que lo dieron vuelta Maximiliano Blanco, Sergio Alessandro, Feliciano Testa y Lucas Simaldone.

 

Un partido aparte, un clásico, un historial, dos equipos y una expectativa que cada vez se agranda más. Defensores y Compañía volvieron a protagonizar un encuentro de tamaña importancia, sin embargo, el de ayer fue un partido alto por envergadura, pero bajo por lo visto durante el desarrollo. Es cierto que hubo 5 goles y teniendo en cuenta que el campo de juego estaba pesado para ambos, uno siempre espera mucho más de un partido así.

Sorpresivamente para lo que veníamos viendo de Compañía, o al menos, desde que Capaldi es el DT, no estuvieron presentes, ni siquiera en el banco de suplentes, los hermanos Mariano y Rubén Parrillo, quienes durante su estadía en el club había considerado titulares, con la salvedad de que Mariano había alternado en los últimos compromisos.


Ya de lleno en el partido y con solo cuatro minutos de juego, Vizcarra tapó un cabezazo tremendo hacía abajo contra su palo izquierdo, digna de volver a ver por la espectacularidad de la maniobra. Así se empezó a vislumbrar un partido intenso, con la dinámica que implica agarrar la pelota, levantar la cabeza e ir en busca del arco rival, porque así lo amerita la historia de cada uno y más, en un partido como este.

Cuando no había sobresaltos y sí mucho estudio, pero por un mínimo porcentaje a favor de Defensores, el eterno rival abrió el marcador a los 21’ cuando se la bajaron de cabeza a Nico Colombini que entró al área por el sector derecho y definió ante Gizzi para festejar de cara a su gente el 0-1 en rodeo ajeno.

Aprovechando la alza anímica del gol, Compañía tuvo unos minutos donde pudo aumentar la diferencia porque se lo llevó por delante al Loro, pero Nico Colombini, un 9 todoterreno, no definió correctamente tras ganarle la posición a Sergio Alessandro y Gizzi se hizo notar en el arco. Pero eso no fue todo, porque minutos después Nico no pudo patear firme tras el centro atrás de Banegas y Gizzi se rehízo para quedarse con la pelota que le llegó mansita.


2-1: El cabezazo de Sergio Alessandro superó a Vizcarra e ingresó entre su mano y el travesaño.

Con dos situaciones tan nítidas para aumentar el score que no fueron aprovechadas por el Once Lagarto, en una réplica Defensores llegó a la igualdad. Se jugaba la media hora de juego cuando Naya y Testa se asociaron, Gogó definió y en primera instancia entre Vizcarra y el palo despejaron a medias y entre un enjambre de piernas Maxi Blanco hizo lo imposible por empujarla ante intentos de rechazos y decretó el 1-1.

Mira si el Fútbol tendrá cosas como estas que afirmando el refrán “Lo que erras en el arco rival, lo sufrís en el propio”, se cumplió a la perfección para favor de Defensores, porque los dos goles que no convirtió Colombini, los hizo el vecino y así dio vuelta la historia. A los 36’ Ceccoli recibió la pelota tras una avivada, llegó el centro preciso y Sergio Alessandro metió un cabezazo bombeado que superó a Vizcarra y obligó un festejo tremendo del marcador central, quien en el primer Superclásico del año y cuando debutó en Defensores, tuvo la desgracia de marcar en contra de su vaya. Ayer se redimió. Antes del entretiempo Baqué se asoció con Nico Colombini y éste asistió a Banegas que definió mordido.


El primer tiempo ofreció mucho dentro de lo poco que se apreció. Ya en el complemento todo disminuyó, siempre hablando del espectáculo, aunque regaló dos goles más que agrandaron un resultado sumamente festejado por el Barrio Central. Naya individualmente hizo de las suyas y por momentos fue generador de jugadas que uno siempre quiere ver en una cancha de fútbol. En una combinación con Testa habilitó a Ceccolli cruzando la pelota de lado a lado dentro del área y el lateral/volante derecho se tiró al suelo para empujar la pelota, al menos con su humanidad, pero no llegó, en lo que pudo ser el tercero.

En lo que consideramos una tarea sobresaliente del Juez Pellegrino, hay que mencionar si se quiere, el único gris que tuvo y fue haber dejado pasar una infracción fuerte de Ignacio Colombini sobre Narbiloni, cuando Ñaki ya estaba amonestado. Iban 11’ del complemento y el Juez decidió perdonarle la vida.


3-1: Feliciano Testa no perdonó y de frente al público Lagarto liquidó el partido.

De tanto ir y buscar, Feliciano Testa tuvo su premio y tras ser habilitado por derecha, recorrió unos metros con la pelota y sacó un remate al segundo palo de Vizcarra que derivó en el 3-1 que prácticamente sentenció el partido a falta de 25 minutos más de juego.

Ambos técnicos movieron los bancos de suplentes, aunque cada cual por diferentes motivos, Spontón para buscar aire nuevo y darle descanso a los que jugaron de movida, mientras que Capaldi, con la intención de renovar energías para ir en busca del empate.

Uno de los ingresados tuvo su premio en un Superclásico y fue Lucas Simaldone, quien a los 44’ definió muy sutilmente picándola por sobre el cuerpo de Vizcarra y le dio un broche de oro al Defensorazo.


Defensores 4
Gizzi; Favergiotti, Orellana, Alessandro, Narbiloni; Ceccoli, Arrieta, Daglio, Naya; Maxi Blanco; Testa. D.T: Claudio Spontón.

Compañía 1
Vizcarra; Conte, Bolognese, Mateos, Valenzuela; Jofré, Baqué, Páez; Ignacio Colombini; Banegas y Nicolas Colombini. D.T: Gabriel Capaldi.

Cambios en Defensores: Leandro Blanco x Ceccoli, Lavié x  Orellana y Simaldone x Maxi Blanco.
Cambios en Compañía: Cuello x Jofré, Monacci x Valenzuela y Bisgarra x Bolognese.

Suplentes en Defensores: Pellenc y Sosa.
Suplentes en Compañía: Ripoll y Sanes.

Juez: Pedro Pellegrino
Asistentes: Gustavo Coronel y Rubén Tolosa.

Sub 23: Defensores 0-0 Compañía