Carlos Gladiador Monacci

620 visitas
EDR

Sports se lo dio vuelta a Juventud de Pergamino y le ganó 2 a 1 a los 49’ del ST con gol de Carlos Monacci para desatar la locura del Rojinegro. Abrió el marcador Ezequiel Quintero, mientras que Joel Chávez, la gran figura del partido, de tiro libre logró la igualdad que finalmente se transformaría en victoria.

Fotos: Luis Carmona

¡Que triunfo consiguió Sports anoche en Pergamino! Que indescifrable magnitud tienen tres puntos de oro en el mismo momento que el pito Nahuel Viñas alargó por un minuto más el desenlace y Carlos Monacci, con toda su Juventud a cuestas pero con la frialdad de un goleador inapelable, desató una alegría sin límites.

Cuanto de maravilloso tiene este deporte, que en apenas un puñado de segundos permitió a un nutrido grupo de hinchas vivir una de las noches más inolvidables de la que puedan tener memoria.

Como ninguna otra disciplina, el fútbol hace  que la amargura y la plena felicidad se junten en la misma vereda y hasta no consigan darse cuenta. De los rostros cabizbajos tras un gran paso en falso frente a General Rojo de San Nicolás,  a una recuperación plena cinco días después en una noche de algarabía tan inusitada como lógica.

Era un partido bisagra expresó Nasta antes del partido y vaya sino tuvo razón. Es que a partir de ahora se va a poner mucho más de manifiesto el escaso margen de puntos entre los equipos con aspiraciones de clasificar y aquellos, que lucharán a brazo partido por la permanencia. Por eso anoche los noventa minutos eran significativos desde el resultado mismo.


En el balance todo fue muy pobre desde lo que uno puede considerar como vuelo futbolístico. Juventud no pudo contrarrestar sus propias limitaciones y Sports, que se plantó con un esquema bien conservador, no solo que consiguió cerrarle todas las vías para llegar a Menéndez, sino que además, sobre el final provocó un tembladeral.

El primer tiempo fue muy aburrido a excepción de los diez minutos finales. La lesión del ex Defensores Diego Giamarchi, fue un gran dolor de cabeza para los orientados por el debutante Daniel Polo por lo que el hábil volante es capaz de aportar con la tenencia del balón.

En la situación más clara para quebrar el cero Chávez, que apareció por momentos aportando siempre algo distinto, mando el centro atrás y Gold Bettig, en su intento desesperado por despejar, casi termina batiendo su propio arco.

Posteriormente Leclerq aprovechó una cesión de Zarate, remató con destino de gol pero el cierre oportuno de Sergio Alessandro con Menéndez vencido, permitió que se vayan al descanso en cero.

En el segundo período las alternativas mostraron la misma cara con una lucha permanente por anular los intentos del rival brillando por su ausencia el juego asociado y ni que hablar de la claridad.

En este contexto de buscar que algún error pudiera modificar una paridad tan pronunciada, a los 19’ Quintero, muy oportunista, sacó provechó de una serie de rebotes y con suave remate quebró la débil resistencia del golero Comadreja. Nos  hemos cansado de elogiar por tareas brillantes a un arquero que ha sabido demostrar sus grandes condiciones  pero hoy, transita por un presente muy oscuro.


Palo y adentro. Golazo de Joel Chávez de tiro libre para igualar el partido 1-1.

La transitoria desventaja hizo que Nasta cambiará de nombres en ofensiva haciendo ingresar a Monacci por un inexpresivo Di María, a quien las cosas no le son favorables desde su llegada al club Rojinegro.

Cuando nada hacía prever una modificación en las acciones, a los 28’ nuevamente por la pelota parada como en reiteradas ocasiones, Sports consiguió llegar al gol. Chavéz tomo la redonda, la besó en señal de pedir por un toque de suerte y con su magistral pegada, hizo que la redonda tras pegar en el palo derecho ingresé  al arco defendido por Ozafrán que no pudo evitar la conquista.

La impaciencia se apoderó del clima en el Estadio Carlos Grondona y el cambio de escena fue un golpe bajo para el Celeste del que no pudo salir a flote.

Con más resto físico y desde lo emocional mejor perfilado, el Comadreja apostó a la victoria porque sabía internamente que era posible. Con el ingresó de Claudio Alessandro el objetivo fue perforar una defensa que no mostraba signos de confiabilidad.

El pito Viñas adicionó cuatro minutos. Sobre la marcha y por un par de situaciones agregó sesenta segundos más y en ese mismo instante, comenzó a desarrollarse la jugada previa al grito interminable de Monacci.


49′ del ST Monacci definió ante el achique de Ozafrán y el 2-1 heróico del Comadreja en Pergamino.

Sicuelo encabezó la maniobra haciendo diferencias en velocidad, habilitó con un pase perfecto al delantero y éste, con una definición tan agónica como notable, remató cruzado al palo más lejano del uno haciendo que la pelota ingresé mansamente al fondo de la red.

No alcanzaron  los argumentos para describir el maravilloso momento en el cual jugadores e hinchas, alambrado de por medio, se unieron en una felicidad sin límites. Sports dejó atrás una racha desfavorable, consiguió tres puntos de enorme valor y al menos, luego de la sexta fecha, se calzó el buzo de candidato a la clasificación.

Juventud (Pergamino) 1
Ozafrán; Fernández, Golg Bettig, Núñez, Valiente; Quintero, Martínez, Zarate, Giamarchi; Leclerq y Durán. D.T: Daniel Polo

Sports 2
Menéndez; Gómez, Nahra, Sergio Alessandro, Bernal; Franco Alessandro, Villalba, Lavagna, Sicuelo; Joel Chávez; Di Maria. D.T: Gabriel Nasta.

Cambios en Juventud (P): Tisera x Giamarchi, Ruggeri x Núñez e Ibarguen Murillo x Quintero.
Cambios en Sports: Carlos Monacci x Di Maria, Puyó x Sergio Alessandro y Claudio Alessandro x Lavagna.

Suplentes en Juventud (P): Vázquez Espagnol, Neme, Sosa e Illoa.
Suplentes en Sports: Nicolás Monacci, Tabares, Perujo y Ramos.

Juez: Nahuel Viñas
Asistentes: Ignacio Kekejian y Nahuel Rodríguez