Batalla campal en Rojas

407 visitas
EDR

En un final bochornoso, Newbery de Rojas  le ganó a Argentino de la misma ciudad y consiguieron el pasaporte a la final del Torneo Local, al obtener un global de 3 a 2. Suárez (la figura) y Verón, de penal, marcaron los goles. En el descuento se armó una batalla campal y el árbitro Del Fueyo decidió dar por suspendido el encuentro.

Informe y Fotos: El Tiempo de Rojas

 

La imagen del final entristece, sin dudas. Golpes de puño entre jugadores, patadas voladoras, reacciones patéticas de algunos que en lugar de calmar fogonearon la situación, piedrazos que pudieron romperle la cabeza a alguien. Antes de eso, un partido de fútbol, importante, y que tuvo como ganador a Newbery por 2 a 0, dando vuelta la historia que le había comenzado siendo esquiva, ya que en el duelo de ida (había triunfado Argentino 2 a 1).

Claro, el partido no terminó, porque el árbitro Juan Carlos Del Fueyo decidió ponerle punto final al match cuando restaban tres minutos de los siete que había agregado. Casi ni pudo festejar el público de Newbery por semejante mamarracho, por tamaña situación, que bien pudo haber generado algún mal mayor.


“El partido no fue suspendido ni por falta de garantías ni por inferioridad numérica” le dijo en pleno vestuario y tras el caótico juego el árbitro a nuestros cronistas. A pesar de la custodia policial, TIEMPO DEPORTIVO ingresó al camarín del colegiado, quien aseguró que suspendió el encuentro porque “si expulsaba a todos los jugadores que tenía que expulsar, no salíamos ninguno de la cancha y el desastre iban a ser mayor”

Ahora, desde EL DEPORTIVO en principio repudiamos todo tipo de hecho de violencia en una cancha de fútbol, nos parece lamentable y nos hace retroceder muchísimo como sociedad. Por otro lado, la pregunta que cabe ante esta situación es la siguiente, ¿No se debió jugar este partido sin público visitante como lo había informado la Aprevide? Parece que “Bien, gracias”.