Alejandro Palacio: “En Salto tienen que saber que el básquet está vigente”

9 visitas

El Presidente del Club Pampa Salto mantuvo una extensa charla en exclusiva con EL DEPORTIVO, y habló de muchos temas que son de importancia para la institución, como la falta de gimnasios para entrenar: “Como no hay instalaciones, automáticamente restringís mucho la posibilidad de que los chicos vean al básquet como una alternativa. Salto, por la ciudad que es, merece mucho más que el fútbol”.

A fines de 2013 se fundó el Club Social y Deportivo Pampa, una institución exclusivamente de básquet. Tras sus primeras experiencias en la Asociación de Básquet de Pergamino compitiendo con Primera y Segunda División, el Naranja sintió un bajón y un desgaste de quienes habían iniciado el proyecto y es así que en 2016 el ingeniero Alejandro Palacio tomó la presidencia del club, formándose una nueva comisión directiva.

El mano a mano fue extenso, porque era necesario conocer la actualidad y la realidad de un club que estuvo trabajando durante el 2016 de manera silenciosa y que aspira a tener un 2017 muy auspicioso. En el comienzo, Palacio fue muy frontal a la hora de tocar el tema infraestructura: “Para hacer básquet o vóley, que es bajo techo, si vos no tenes instalaciones, como pasa en Salto que no hay, automáticamente restringís mucho la posibilidad de que los chicos vean al básquet como una alternativa. Acá en la ciudad ves que de cada veinte canchas de fútbol, hay un gimnasio, entonces con eso ya estas inclinando a que el deporte sea uno y es el fútbol”.

En el club apuntan a ser una opción más a la hora de elegir una actividad para desarrollar: “El deporte, en la etapa inicial, es la formación de la persona. La primera opción que te brinda el deporte tiene que ser desarrollarte, hacer una actividad y más en estos tiempos donde está la amenaza de las computadoras que hace que los chicos se aíslen, entonces si no les gusta el fútbol o no tienen la posibilidad por condiciones, quedan relegados”.

“De cada veinte canchas de fútbol, hay un gimnasio, entonces eso ya te inclina a que el deporte en Salto sea uno”

Quien en un comienzo era padre de un chico que jugaba básquet en Pampa, ahora encabeza la comisión directiva del club junto con un grupo de padres y colaboradores que trabajan incansablemente para asentar el proyecto: “Caí en el básquet porque mi hijo empezó a jugar cuando se inició el club y en un momento el proyecto que arrancó con los grandes se disolvió y me encontré con que de un día para el otro no se iba a seguir. Hace 18 años que vine a Salto y siempre quise hacer algo por la sociedad que en su momento me recibió muy bien. Mis hijos nacieron acá, tengo muchos amigos en la ciudad y bueno, sentía que había que hacer algo. Ese hacer algo fue juntarme con ‘Riky’ Fernández, hablar con él para no terminar con el club, le volví a remarcar que de básquet no sé nada, pero en todo proyecto vos necesitas personas que sepan de la actividad y otras que ayudemos desde la parte dirigencial a apuntalarla”.

Luego de la introducción necesaria, Palacio comenzó a dar detalles de cómo se encuentra actualmente Pampa: “El Club ahora está afiliado a la Asociación de Básquet de Pergamino, que es muy competitiva. En su momento también lo estuvo, pero se había bajado y cuando nosotros fuimos con ‘Riky’ a hablar para retomar, Pampa había quedado en una situación crítica en la cual no nos dejaban jugar. Tuvimos que comprometernos, convencerlos de que nos dieron la posibilidad y fue así que el año pasado estuvimos el primer semestre formando los chicos y en la segunda parte del año, presentamos equipos para jugar en Inferiores, siempre de visitante, con lo cual hubo que trabajar y mucho para costear los viajes. El compromiso asumido fue tal. Se logró afrontar el semestre como lo habíamos manifestado en Pergamino y por tal motivo el club quedó muy bien parado, ya que todos los requisitos que nos pidió la APB los cumplimos”.

“En todo proyecto necesitas personas que sepan de la actividad y otras que ayudemos desde lo dirigencial a apuntalarla”

El trabajo realizado en 2016 fue sin dudas una mirada al futuro para que los chicos tengan ese sentido de pertenencia por el club que les abrió las puertas para jugar al básquet, sin embargo, mientras se cumplían los requisitos de la APB, los dirigentes del Naranja se encontraron con obstáculos que debieron solucionar sobre la marcha: “En el mientras tanto de todo eso, estuvimos pidiendo permiso en los pocos lugares que hay para entrenar, que es la limitante, porque no hay lugar para jugar. Tanto el C.E.F como la Escuela Técnica, porque son lugares que pertenecen a la Educación, tienen ciertas restricciones que, la verdad, nos costó para tener continuidad. Puntualmente una categoría terminó entrenando en un galpón donde hicimos y se colocaron unos aros, pusimos unas luces, muy a pulmón y con condiciones precarias, pero los chicos iban, no faltaban, a punto tal que en pleno invierno entrenábamos con los chicos de 13 años para arriba en el playón de calle Alsina a las 20Hs donde caían las heladas”.

