25 años de la epopeya Rojiblanca

305 visitas
EDR

El Club Atlético Alumni vivió su último gran momento de felicidad institucional en 1995 cuando se coronó Campeón y logró esa temporada su segundo título deportivo. Pasaron ya 25 años del recordado campeonato y el fin de semana pasado se volvieron a juntar gran parte del plantel que escribió una de las páginas más importantes en la historia del Albirrojo para recordar, asado de por medio, todas las satisfacciones vividas ese año tan especial para ellos.

En un año tan particular que, sin lugar a dudas marcará un antes y un despúes en el orden mundial, hay hechos que tuvieron, tendrán y siguen teniendo, un significado altamente emotivo. Nuestro fútbol fue largamente reconocido en todos los órdenes en la década del noventa por una serie de acontecimientos que forman parte de la rica historia de la Liga.

Hay quienes aseguran, dotados de una rica experiencia, que lo que se vivió en esos diez años difícilmente vuelva a repetirse. Tal aseveración responde a un contexto totalmente distinto a nivel país, que permitió a las instituciones mostrar su mejor versión incluyendo en este sentido, la llegada de jugadores foráneos de un nivel superlativo.

Quien ha vivido intensamente esa época gloriosa no podrá dejar de registrar estadios completos en su capacidad y la intensidad puesta de manifiesto fuera y dentro de la cancha. En este contexto, el último domingo, plan organizativo de por medio, se volvieron a juntar casi en su gran mayoría, quienes hace, ni más ni menos que 25 años, hicieron posible que el Club Atlético Alumni tocará el cielo con las manos. Dirigentes, cuerpo técnico, jugadores y allegados, se propusieron un gran desafío en aquellos tiempos y no tuvieron mejor idea que revivir un año, el 1995, que quedará marcado en sus corazones.

Conducidos desde lo táctico por la dupla Héctor Concilio – Antonio Balbiano, el plantel estaba formado en su gran base por jugadores de la ciudad de Pergamino, algunos de nuestro medio y por su vinculación con la empresa Arcor, se unieron al grupo los cordobeses Lucio Del Mul, con amplia trayectoria en el profesionalismo y Gabriel Fernández sin embargo, hubo un jugador en particular que desde su llegada a Salto deslumbró a propios y extraños y fue factor ampliamente decisivo en la consagración del Atlético: Walter Orlando Luna, proveniente de Berazategui, en el conurbano bonaerense.

A través de una gestión dirigencial, Luna pudo llegar a Alumni y a partir de ese momento, todos los ojos se enfocaron en su juego, siendo una verdadera pesadilla para los rivales. Alumni fue el mejor de todos en esa temporada dentro de un fútbol muy competitivo. Hubo pruebas contundentes de lo antes mencionado como haber goleado a Compañía en el Guillermo Cepeda por 6-1 y a Defensores en su estadio por 5-1. Ese Alumni resultó ser un equipo con mucha personalidad, muy seguro de su objetivo y con un temible poderío ofensivo. Campeón con todas las letras.

En el reencuentro predominaron las anécdotas, el buen clima acompañado por risas y porque no una lágrima llena de felicidad también fueron parte de la escena expresando cada uno de los allí presentes, su sensación por un momento tan especial. Se sumó como dato de color que, justo ese día, festejó su cumpleaños precisamente uno de los entrenadores del equipo campeón, Héctor ‘Bicho’ Concilio. Se prometieron volver a encontrarse, prenderse en algún picado con ese profundo amor por la redonda y no perder de vista lo que significó una verdadera epopeya rojiblanca.

Plantel Club Atlético Alumni – Campeón 1995
Héctor Abraham, Samuel Aguirre, Diego Pérez Contiagini, Fabián Tarpín, Walter Luna, Claudio Cilio, Juan Carlos Lamolla, Mauro Lucero, Mario Mujica, Gabriel Fernández, Daniel García, Lucio Del Mul, Oscar Castillo, Horacio Cardinale, Raúl Alarcón, Sergio Giles, Ricardo Álvarez, José Lelliza, Julio Martella, Luis Velázquez, Ubaldo Zaldúa, Carlos Filomeno y Carlos Franco. DT: Héctor Concilio y Antonio Balbiano. PF: César Sterpetti.