Daniel Zapata: “No saben porqué me echaron”

538 visitas

El ex director técnico de Villa Italia, pasó por los micrófonos de EL DEPORTIVO y en una extensa nota se refirió largamente a su abrupta salida del Tano por pura y exclusiva decisión de la dirigencia del club y lejos de ocultar su dolor, en su relato también se refirió a experiencias pasadas en Compañía y Alumni: “Estas cosas entristecen al fútbol y le hacen muy mal. Me sentí muy manoseado con todo lo que pasó y no sé cuál fue el motivo por el cual explotó todo esto”.

“Es triste el momento este mío. Nunca creí encontrarme con esta gente, que fueron los que me vinieron a buscar como técnico del club, porque yo no me ofrecí en ningún momento. Nos pusimos de acuerdo con la familia Gaspar en cual iba a ser el trabajo. La propuesta de ellos era que no se traigan tantos jugadores de afuera para darles prioridad a los jugadores del club y yo lo acepté. Además, el arreglo era por el Torneo Federación Norte y que después continúe en el Torneo Local. Acepté porque incluía a los dos campeonatos, sino, no tenía sentido armar un equipo prácticamente de un día para el otro, trabajar un mes y medio con semejante caloron, haciendo un gran sacrificio y si no se clasifica en la Fase de Grupos, se termina todo”.

“Quiero que quede claro que nunca les prometí plata, solamente, aparte de acercar algún jugador, darles una mano a consideración mía. En una reunión que tuvimos con la Familia Gaspar, me cuentan que la satisfacción que tenían ellos era traiga a Héctor Chavero a trabajar a Villa Italia. Mi respuesta fue que si tenían una casa para que él viviera, pero no tenían no solo la casa para Chavero, tampoco tenían pelotas de fútbol, ni pecheras, ni un lugar físico para que Chavero trabaje, entonces les dejé en claro que en esas condiciones a Chavero no se lo podía traer. Eso ya fue una negativa que a ellos no les cayó bien, pero seguí trabajando sin prometerles nada en la parte económica, simplemente plantarle en la cancha un equipo competitivo para hacer un buen papel, pensando en ya tener un equipo preparado para el Torneo Local”.

“A dos semanas de arrancar a trabajar, me llama la Familia Gaspar después de dos amistosos que habíamos jugado, uno lo perdimos 2-0 contra Sports y en el otro empatamos 1-1 en un partidazo contra Defensores, donde en ese partido sumamos al arquero Kippes, a Sacanelles y a otro central más. Hasta ahí estaba todo bien. Tres semanas más tarde, me llama ‘Riki’ Gaspar, con quien yo no había arreglado mucho sobre mi llegada, sino que lo hice con su padre, ‘Tavi’, y su hermano, Gastón, que es el Presidente del club. En ese llamado, de mala manera, con soberbia, mal educado, me dice que no le gusta cómo juega el equipo, que no ve dos pases seguidos y le respondí preguntándole qué había hecho él para ver un equipo competitivo adentro de la cancha, cuando no me trajo ni pelotas para entrenar a 30 días de arrancar a trabajar. Entonces, pienso que si vos sos exigente, tenes que brindarle todo al entrenador, sin embargo, acepté porque es un club humilde, sé como se mueven y como trabajan ellos, sin pretensiones de nada porque sé que nos teníamos que arreglar en un espacio verde donde poder entrenar, ya lo sabía. Lo que no sabía era que me iba a encontrar con un club que no iba a tener pelotas. En un momento se llevaron pelotas a arreglar y te digo algo sinceramente, es una locura, me hacen ir a buscar las pelotas a mi porque no tenían para retirarlas, por lo cual, me hice cargo de una deuda de ellos del año pasado para que me entregaran las pelotas arregladas. Bochornoso y vergonzoso, porque por lo menos me lo hubieran hecho saber de que si la podía pagar y que después me devolvían la plata. Ya con eso dejaban mucho que desear. Estoy molesto. Me sentí manoseado por esta gente y quiero dejar en claro algo, para mí, el enojo de esta gente pasa porque en ningún momento demostré aportar algo fuera de lo que me correspondía, que era para el equipo”.

“Después de jugar otro amistoso contra Defensores, donde perdimos 12 a 0, deciden ese mismo día a la noche en la voz del Presidente del club, pedirme la renuncia sin ningún motivo. No tenían nada concreto que decirme, me debían la plata y la verdad es que recién estábamos empezando a jugar porque estábamos en plena pretemporada. Decido no irme, quedarme plantado con la mía, solamente qué, la historia hubiera sido otra si ellos me devolvían la plata de todos los viáticos de los jugadores que me hicieron gastar y la inscripción al Torneo Federación Norte, que son $12.000 y ojalá espero me los devuelvan por lo que me hicieron”.

