Alegría nao tem fim

337 visitas

Compañía, por tercer año consecutivo, se quedó con el título en Sub 23 pero en esta oportunidad lo logró protagonizando un partido de muy alto voltaje frente a Villa Italia en la Final de vuelta correspondiente a la Segunda Fase. En el final del partido, el Verde marcó dos goles que terminaron torciendo la historia a su favor y luego del pitido final, todo fue festejo por la obtención de una nueva conquista. Merecido Campeón y un enorme aplauso de pie para Villa Italia, ejemplo de superación y búsqueda de crecimiento.

El Verde, volvió a repetir otra satisfacción dentro de la divisional. En un primer momento se adueñó de la Fase Regular y por tal motivo ya era el primer finalista confirmado del año. Luego, por méritos propios, terminó ganando la Segunda Fase y automáticamente retuvo el título por tercer año consecutivo en Sub 23. Fue, sin dudas, el mejor equipo de la temporada.

Antes de meternos de lleno en el desarrollo de un partido increíble desde lo emocional y que mantuvo un alto grado de incertidumbre hasta el final, vale poner sobre la mesa un par de consideraciones. De acuerdo al día y horario establecido para la disputa del encuentro revancha, el equipo que conduce Ricardo Gaspar se encontró visiblemente perjudicado, ya que por cuestiones laborales hubo ausencias en todas las líneas con relación al primer partido y el entrenador, hasta último momento, tuvo que adoptar variantes pensando en poner en cancha un equipo ideal.

Villa Italia, poco a poco y a base de trabajo se fue convirtiendo en la revelación de la temporada. Le quedó la espina, pero al mismo tiempo la tranquilidad de haberlo intentado hasta donde pudo. Merecido el aplauso para ellos, también.

Pese a que contaba con la mínima ventaja a su favor, Villa Italia se propuso ser oposición en todos los sectores del campo de juego y obligó a que Compañía se superase a sí mismo. En la primera acción importante, recisamente, Diego ‘Sotelo’ Roldán, con su habilidad, fue el recurso para generar espacios. De una acción rápida, Giménez, uno de los futbolistas que bajaron del primer equipo para esta Final, quedó mano a mano con Menéndez y el arquero, muy oportuno, contuvo a medias.

1-0: Roldán abrió el partido que será largamente recordado por los vaivenes emotivos que ofreció.

Se tornó muy disputado el desarrollo pero sin opciones concretas para desnivelar. Recién cumplida la media hora, Giménez mandó el centro pasado buscando el segundo palo, Aciarri la bajó al centro del área y Roldán, previo anticipo, decreto el 1-0 que, en ese momento, igualaba las acciones en el resultado global. Automáticamente, Villa buscó recomponer su imagen yendo por la igualdad, la que consiguió a los 39′ después de que un tiro libre desde la zona media cayó en el área y Lazatti, anticipándose a todos de cabeza, estableció el empate parcial. Así se fueron al descanso.

1-1: Villa encontró rápidamente el empate, a través de Lazatti (tapado por Aciarri -9-), de cabeza.

El complemento fue sencillamente notable. Seis goles, un resultado que se fue modificando constantemente y siempre quedaba flotando la sensación de que algo podía pasar. En apenas cinco minutos, Compañía sacó una ventaja que invitaba a pensar en partido definido. Se jugaban 7′ y Giménez puso a prueba su muy buena pegada; merced a un tiro libre desde la franja izquierda, paralelo al área mayor, coloco la redonda lejos del alcance del arquero. Impecable definición para el 2-1.

2-1: Una joyita de Leo Giménez para poner nuevamente en ventaja al Verde.

El tercero del Lagarto llegó mediante una contra letal perfectamente hilvanada. A los 12′, Weiler salió jugando desde su sector, combino con Aciarri, el delantero habilitó a Giménez y el centro atrás del volante ofensivo encontró a Páez quem ingresando en soledad, definió con destino de red: 3-1 y un panorama muy alentador cumplido el primer cuarto de hora. Inmediatamente de las dos conquistas conseguidas, Compañía se lamentó por una acción que pudo haber derivado en un nuevo gol: Páez llegó antes que el arquero Menéndez peor no evitó que éste se lo lleve puesto. Claro penal que Aguirre ignoró.

