Home Clubes Compañia Amistad: Sólo en el nombre
Compañia - Defensores - 04/03/2022

Amistad: Sólo en el nombre

Una hermosa noche de jueves recibía a las aficiones de Loros y Lagartos en el lindo Estadio Carlos Testa. El gran marco de público, digno de una final, pero sobre todo de un Clásico, se hizo presente. La Copa Centenario fue la excusa perfecta para comenzar oficialmente el año con un partido de gran expectativa. La denominación del carácter amistoso, a juzgar por ambos equipos y mucho más teniendo en cuenta su segundo nombre dispuesto, como Copa Amistad, por la no violencia. Era, para algunos incrédulos, un eufemismo, muy lejos de acercarse a la realidad. Pero más allá de todo, era sin dudas una buena prueba para los entrenadores en sus búsquedas de sumar rodaje de cara al Torneo Local.

La terna saltense a cargo de Martín Bonomi le dio inicio a las acciones y tres minutos más tarde, mostró la primera tarjeta amarilla producto de una falta bastante leve, pero con claras intenciones de cortar el juego. Bernal fue quien se llevó la amonestación, algo exagerada por el lapso del partido, pero dejando entrever los deseos del árbitro de controlar el partido lo más corto posible. A partir de ese momento, y ante faltas similares por parte de los jugadores de Defensores, Bonomi pareció no ser tan severo, despertando el enojo de los jugadores de Compañía.

Corrían tan sólo 15’ de juego cuando Lavie vio adelantada la línea defensiva del Verde y puso una pelota excelente para Fernández que, cuando se disponía a parar la pelota, recibió un sutil agarrón de la camiseta por parte de Denoya, generando el desplome del mencionado delantero en la puerta del área. Automáticamente, entendiendo que con la sujeción impidió la conexión del delantero con la pelota, el protagonista del momento y árbitro del encuentro, Martin Bonomi, decidió marcar la falta, agravada por último recurso. Expulsando a Denoya con roja directa.

La sujeción existió, pero sobre todo hubo picardía de Joaquín Fernández. Igualmente, nada puede justificar lo sucedido después de la sanción arbitral. Los dirigidos por Leandro Candia saltaron enfurecidos con el juez saltense, casi a punto de llevar las cosas a un terreno de violencia. Los hechos merecieron sanciones más fuertes, en especial Nicolás Colombini, que hasta arrojó una pelota a la tribuna local pidiendo que el partido finalice, denunciando los hechos como robo. Pero simplemente recibió una amonestación.

Antes de los hechos en cuestión, el trámite se mostraba parejo. Pero Compañía se mostraba más punzante contra el arco defendido por Ullua y Defensores tenía la intención de controlar la pelota, pero sin muchas ideas de qué hacer con ella. Los minutos pasaban y el Lagarto jugaba en el campo del Loro. Un interesante manejo de Luque y buena conexión en el frente de ataque de los hermanos Esteban y Nicolás Colombini pero sobre todo la entrega y el buen juego de siempre de Páez, hacían sentir más cerca a Compañía, con uno menos, de adelantarse en el marcador, que a Defensores con el equipo completo.

A los 32’ lo que se insinuaba se convirtió en una realidad. Páez se llevó la pelota por la banda izquierda, y cuando la defensa se disponía a evitar que no llegue al fondo de la cancha para lanzar un centro, éste puso el freno para ponerle un pase certero a Nicolás Colombini, sin marcas, para que la duerma con el muslo de la pierna derecha y antes de que la pelota vuelva a caer, le rompió el arco a Ullua, que solo atinó a mirar y nada pudo hacer para evitar el gol.

Con el 1-0 en su contra, se evidenció la impotencia de Defensores. Continuó con la misma insinuación con la pelota, pero siendo muy tímido en ataque. Y encima a los 37’, Illoa se ganó la expulsión por excederse en un injustificado reclamo de falta.

La violencia que se generaba a partir del nerviosismo dentro del campo de juego, llegó en varios momentos a las dos aficiones. Principalmente con insultos de todo calibre. Pero, sin dudas, lo más repudiable fue el intento de “tranquilizar” las cosas por parte del operativo de seguridad. Los efectivos de infantería tiraron gas pimienta y amenazaron con balas de goma a la parcialidad visitante. Afectando a espectadores que miraban con tranquilidad el partido y atacando a niños inocentes. Hasta el momento nadie dio explicaciones de lo sucedido, pero vale la reflexión para dejar de normalizar hechos de este tipo, por quienes en teoría deben “cuidar” a las familias futboleras.

De vuelta en el plano deportivo, de esta manera finalizó la primera parte. Compañía, que se había sentido perjudicado, se fue arriba en el marcador y con justicia, respecto a lo sucedido en el campo. Además, dejaba de contar con uno menos para la segunda mitad.