“En otro momento, me llaman a otra reunión los tres Gaspar y me hacen saber de que me tengo que ir del club porque se les habían cerrado todas las puertas. El Presidente del Club Compañía, Marcelo Colombini expresó que a Villa Italia no le alquilaba la cancha porque estaba yo en el club, entonces a raíz de eso, Fabián Toloza le hace creer a la Familia que todos los clubes le cerraron las puertas a Villa y yo te puedo mostrar en mi celular las llamadas al Presidente de CUSA, Aníbal Sivori, a Oscar Barkigjije, también a Daniel Feo, de Defensores y en ningún momento, Toloza se sentó a hablar con ellos y mucho menos tuvo la negativa de alquilársela al club porque estuviera yo trabajando, así que no sé que quisieron armar con todo esto, pero es vergonzoso”.

“Nunca creía que iba a llegar a pasar esto. A todas las cuentas, ellos no tuvieron respuestas cuando me echan. No saben por qué me echaron, no creo que sea por lo futbolístico porque jugamos un primer partido con dos o tres jugadores que no habían venido a probarse, no hicimos un buen papel pero tampoco fuimos un fracaso, al equipo lo vi bien. Después fuimos a jugar contra Argentino de Chacabuco, erramos un penal a los quince minutos del primer tiempo, creamos muchas jugadas los dos equipos porque los arqueros resultaron las figuras, hicimos un partidazo a mi entender, así que no sé cual fue el motivo que explotó todo esto”.

“El jugar el Torneo Federación Norte iba a servirnos además, para terminar de conformar el plantel para el Torneo Local. El arreglo con los jugadores de afuera era que si no rendían, alguno se podía llegar a ir y si estaba la posibilidad, se incorporaba algún otro, pero m idea era cuidar los jugadores del club. Tengo la experiencia de haber jugado en la Liga de Chacabuco con Alumni y hemos ganado partidos importantes con nueve jugadores de Salto y solo dos de afuera, entonces ni hablar que me la iba a jugar por los chicos de acá”.

“Te voy a ser realista con lo que veo desde mi punto de vista, hoy me siento mal porque pasa todo esto en el sentido de qué a raíz de que Zapata llegó a Villa Italia, a ellos se le cerraron todas las puertas, no pueden vender nada y que tienen la negativa de la gente por habérsela jugado ellos por mi para que yo sea el DT del equipo. Ahora, te digo, a la gente de Villa le ofrecí comprar una moto para que ellos hicieran una rifa y no lo aceptaron, en un momento hice 100 pan dulces, que te lo digan o te lo desmientan ellos, para que puedan vender y con la recaudación poder pagar la inscripción al Torneo Federación Norte, tampoco lo hicieron, por ende, a diez días de que arrancara el campeonato les di la plata para pagar la inscripción porque era una vergüenza que Villa Italia quedara sin jugar ya con el equipo casi armado. Yo cedí eso, se lo di al club a cambio de nada”.

“Me puedo cansar de buscar la respuesta que no la voy a encontrar a porqué me sacaron del club. La única respuesta que tengo de lo que pasó, es que no tienen un peso. Jamas tuvieron en cuenta esto, vos no podes entrar a un campeonato donde para jugar de local, con el alquiler de cancha incluido, tenes que reunir $24.000. Ahora, vos como dirigente de Villa, no tenes ningún sosten de nada, arrancas con $0, alguna vez te pusiste a pensar de que se te podía venir el arranque del Torneo Local y vos estas jugando mientras tanto el Federación Norte, por lo cual te tocaba jugar los dos campeonatos en simultáneo y en vez de $24.000 ibas a tener que conseguir $48.000, ahora yo les pregunto como pudieron entrar al Federación Norte, cuando no tienen un peso para bancar nada y por eso pienso que lo que mejor pudieron hacer ellos en este momento es echarle la culpa a Zapata, lavarse las manos hablando de mi porque desde que me trajeron no tuvieron más respuesta de la gente y no lo veo así, al contrario, veo que ellos se dividieron como comisión, cinco me querían y cinco no. Por ahí se la jugaron por mí creyendo que yo iba a aportar todo ese dinero para la policía y los árbitros y creo que si no prometí nada y nunca vine con esa propuesta, no tienen porqué exigírtelo. Ahora lograron sacarme y pienso que deben querer quedar afuera del Torneo Federación Norte lo más rápido posible porque se le vienen los dos torneos. No me gustó nada de esto, fue un manoseo muy grande. Lo hubieran pensado antes de contratarme porque saben con la seriedad que me manejo. Uno saca como conclusión que siempre quedo marcado o mal parado en la rueda y la verdad es que todo esto entristece”.