En este deporte, nunca está dicha la última palabra hasta el pitazo final. El Tano jugó sus últimas fichas, puso a prueba el amor propio y en un abrir y cerrar de ojos, generó la sorpresa y media. Para lograrlo, contó a su favor con una tarea fenomenal de Lazatti. A los 29′ y tras la salida de un tiro libre, recibió el balón, se internó en el área mayor y despachó un remate cruzado a ras del piso que se tornó inatajable. Así, las cosas estaban 3-2.

Posteriormente, Lazatti elaboró la acción que lo colocó en el podio mayor en relación a desempeños individuales. A los 34′ se ingenió para apilar a los defensores en línea recta y de frente al arco, sacó un remate qué, tras rebotar en un defensor, dejó sin efecto la intervención del arquero Rosales. Mientras los hinchas de Compañía asistían incrédulos, la popular visitante estalló de felicidad. No encontramos palabras para describir la emoción de jugadores y cuerpo técnico.

3-3: Lazatti, sin dudas el jugador de la noche, mantuvo la ilusión del Villa intacta.

Quedaron por delante varios minutos en juego y Compañía, necesitaba al menos un gol para forzar la definición desde el punto penal. Por largos instantes la emoción, un alto grado de ansiedad y el eventual nerviosismo, se adueñaron de la escena. Dentro de este particular desenlace, el Verde tuvo un plus y fue decisivo. A los 42′, Páez sin oposición cabeceó dentro del área chica y puso a su equipo nuevamente arriba en el score.

4-3: Páez, de gran partido, metió un cabezazo esquinado que le devolvió la esperanza a Compañía a poco del final.

Los jugadores de Villa imploraban que el reloj corriese apresuradamente. La gran respuesta para Compañía estaba sentada en el banco de suplentes. Giordano, que minutos antes había ingresado, cuando se cumplió el tercer minuto de adición, remató desde veinticinco metros y su disparo a ras del piso se desvió en el camino y luego, viajó mansamente a la red.

5-3: El reloj marcaba 48′ ST y Giordano se encargó de que el título llegue con la emoción que se festeja sin limites.

No hubo tiempo para más. El fútbol nos regaló nuevamente un desarrollo minado de adrenalina. Villa Italia apeló en los últimos instantes a toda su vergüenza deportiva y estuvo a nada de poder, al menos, definir su suerte en los penales. Dignísimo papel. En el otro lado, Compañía encontró sobre el final, un premio ampliamente merecido si se mide toda la temporada. Le costó y mucho pero se volvió a llenar de gloria.

¡Felicitaciones, Tricampeón!

Compañía 5
Franco Rosales
Gonzalo Polanco – Juan Cuello – Lucas Sayal – Cristian Weiler
Joaquín García – Joaquín Acevedo – Nicolás Páez – Leandro Giménez
Diego Roldán
Santiago Aciarri
DT: Valentín Sario.

Villa Italia 3
David Menéndez
Ayrton Fleitas – Juan Becerra – Felipe Olivera – Martín Ponce
Lucas Sena – Matías Gómez – Juan Valenzuela – Santiago Vivas
Matías González – Agustín Lazatti
DT: Ricardo Gaspar.

Goles: 33’ PT Diego Roldán (Compañía), 39’ PT Agustín Lazatti (Villa Italia), 7’ ST Leandro Giménez (Compañía), 12’ ST Nicolás Páez (Compañía), 29’ ST Agustín Lazatti (Villa Italia), 34′ ST Agustín Lazatti, 42’ ST Nicolás Páez (Compañía) y 48’ ST Lautaro Giordano (Villa Italia).

Cambios en Compañía
Lautaro Giordano x Leandro Giménez.

Cambios en Villa Italia
Sergio Salvatierra x Ayrton Fleitas.
Emiliano Olivera x Felipe Olivera.
Lucas Garay x Santiago Vivas.
Tomás Arce x Matías González.

Suplentes en Compañía: Ivo Trebucq, Brandon Malmorea, Manuel Mansilla y Jeremías Agüero.
Suplentes en Villa Italia: Juan Gaspar.

Expulsado: 42’ ST Joaquín Acevedo (Compañía).

Juez: Gustavo Aguirre.
Asistentes: Lucas Machado y Martín Nardelli.