Así, pierde el fútbol

524 visitas

Cualquier hecho de violencia es repudiable. Accionar de tal manera no hace más que mostrarnos como se retrocede como sociedad y además, no se logra nada beneficioso. El episodio vivido anoche en el encuentro entre Villa Italia y Defensores que desencadenó en la agresión del futbolista Joel González contra el árbitro principal Martín Bonomi, fue una muestra de lo mal que está el fútbol saltense y lo poco que se viene haciendo por cuidarlo y mejorarlo.

Dedicarle líneas a un partido de fútbol por cuestiones extra futbolísticas es triste. Seguramente las partes involucradas en este momento feo tendrán interiormente las razones que derivaron en lo ya conocido. Desde este espacio entendemos que recurrir a ese tipo de actitudes no va a cambiar el presente ni va a solucionar nada. Un delantero puede errar un gol abajo del arco y un arquero puede fallar al querer descolgar un centro. Hasta un entrenador puede equivocarse en un cambio y perder un partido, mientras que un árbitro puede tener errores. En ninguno de los casos la violencia es la respuesta.

Auguramos que no se vuelva a repetir en ningún aspecto. Que ninguno de todos los deportes que se practican en nuestra ciudad se vea empapado de una noticia tan ingrata y que el respeto ante todo empiece a tomar mayor protagonismo en todos nosotros.

EL PARTIDO

Con el sello del 9

Feliciano Testa, volvió a demostrar el inconfundible olfato de un goleador.  Aparece cuando el equipo más lo necesita. Anoche, al igual que el fin de semana anterior frente a CUSA, el delantero, referente y capitán, tuvo una situación puntual y no perdonó. Luego, vino la suspensión del encuentro frente a Villa Italia, que explicaremos más en detalle. Lo cierto y concreto es que, por el momento y hasta que resuelva el Tribunal de Penas, Defensores le sigue pisando los talones a Compañía.

Lo que se pudo jugar del desarrollo entre Tanos y Loros fue definitivamente muy discreto. Inclusive, el desarrollo de la primera mitad fue tan pobre que pasó largamente desapercibido. En el debut de Ricardo Gaspar como entrenador, Villa Italia buscó tener la iniciativa con reiterados tiros libres por elevación en los cuales se buscó inquietar a Gizzi, pero no se logró el cometido. Fue esa la única variante porque con pelota a ras del piso, el tridente ofensivo González, Aguirre y Moyano, no encontraron como poder gravitar.

En Defensores, se hicieron evidentes los problemas para ejercer la tenencia del balón. Castagno e Illoa están transitando por dolencias físicas y el Loro, los extrañó horrores. Faltó sorpresa, decisión, cambio de ritmo. Hubo algunos intentos aislados de Miserda que se debatió en soledad, sin conseguir inquietar. Solamente rescatamos como opción de riesgo contra el arco de Rubio, un fuerte remate de De Martino desde afuera del área grande que se perdió apenas desviado.

El diálogo de Lencina con sus muchachos en el entretiempo, fue convincente y Defensores fue otro equipo. Convencido de que solo servían los tres puntos, asumió todo el protagonismo. Por su parte, la postura de Villa Italia solo fue replegarse y ver si podía hilvanar alguna contra. Naya tuvo en sus pies la apertura del marcador pero mano a mano con Rubio no tuvo la eficacia necesaria. Más tarde, Belfiore buscó sorprender con el juego aéreo y su cabezazo, abajo del arco, se fue por encima del horizontal.

A los 23’ la pelota recorrió el área del Tano en forma paralela sin que nadie pueda rechazar y tuvo como destinatario a Testa que, recibió el regalo caído del cielo, y con una soberbia definición, que incluyó un toque sutil por sobre el cuerpo del arquero, hizo delirar a sus hinchas.

Si bien en algunos momentos, el trámite fue dominado por la fricción y el juez Bonomi no midió con la misma vara el juego brusco, nada hacía prever lo que sucedió. A los 24’ tras reanudarse el juego desde el círculo central, Joel González es amonestado por protestar. Evidentemente, el delantero siguió con los reproches y cuando el árbitro Bonomi se aprestaba a expulsarlo, González se descontrolo emocionalmente, agrediendo al árbitro verbal y físicamente.

La situación, totalmente fuera de contexto, obligó a las fuerzas policiales a intervenir para quitar al jugador de ese momento de total descontrol y recobrar la calma. La tensa espera de protagonistas y público duró algunos minutos hasta que Bonomi, determinó la suspensión. La noche de domingo, dejó como saldo un nuevo episodio triste y lamentable para el fútbol local. Habrá que esperar a los próximos días por la decisión del Tribunal de Penas en este sentido.

Villa Italia 0
Gonzalo Rubio
Rosendo Chávez – Ricardo Gómez – Darío Escobar – Alexis Morales
Matías Gómez – José Valenzuela – Leonardo Leyva
Joel González
Luciano Aguirre – Leandro Moyano
DT: Ricardo Gaspar.

Defensores 1
Pablo Gizzi
Gastón Ceccoli – Emiliano Belfiore – Manuel Villegas – Guillermo Narbiloni
Agustín Naya – Alejo De Martino – Franco Favergiotti – Franco Miserda
Kevin Gedda – Feliciano Testa
DT: Marcos Lencina.

Gol: 23’ ST Feliciano Testa (Defensores).

Cambios en Villa Italia
Lucas Sena x Rosendo Chávez.

Suplentes en Defensores
Patricio Lavie x Alejo De Martino.

Suplentes en Villa Italia: Facundo Gaspar, Eber Aguirre y Nazareno Acuña.
Suplentes en Defensores: Ricardo Pellenc, Manuel Capaldi, Ignacio Voloder y Tomas Rovetta.

Incidencias: 24’ ST Partido suspendido por agresión al árbitro principal, Martín Bonomi.

Juez: Martín Bonomi.
Asistentes: Neri De Los Santos y Soledad Precone.

Sub 23: Villa Italia 2-2 Defensores.