“Lo que más me duele es no poder estar en Compañía, que es mi club y es el que me dio todo. Estoy eternamente agradecido a aquella gente de antes del club, que no solo cuidaban al club, sino que respetaban al jugador, estaban siempre arriba del jugador en lo que necesitara. Sé que es muy difícil que algún día vuelva estando cierta gente ahora, pero bueno, también te voy a decir algo y lo voy a decir porque cuando Toloza viene y le hace entender a la gente de Villa Italia que el Presidente del Club Compañía, Marcelo Colombini dijo eso, yo cuando me fui del club lo hice por decisión propia porque si me quedaba pasaba a ser un mamarracho más igual a toda esa comisión. Nunca hablé mal de nada, pero esto me entristece que Marcelo Colombini, como Presidente del club que es, diga que no le presta la cancha a Villa Italia porque estoy yo. Ahora, me pregunto lo siguiente, los pocos dirigentes que están con el trabajando y haciendo algo bueno por el club, ¿Le pidieron a Marcelo Colombini que ponga él esos $14.000 que le hizo perder al club como ingresos por el alquiler de la cancha? Dinero que se puede utilizar para arreglar los baños, los vestuarios, porque en varias ocasiones he tenido la oportunidad de entrar al club como técnico y la verdad que me entristece ver la tristeza que hay en ese club, le hacen falta muchas cosas y esos se dan el gusto de perderse un ingreso económico cuando la cancha no la estaban usando y el club no estaba en ninguna competencia todavía. Digo esto porque Toloza vino delante de la comisión de Villa Italia y dijo que Colombini no alquilaba la cancha porque estaba Zapata en el club y más allá de que nosotros hayamos tenido roces y nos hallamos peleado, pero siempre con respeto. Me tocó irme del club por decisión propia y no hablé mal de su persona, sin embargo, no sé porqué tiene todavía esa actitud para conmigo”.

“En ese tiempo que estuve como dirigente de Compañía se han hecho cosas espantosas que ellos aceptaron y que los hace cómplices y por eso está el club está como está. A mi me entristece porque siento y quiero al club, porque hubiera querido lo mejor para Compañía, pero bueno… la plata no te hace, siempre digo que él tendrá la plata, pero no tiene la capacidad y la inteligencia para llevar un club adelante como Compañía y así está. Más allá que diga esto, me entristece que lleven 14, 15 años sin ganar un titulo de Salto cuando ellos hacen que hacen que traiga a Chavero y a Pascual y en un complot de todos ellos nos echan porque no aceptaban que trajéramos jugadores foráneos y después de que nos fuimos y con el paso del tiempo, traen cinco o seis jugadores de afuera, entonces ¿Cómo es?, si vos tenes una ideología como Presidente y querías priorizar los jugadores del club, ¿Porqué hoy contratan jugadores foráneos?, entonces eso quiere decir que en su momento no estuve equivocado de traer y de querer armar un equipo competitivo a la altura de Defensores y Sports”.

“Me pasó en Alumni que tantas cosas buenas hice. Como me voy a quedar en un club por el cual te traigo jugadores, gasto fortuna, la cancha no estaba habilitada y tuve que pagar $47.000 de mi bolsillo para poder habilitarla. Compré 60 pelotas de fútbol en todos estos años y sin importar, desaparecieron, entonces decime que persona que quiere hacer las cosas bien’ seriamente, puede aceptar tantas mamarrachadas en un club, ¿Cómo no me voy a ir?, me hubiera querido quedar toda la vida y hoy Guillermo Pascual tiene que estar agradecido a mi persona porque gracias a mi, él está ahí, porque le hice firmar un contrato por 5 años para que se quedara en el club, pero con muchos puntos a cumplir, entre ellos, que él fuera el preparador físico del club, que arme las divisiones inferiores, que haya fútbol infantil, llevar el club adelante y lo único que hace es lucrar con el club. Si hoy no aparece un Zapata o aparece alguien que quiera hacer algo por el club, Alumni no entraría y ojalá que entre este año y le deseo lo mejor, pero la verdad que trabajar con esa gente y que se quieran aprovechar de la buena voluntad de uno, pienso que entristecen al fútbol y le hacen muy mal”.