Ayrton Miserda: “El subcampeonato no es poca cosa”

233 visitas
EDR

El joven piloto saltense, cerró el año dentro del Turismo 4000 Argentino siendo Subcampeón y en diálogo exclusivo con EL DEPORTIVO repasó su año automovilístico que tuvo satisfacciones y también, en el parate por Covid-19, momentos de preocupación familiar. A modo de resumen, Miserda se mostró conforme por su actuación en la presente temporada: “Este año me propuse correr diferente, ser más pensante en el campeonato y no solo el auto no se cayó nunca sino que estuvimos a nada de lograrlo”.

A sus 25 años, Ayrton Miserda cuenta en su historial con más de 50 carreras dentro del Turismo 4000 Argentino y en la temporada 2020, algo distorsionada por el parate obligatorio por el Covid-19, se anotó un poroto importante en su haber que significó haber madurado de tal manera arriba del auto que le permitió ser protagonista durante todo la temporada y un serio candidato al titúlo.

De hecho, Miserda llegó a la última fecha como escolta de Germán Pietranera y si bien la suerte correría por el lado de uno de ellos, el espectáculo brindado estuvo acorde a dos pilotos que piensan en los puestos de vanguardia. Consultado sobre lo ocurrido en la primera final que se corrió el sábado, Ayrton respondió: “Fuimos tranquilos. Sabíamos que contábamos con un muy buen auto pero teníamos la diferencia de que teníamos gomas para una sola carrera. Realmente hay muchas cosas que son externas a lo que puedo contar que llamaron mucho la atención durante el año en la categoría. En mi caso, no teníamos nada de gomas y el Falcon es muy dependiente entonces el sábado para correr la primera final salimos a pista con unas gomas muy viejas que teníamos reselladas y bueno, ahí se vio la diferencia en la clasificación y en el ritmo que tuvimos en la final. A pesar de eso, pudimos llegar sexto”.

Después de los resultados de la primera final, la diferencia que había sacado Pietranera era mayor pero no definitoria. Miserda supo que debía ir por la victoria y esperar que su rival salga del cuarto lugar para atrás. No sucedió eso, pero la disputa entre ambos fue digna de ver para los amantes del automovilismo: “Era ir a ganar o ganar. Pusimos todo lo mejor que teníamos. Venía lográndolo y en ese momento sabía que Germán (NdR: Germán Pietranera) iba a venir para adelante rápidamente, no solamente por el auto sino también porque él es un crack, y bueno… se me va el auto de costado en la salida de segunda, se me pone a la par Queijeiro y no sé por qué realmente me tiró afuera de esa forma, fue rarísimo pero bueno, justo se da que él es compañero de equipo de Pietranera y eso originó que se levantara un problema bárbaro después de la carrera pero hoy ya estoy tranquilo y contento de haber logrado el subcampeonato que no es poca cosa”.

Los años y también las carreras le dieron a Ayrton Miserda una mirada diferente del automovilismo y de como planificar un año arriba del auto. Lo que ideó en su mente para este 2020 fue lo que plasmó carrera tras carrera en la pista: “A principio de año me propuse correr diferente. Quería ser más pensante en el campeonato y tratar de llegar a la última fecha con posibilidades y de poder ganarlo; creo que el potencial estuvo, el auto no se cayó nunca, realmente tengo un equipo muy bueno y estuvimos a nada de poder lograrlo. Hubo una mejoría mía en el sentido de que corrí con más tranquilidad dedicándome a pensar en un campeonato cuando por ahí el año pasado lo único que me importaba era ganar una carrera y en ese afán terminaba más veces afuera porque me pasaba algo que como finalmente fue este año. Sin ir más lejos este año tuve tres chances concretas de ganar que por una cosa o la otra se me fueron de las manos pero es parte de esto y más allá de todo, estoy muy contento”.

