Amo y Señor

2 visitas

El triunfo de Defensores no dejó dudas ante su clásico rival y con el 3-0 plasmado en la red, se adjudicó la Fase Regular del Torneo Local que ya lo deposita en la Final por el título 2017. El Loro aprovechó el envión anímico que significó el penal atajado por Gizzi y a partir de ahí, se adueñó del partido hasta encontrarse con los goles en el complemento. Fiesta verde… y amarillo.

No era una Final, sino que circunstancialmente el fixture encontró enfrentados en la última fecha de la Fase Regular, a los dos equipos que compartían el primer lugar del campeonato. Como adelantándose al futuro, cuando se decidió el cronograma de la fechas, algunos empezaban a imaginarse un encuentro mucho más importante que el simple hecho de sumar tres puntos.

El recibimiento para los protagonistas fue extraordinario. Mucho colorido y clima futbolero que se disfrutó, pero que lamentablemente se ve en esta clase de partidos, los que definen algo, porque desde larga data, el público que supo tener el fútbol saltense en todo momento, ha mermado en asistencia considerablemente.

Con el pitazo inicial de Pedro Pelegrino, de correcta labor, se iniciaron las acciones que en un primer momento, dominó Compañía. Priorizando una absorbente presión, el Lagarto se paró en terreno rival y cortó el nexo de la defensa con el mediocampo, para sorprender rápido en un partido que con cada minuto jugado, obligaba a apretar un poco más los dientes por todo lo que se jugaba.

Las intenciones de Defensores comenzaron a tener éxito. Rodrigo Naya tuvo pinceladas de precisión que empezaron a ser determinantes y a los 7’, la primera jugada de riesgo surgió de su pie derecho, pero antes, Tisera rebotó de primera para Testa que se vistió de asistidor y con pierna derecha, abrió el balón para Gogó que se metió en el área, enganchó para adentro y buscó el segundo palo de Ripoll, que respondió correctamente.

Sin inquietar a Gizzi, pero haciendo un arduo trabajo que consistía en cortar el juego en la mitad de cancha, Compañía se sentía algo tranquilo y en una jugada que en principio no llevaba peligro real, Favergiotti aumentó el volumen de su cuerpo con los brazos, la pelota dio en uno de ellos y Pelegrino sancionó penal. Iban 14’ cuando Nicolás Mateos corrió hacia la pelota y abrió su pie diestro, pero para su mala fortuna, Gizzi eligió su izquierda y con la palma de las manos, rechazó a un costado el remate del defensor. Aquí no ha pasado nada. Fue la oportunidad que tuvo Compañía y no la aprovechó. Además, un rato más tarde, Salinas, fue amonestado por simular dentro del área. A partir de ahí, sonó el despertador del Loro y cuando se despertó, el partido cambió.

Llegando a la media hora de juego, Rodrigo Naya recibió el pase filtrado y dentro del área sacó un zurdazo que Ripoll, como pudo, mandó al corner. De ese tiro de esquina, sorpresivamente López saltó solo y sin marca, pero conectó mal la pelota y el cabezazo se fue desviado. En un minuto, doble llamado de atención para la defensa que mayor solidez había tenido en la Fase Regular, pero que la de anoche, fue una de esas actuaciones que querrán olvidar rápidamente.

Compañía no pudo ser el que venía siendo. Los laterales prácticamente no pasaron al ataque y en la mitad de cancha, tanto Páez como Cuello, tuvieron mayor preocupación por la contención. Sumado a eso, Colombini no fue el Colombini que se conoce. A todo esto, se iba la primera parte y Agustín Naya aprovechó un rechazo corto afuera del área y sacó un derechazo potente que bajó de golpe, pero cayó en el techo del arco. La respuesta fue inmediata con Martín Salinas, que con un zurdazo tremendo desde afuera del área, dejó inmóvil a Gizzi, que solo atinó a mirar como la pelota bajó y picó justo en el travesaño.

