Los clubes hacen y la inoperancia destruye

115 visitas

El Club Defensores fue víctima ayer en horas del mediodía de una muy desagradable noticia. Manos anónimas destrozaron literalmente las luminarias del ingreso al estadio Carlos Alberto Testa tanto del sector local como visitante.

Y ya estamos lisa y llanamente hartos de comentar estas cosas porque sabemos el enorme sacrificio que les cuesta a los dirigentes sostener a sus clubes para que “MENTES ENFERMAS”, porque otro calificativo no les cabe, cometan actos de vandalismo sin el más mínimo sentido.

Y cuando nos referimos a “mentes enfermas” hacemos hincapié que los adolescentes autores de los hechos, tal cual se pudo confirmar horas después, en lugar de ser protegidos por la justicia y ser devueltos a sus progenitores deberían tener contención en centros de salud correspondientes para que posteriormente se reinserten en la sociedad como personas de bien. Por el momento y hasta que no se tomen medidas,  las instituciones hacen y la delincuencia destruye.

Comentarios

comentarios