Cuando Ayrton iba ganando la segunda final se topó con Queijeiro que solo hizo las cosas más difíciles para el piloto de Salto, ya que lo quitó de la pista y por consiguiente no solo perdió el primer lugar, sino que fue superado por su rival: Pietranera. Una vez finalizada la competencia, Miserda demostró que corre sangre por sus venas y se vio envuelto en impotencia aunque, afortunadamente para él, no logró su cometido que le hubiera traído problemas peores: “La mayor bronca fue con Queijeiro porque no entiendo porqué hizo lo que hizo. Me bajé del auto y encaré para boxes a buscarlo porque se merecía una buena paliza, pero Gracias a Dios no lo encontré, no sé dónde estaba y la verdad es que hoy estaría suspendido y son cosas que no tengo que hacer por más que pase lo que pase. Son errores de los cuales uno aprende con el tiempo y hoy estoy muy tranquilo por el resultado que obtuvimos por más que él haya actuado como lo hizo. Después cuando pasó una hora, una hora y media de la carrera, con mi viejo nos reíamos y estábamos contentos de cómo se terminó el año”.

Además de haber corrido en Turismo 4000 Argentino, Miserda se subió este año a una Wolsvagen Amarok para correr en TC Pick Up y sobre esta experiencia, contó: “Habíamos hablado con Christian Dose y él tenía una camioneta que me quería alquilar. Se dio un día que nos dieron la autorización para ir a correr a TC Pick Up y para nosotros era como una sorpresa y con mi viejo nos preguntábamos que íbamos a hacer. Llegamos a un arreglo con él remarcando que nos dio una gran mano porque realmente el alquiler que pagamos era muy accesible, de lo contrario no lo podría haber hecho”.

Cuando el proyecto TC Pick Up avanzaba, la familia Miserda se topó con una noticia que por cuestiones obvias, los hizo alejarse del deporte motor por un tiempo: “Quedamos en que iba a correr con la Chevrolet S10 pero cuando pasa lo de mi viejo (NdR: Carlos Miserda, papá de Ayrton, tuvo Coronavirus) lo llamo a Christian Dose y le dije que no corría. No estaba en condiciones y no me interesaba nada de automovilismo en ese momento. Obviamente la prioridad la tenía mi familia. Con el correr de los días él me seguía llamando para saber cómo estaba mi viejo y sinceramente mi viejo estaba muy jodido. Se acercaba la fecha del inicio del campeonato del TC Pick Up e increíblemente mi viejo reaccionó bien al segundo plasma que le pusieron y en dos días mejoró considerablemente su estado”.

Las buenas noticias llegaron para los Miserda pero, volviendo al automovilismo, aún quedaba una cosa por resolver: “El tema era decirle que ya le había dicho a Christian que no corría. Pasan los días, a mi viejo le dan el alta y cuando llega a casa lo primero que hizo fue preguntarme si estaba preparado para la carrera. Recién al día siguiente le dije que no iba a correr y al toque mi viejo lo llamó y dio marcha atrás con mi negativa. Lo que pasó fue que para ese entonces, Christian Dose ya tenía la S10 preparada para correrla él, así que nos dio una Wolsvagen Amarok. Mi viejo salió un sábado del Hospital y al otro jueves ya estaba en el circuito conmigo. Una cosa ilógica que solo la pasión que tiene él y la pasión de verme arriba de un auto lo explica. Ese fin de semana lo disfruté de tenerlo ahí conmigo y hoy que ya pasó el tiempo estoy muy contento de que mi viejo está bien”.

De cara a la temporada 2021, Ayrton Miserda no tiene por el momento nada definido, pero tampoco descarta ninguna opción y al respecto, comentó: “El automovilismo es muy cambiante. Por ahí te llaman para correr en una categoría, no sé todavía… por ahí se me da algo del Mouras o seguir en las TC Pick Up que lo que hicimos lo hicimos para sumar experiencia y de seguir el año que viene ya iríamos en otro formato mejor porque este año fuimos sin chasista, con una chata a la cual le faltaban cosas y una marca que no es beneficiada por la categoría porque es más parada y corta mucho menos el viento, lo cual se ve reflejado no solo en la clasificación sino también en la carrera. Así que de ser Pick Up, sería algo que nos convenza para ir a andar y no estar a dos segundos, a tratar de estar peleando. Corro porque me gusta y porque me gusta competir y estar ahí en la pelea de cosas importantes. Al Turismo 4000 Argentino tampoco lo dejo de lado porque es una categoría que amo pero hoy no está pasando un buen momento y personalmente hubo muchas cosas que no me gustaron desde el lado dirigencial pero siempre está ahí y si se da de volver el año que viene, encantado”.