Mostraron su carta de presentación en los primeros 45 minutos, pero en el complemento había que sacar el as que guardaban en la manga. La concentración quizás pareció ser el primer punto en inclinarse más por el lado del Loro, que en el Lagarto. Ripoll jugó rápido un tiro libre que dio en el talón de Cuello y Testa aprovechó esa pelota perdida para patear al arco desguarnecido, pero el travesaño, haciendo las veces de marcador central, evitó la conquista.

A los 14’ Tisera se movió bien desde la izquierda al centro, abrió para Rodrigo Naya que entró al área y sacó un zurdazo cruzado que Ripoll mandó a un costado, pero nadie la sacó y Ceccoli, que había reemplazado a Tiny Naya en el entretiempo, infló la red y abrió el marcador. Después del 1-0 y con lo que eso significaba para la definición del Torneo Local, Defensores estuvo a punto de festejar el segundo, ya que la palomita de Testa pasó a centímetros del palo izquierdo de Ripoll.

La presencia en la cancha de los protagonistas mostraba dos realidades. Defensores, además de estar ganando, no especulaba y buscaba aumentar la diferencia, mientras que Compañía, que con un gol cambiaba la historia por completo, no encontraba el camino y perdía a su referente ofensivo, Nicolás Colombini, quien fue reemplazado sobre la media hora del segundo tiempo. Aprovechando un rechazo corto fuera del área mayor, Candia, quien se había adelantado a la mitad de cancha, terminó una jugada con una volea que se fue apenas por arriba del travesaño.

La dinámica que ofrecía Defensores de mitad de cancha hacia adelante, hacía ilusionar a su público con un nuevo gol. Cuando se jugaban 32’, Naya encaró por la derecha, enganchó para su mejor perfil y sacó un zurdazo que Ripoll solucionó con seguridad. Un rato más tarde, Tisera retrocedió con la pelota intentando limpiar la jugada, pero Conte fue a presionarlo casi al borde del área de Gizzi, recuperó y abrió para Gregorio Salinas, que remató fuerte y alto.

El spring final fue letal. Un jugadon que tuvo varios toques y movilidad terminó con un centro y mejor definición de Testa para sentenciar la historia. El 2-0 marcó el camino de uno y otro, pero aún quedaba más, porque Rodrigo Torres, de gran segundo tiempo, corrió unos 50 metros con pelota dominada, esquivando el cruce de Mateos, metió el pase adentro para Tisera que se acomodó y de frente a Ripoll definió cruzado al fondo del arco. No hay objeciones para el triunfo, ni para el primer puesto de Defensores en esta Fase Regular del Torneo Local, del cual fue Amo y Señor.

Defensores 3
Pablo Gizzi

Franco Favergiotti – Maximiliano López – Ignacio Talavera – Rodrigo Torres
Agustín Naya – Leonardo Arrieta – Nicolás Scarpitto – Rodrigo Naya
Feliciano Testa – Franco Tisera
DT: Mario Finarolli.

Compañía 0
José Ripoll

Gonzalo Conte – Leandro Candia – Nicolás Mateos – Leonardo Peratta
Juan Cuello – Mario Valiente – Alejandro Baque – Nicolás Páez
Nicolás Colombini – Martín Salinas
DT: Alejandro Santana.

Goles
14’ ST Gastón Ceccoli (Defensores).

43’ ST Feliciano Testa (Defensores).
49’ ST Franco Tisera (Defensores).

Cambios en Defensores
00’ ST Gastón Ceccoli x Agustín Naya.

40’ ST Carlos Daglio x Nicolás Scarpitto.
44’ ST Franco Scacheri x Feliciano Testa.

Cambios en Compañía
25’ ST Diego Roldán x Juan Cuello.

28’ ST Gregorio Salinas x Nicolás Colombni.
31’ ST Luis Bisgarra x Alejandro Baque.

Suplentes en Defensores: Lucas Ullua y Guillermo Narbiloni.
Suplentes en Compañía: Nicolás Monacci y Santiago Acciarri.

Juez: Pedro Pelegrino.
Asistentes: Juan Lopardo y Néstor Funes.

Comentarios

comentarios