Colombini, alma, corazón y gol

609 visitas

Un nuevo superclásico ya es historia. Esa misma historia se ha teñido de verde y blanco. Para poner al rojo vivo el Torneo Local, Compañía hizo lo que tenía que hacer, le ganó a Defensores por 1-0 y cuando resta una fecha para finalizar la primera rueda, se transformó en el único puntero. El Estadio Guillermo Cepeda se mostró colmado por ambas parcialidades, transformando el partido más esperado del año, en una verdadera fiesta. Nicolás Colombini, se quedó con todos los elogios demostrando una vez más porqué es el gran ídolo del club.

Con el pitazo inicial de Sergio Méndez, de una labor impecable, arrancó el desenlace con Defensores tomando la iniciativa. Illoa buscó sorprender con un remate de media distancia que fue bajando de golpe y se perdió apenas por encima del travesaño. Casi inmediatamente, partió el pelotazo desde la defensa del Loro, la última línea de Compañía se quedó reclamando posición fuera de juego y Testa, algo sorprendido por la acción, mano a mano con el arquero Acevedo, definió por encima del travesaño. Aquí, el delantero, dejó esfumar una chance muy propicia.

Con la dinámica de Castagno, el aporte de Ceccoli junto a Torres por las bandas y la impronta de Illoa, los dirigidos por Lencina siempre impusieron condiciones. Sin embargo, en los últimos metros de la cancha por impericia propia y una línea de fondo del Verde que se mostró impenetrable, las buenas intenciones se fueron diluyendo.

A la hora de generar fútbol en Compañía, Avalos nunca pudo gravitar. Además, Giménez no pudo hacer pesar su desequilibrio en espacios reducidos y Páez estuvo más preocupado en la marca qué en pensar en el arco de enfrente; pero a diferencia de sus rivales, Compañia tiene a Colombini y a Monacci. Ambos, tienen la capacidad individual de complicar a cualquier defensa valiéndose de sí mismos. Compartiendo el sector ofensivo, han sido el ancho de espada en lo que ha transcurrido de la primera rueda para que hoy su equipo disfrute de la cima en soledad.

Hubo una acción que bien pudo terminar en gol cuando Colombini aguantó el balón, combinó con Monacci y el remate de este, dio en toda la humanidad de Gizzi que evitó la segura caída de su arco. Siguió Defensores buscando en base a la tenencia como profundizar, pero cada vez que se requirió su presencia, Acevedo respondió con seguridad. Así se fueron al descanso, dejando el crédito abierto para el complemento.

Para los segundos cuarenta y cinco minutos el panorama fue el mismo. Defensores teniendo el control del juego y Compañía, esperando bien firme atrás para elaborar alguna salida vía contra. Torres habilitó a Testa, el delantero remató cruzado y Acevedo, estiró todo su cuerpo para desviar un disparo con destino de gol. Enseguida surgió la respuesta con Avalos habilitando a Monacci y su remate esquinado a media altura, fue bien resuelto por Gizzi.

Defensores no se apartó de su libreto y siguió buscando por todos los medios como quebrar el cero. El tiro libre por elevación encontró a Belfiore solo y de frente al arco, pero su cabezazo se perdió desviado. Luego, Torres ensayó la individual, fue víctima de un clarísimo penal que el árbitro Méndez ignoró en su único pero gran error. La acción siguió su curso y Testa, remató apenas desviado.

A los 26’ dos grandes referentes del Verde, frotaron la lámpara y gran parte de la cancha, estalló de algarabía. Candia, con su habitual precisión, mandó el centro medido al punto penal, Colombini utilizó todo su potencial en el juego aéreo para imponerse claramente sobre los defensores y su cabezazo, cruzado e implacable, dejó sin ninguna respuesta a Gizzi. El quiebre del encuentro fue un mazazo en la nuca para el Loro. No supo ni pudo reaccionar. Tuvo algunos intentos con remate de media distancia pero Acevedo siempre respondió con la misma solvencia.

El festejo post triunfo de todo Compañía: jugadores e hinchas.

El Loro sigue siendo en partidos de real magnitud un equipo que abusa de la tenencia, insinúa como poder vulnerar a su adversario pero en la zona caliente, la contundencia es nula. Compañia, se aferró con uñas y dientes a la victoria, haciendo pesar la presencia de sus jugadores más experimentados y puso el partido en un freezer. No hubo tiempo para más. Gran parte del reducto fue una verdadera fiesta. Jugadores e hinchas se unieron en un festejo interminable. No era para menos, se le ganó al rival de toda la vida, Nicolás Colombini, emblema y capitán, se ganó la ovación generalizada y lo que es más importante aún, Compañía es ahora, el único puntero.

Compañía 1
Gonzalo Acevedo
Juan Palifermo – Gonzalo Conte – Nicolás Mateos – Leandro Candia
Leandro Giménez – Leonardo Arrieta – Nicolás Páez
Víctor Avalos
Nicolás Colombini – Carlos Monacci
DT: Alejandro Santana.

Defensores 0
Pablo Gizzi
Gastón Ceccoli – Emiliano Belfiore – Guillermo Narbiloni – Rodrigo Torres
Damián Castagno – Franco Favergiotti – Alan González – Sebastián Illoa
Feliciano Testa – Franco Miserda
DT: Marcos Lencina.

Gol: 26’ ST Nicolás Colombini (Compañía).

Cambios en Compañía
Alejandro Baque x Víctor Avalos.
Martín Salinas x Carlos Monacci.
Marcos Cuello x Leandro Giménez.

Cambios en Defensores
Alejo De Martino x Alán González.
Agustín Naya x Gastón Ceccoli.
Kevin Gedda x Sebastián Illoa.

Suplentes en Compañía: Alejandro Santana y Esteban Colombini.
Suplentes en Defensores: Ricardo Pellenc y Manuel Villegas.

Juez: Sergio Méndez.
Asistentes: Gustavo Aguirre y Lucas Machado.

Sub 23: Compañía 0-0 Defensores.