El complemento comenzó con un claro cambio de actitud y planteo táctico por parte de Candia. Retrasó las líneas y dejó de atacar directamente a su rival. Aprovechó la velocidad de Páez y Esteban Colombini para salir de contra, pero con la mayoría de sus jugadores en su campo. Defensores, por su parte, fue en búsqueda del empate, mandando al campo a Lazatti, con la intención de explotar el ataque por la banda izquierda y tirar diagonales con el frente de ataque.

Se habían jugado 9’ de la segunda mitad y Compañía logró dar su segundo golpe. En una rápida salida de contra del Verde, logró agarrar mal parada a la defensa de Defensores y Luque, con un gran pase entre líneas, dejó mano a mano a Esteban Colombini contra Alan González, que había quedado como último hombre, logrando el delantero salir victorioso del duelo y gracias a la lealtad de González, que en ningún momento atinó a derribarlo en la corrida, Colombini siguió su camino al área, frenó y ya habiendo eludido a su perseguidor, sólo le quedó vencer a Ullua que salió desesperado para evitar el gol, pero sin suerte. La pelota ingresó tranquila contra el palo derecho, dando como resultado un verdadero golazo y el parcial 2 a 0 en favor del Verde.

Dadea reaccionó automáticamente y mandó a la cancha a dos nuevas variantes ofensivas. En primer lugar, apelando al buen pie y creatividad de Rodrigo Naya para lograr hacer daño con la pelota que Compañía demostraba no intentar tener en su poder. Y buscando mayor velocidad, ante una defensa del Lagarto que se mostraba muy fuerte y segura, más allá de no contar con el expulsado Denoya, ingresó Kevin Gedda. Diez minutos bastaron para que la estrategia del entrenador pergaminense hiciera efecto. La defensa de Compañía, a pesar de su fortaleza, abusó de la misma y cometió una innecesaria falta al borde del área. Un verdadero regalo para la pegada del recientemente ingresado Naya que, con sutileza, a los 19’ del segundo tiempo venció la resistencia de Llovet, que ni atinó a moverse.

El partido estaba 2 a 1 y Leandro Candia, en su intento de frenar el avance de Defensores, profundizó el retroceso de su equipo y continuó en su plan sin ataque. Además, tuvo que retirar de la cancha a Esteban Colombini por una molestia física, teniendo que recurrir improvisadamente a un ataque con Luque y Nicolás Colombini. Sin éxito en materia ofensiva y perdiendo un jugador clave en la creación de juego, pero sobre todo en la marca del mediocampo.

El encuentro era vibrante. Todo indicaba que las cosas no iban a terminar de esta manera, y a juzgar por las intenciones de ambos equipos, estaba más cerca el empate que el tercero de Compañía. Tanto fue así, que a los 30’ del período final, por la misma vía, producto de una nueva falta innecesaria de la defensa visitante. El mismísimo Rodrigo Naya decretó el empate. Ante la igual parálisis del arquero verde.

Los minutos pasaron y el cansancio se hizo sentir. A pesar de eso, producto de jugadas aisladas e individualidades, el partido pudo haber tenido un gol más, pero por cómo se fueron dando las cosas, era evidente que el empate les servía a los dos y dejaron que las cosas terminen igualadas, estirando así la resolución de la Copa Centenario para el partido de vuelta.

Defensores 2
Lucas Ullua
Patricio Lavie – Franco Favergiotti – Nicolás Rosello – Leandro Peratta
Damián Castagno – Alan González – Joel González
Luciano Moreira
Sebastián Illoa – Joaquín Fernández
DT: Gastón Dadea.

Compañía 2
Federico Llovet
Gianfranco Palifermo – Tadeo Denoya – Nicolás Mateos – Joel Bernal
Alexis Luque – Alejandro Baque – Alejandro Santana – Nicolás Páez
Esteban Colombini – Nicolás Colombini
DT: Leandro Candia.

Goles: 32’ PT Nicolás Colombini (Compañía), 9’ ST Esteban Colombini (Compañía), 19’ ST Rodrigo Naya (Defensores) y 30’ ST Rodrigo Naya (Defensores).

Cambios Defensores
1’ ST Agustín Lazatti x Leandro Peratta.
10’ ST Rodrigo Naya x Luciano Moreira.
10’ ST Kevin Gedda x Joel González.
29’ ST Matías Roldan x Patricio Lavie.

Cambios Compañía
16’ ST Juan Roldan x Esteban Colombini.
33’ ST Eber Carnero x Alexis Luque.

Expulsados: 15’ PT Tadeo Denoya (Compañía) y 37’ PT Sebastián Illoa (Defensores).

Árbitro: Martín Bonomi.
Asistentes: Carlos Chee y Walter Barcos.

No te pierdas

Cada vez más complicado

Atlético Goianiense perdió jugando como visitante por 2-1 ante Corinthians, en la Fecha 28…