La complicación por la localía fue un punto que casi lleva a que Palacio deje la presidencia, sin embargo el tema parece estar solucionado: “Me motivaron los chicos a seguir, porque realmente a principio de año iba a dejar todo, ya que no me podían dar certezas acerca de en qué cancha íbamos a jugar, había normativas burocráticas que no podíamos resolver, pero tuvimos una reunión de padres y nos encontramos con la preocupación de los chicos, que quieren jugar porque lógicamente están entusiasmados y bueno, hoy estamos más unidos que nunca. La semana que viene arranca el campeonato y vamos a presentar U17, posiblemente dos categorías de U15 porque están viniendo muchos chicos, U13, Mini y PreMini. A comparación de como se jugó el semestre anterior, este año vamos a jugar tanto de local como de visitante. Estamos haciendo gestiones a último momento en la Escuela Técnica y en el CEF, pero bueno, si no se llega para el principio del campeonato, por ahí las primeras fechas pediremos el cambio de localía y después recuperaremos acá en Salto”.

“El club está afiliado a la Asociación Pergaminense de Básquet y este año vamos a presentar U17, posiblemente dos categorías de U15, U13, Mini y PreMini”

La mejora en cuanto a la organización, la comunicación y el compromiso de las partes por sacar adelante a Pampa, están a la vista y el Presidente del Naranja no se desvive por el triunfo deportivo, si no que prefiera mirar más allá: “No estamos buscando resultados, los chicos tienen que entender que cuando vos hace años que no competís, estas varios escalones abajo, pero el año pasado, en las última fechas los mismos chicos se dieron cuenta que entrenando, las distancias se acortan. Entre todas las categorías tenemos alrededor de 80 chicos. Hoy el problema es que vengan más chicos, aunque en realidad estaríamos encantados de que se sumen, pero a mayor cantidad de chicos, los viajes son muchos más costosos, así que estamos en esa etapa”.

Palacio reconoce que la parte fundamental del proyecto son los profesores que se encuentran a cargo de las categorías de Pampa, como así también el grupo de padres y colaboradores que están codo a codo por el bienestar de la institución: “Los dos profes que tenemos son dos tipos que aman el básquet, como ‘Riky’ Fernández y Ricardo Carlotto. Sienten y son docentes. Se preocupan por los chicos y la verdad es que sin ellos, no hubiéramos podido hacer nada. Después hay un grupo de padres que han apuntalado este proyecto con polladas, bingos y rifas. El año pasado se hizo lo posible para no cobrarle el viaje a los chicos y cada viaje a Pergamino eran $5.000, así que se afrontaron $20.000 mensuales de transporte. Hicimos el esfuerzo enorme de sacar una revista, porque queríamos agradecerle y entregarles algo lindo a algunas empresas que nos auspiciaron sin saber que le íbamos a entregar”.

“Sin Ricardo Carlotto y ‘Riki’ Fernández no hubiéramos logrado nada. Ellos aman al básquet, son docentes y se preocupan por lo chicos”

Manteniendo la convicción de trabajar a futuro para que la actividad se gane definitivamente su lugar en la ciudad, Alejandro Palacio deja en claro su pensamiento: “En Salto tienen que saber que el básquet está vigente. Que los chicos que no tienen posibilidad en el fútbol o no le gusta ese deporte, que puedan venir, porque lo lindo que tiene el básquet es que es un deporte que se aprende. Vos podes tener alguna limitación, no te puede gustar, pero vas aprendiendo, uno tiene diferentes funciones, el alto es útil en cierta posición dentro de la cancha y este es un deporte mucho más abierto, quizás que el fútbol, que es más selectivo”.

A lo expresado, agregó: “Salto merece algo más que el fútbol y vamos a hacer todo lo posible para lograrlo. Aspiro a que la ciudad tenga un gimnasio. No podemos invitar a ninguna ciudad a hacer un buen partido de básquet o de vóley porque no tenemos un lugar. Hace unas semanas Pergamino también fue una de las ciudades afectadas por las inundaciones y fue un equipo de básquet de Buenos Aires a jugar, recaudaron plata y acá lo queremos hacer también, pero no tenemos donde y Salto por la ciudad que es lo merece, pero tenemos la ciudad para un solo equipo de fútbol”

“Salto se merece algo más que el fútbol. Aspiro a que la ciudad tenga un gimnasio y vamos a hacer todo lo posible para lograrlo”

En el cierre, Palacio mostró su optimismo por la futura construcción municipal que puede incluir entre los beneficiados, al básquet: “Tenemos un cierto apoyo de la Dirección de Deportes de la Municipalidad, pero el problema nuestro es estructural. No hay un estadio en Salto. Creo que ahora hay una posibilidad con el Pueblo Deportivo que parece se va a desarrollar desde el municipio, donde ahí supuestamente se va a hacer un polideportivo y podríamos encajar nosotros y otras actividades también, porque no somos los únicos que necesitamos una mano”.

Comentarios

comentarios