El Gigante del TC

95 visitas

Guillermo Ortelli es el nuevo campeón. Por séptima vez volvió a consagrarse en el Turismo Carretera. El ídolo de Chevrolet cruzó la bandera a cuadros como escolta de Juan Manuel Urcera y dentro de su habitáculo, ya se lo veía con gestos de satisfacción. Había dado lo mejor de sí para arribar al final con chances de quedarse con la corona. Claro que de pronto la comunicación vía radio con su equipo modificó de pleno su semblante: “Esperá Guille, esperá porque se tocaron Rossi y Werner y no se sabe cómo llegaron” fue el mensaje recibido y luego, todo fue emoción hasta las lágrimas.

Todavía se hacen escuchar los ecos de un domingo que quedará guardado para siempre en la historia del deporte motor. ¿Habrá sido ficción?, se preguntaron algunos. ¿Estaremos en presencia de una fiel realidad?, argumentaron otros. Lo cierto y concreto es que el TC, la máxima especialidad del automovilismo nacional, nos entregó un desenlace fuera de toda lógica y con el final más deseado.

gortelli-206

LA CARRERA
Antes de un final tan increíble como apasionante, hubo una carrera donde Ortelli partió desde la primera fila junto a Urcera, pero el volante rionegrino, ganó la pulseada y se apoderó del primer lugar. En la segunda fila, Trucco hizo lo propio con Rossi y se instaló enseguida en el tercer puesto. Transcurridas las primeras vueltas, todo era  favorable para quien llegaba como líder del torneo porque Werner, su principal perseguidor, estaba séptimo.

Claro que las competencias de este relieve, suelen presentar consecuencias impensadas y Savino, quinto en la fila india, se convirtió en el invitado no deseado para Rossi. Se pegó a la cola del Chevrolet y nunca le dio respiro. Incluso, un par de veces llegó a ponerse a la par y hasta tuvieron algún roce. De todas maneras, nada se modificaba hasta ese momento y el piloto de Del Viso, se iba quedando con toda la gloria.

En la vuelta final, lo que nadie hubiera imaginado se hizo realidad. Como si fuera obra del destino, se produjo el despiste de Pedro Gentile integrante del JP Racing un giro antes y tras el tercer relanzamiento, se originó la inagotable polémica. Werner superó a Savino y fue con todo por Rossi, al que debía adelantarse para poder ser campeón. También necesitaba  pasar a Trucco, quien se ubicaba tercero. El piloto de Ford lo intentó en un par de curvas hasta que en una de las últimas, antes del ingreso a la recta principal, se tiró de manera imprudente por el pasto para superarlo. Lo hizo, pero la cola de su auto tocó la trompa del Chivo y los dos, se fueron al pasto.

¿QUIEN SALIO CAMPEÓN? … ORTELLI
Una vez que se elevó la bandera a cuadros comenzó a salir a flote una enorme incertidumbre por saber quién sería el campeón. Cuando Ortelli se bajó de su auto, Rossi estaba celebrando su segundo título porque le informaron que había llegado 21°. Eso le alcanzaba para coronarse nuevamente como hace dos años. Sin embargo, apenas unos minutos después, la ACTC corrigió los tiempos, lo reacomodaron a Rossi en el 24° lugar y la locura generalizada se cambió de bando. ORTELLI CAMPEÓN.

gortelli-205

SU FELICIDAD SIN LÍMITES
Totalmente desbordado por una alegría incontenible y junto a su señora y su hijo, el ahora Séptuple mezcló llantos y alegría totalmente superado por tanta felicidad. Sus primeras reflexiones, fueron: “No sé si es verdad, no sé lo que pasó, pero quiero agradecerle a todo este grupo de leones que es el JP. Lo único que hice cuando terminé la carrera es rezar un padre nuestro para agradecer todo lo que me dieron mis viejos y porque volví a tener la esperanza de ganar el título. Después me avisaron todo lo que pasó. No sé si esto es un sueño, si me tengo que despertar, pero estoy muy contento”.

gortelli-204

UN GIGANTE SIN TECHO
No fue el mejor broche de oro en pista por la incertidumbre, las idas y vueltas y las suspicacias que se generaron. Pero nada de eso fue posible para empañar la enorme satisfacción de toda nuestra ciudad en comunión con su gran ídolo, el mismo que repitió en cuanto programa del deporte motor salió al aire: “Me siento con muchas ganas de seguir haciendo historia.”  Parafraseando al gran Fangio, Guille también señaló: “Las carreras terminan cuando se baja la bandera de cuadros” y aunque en este caso, la definición llegó mucho después de la flameante cuadriculada, una nueva consagración lo sigue elevando en el podio de los más grandes.

Comentarios

comentarios