Eugenio “Pesadilla” Sabedra

59 visitas

La historia parece no conocer su fin por el momento y se volvió a poner en evidencia para Defensores que, nuevamente, fue víctima de su propia impotencia, extendió una racha negativa que ya se torna insoportable en calidad de visitante y aunque matemáticamente existe una pequeña luz de esperanza, las chances de clasificar se redujeron considerablemente.

Hay un punto saliente que se puede tomar como base para hallar una respuesta sobre los vaivenes del equipo de Claudio Spontón en la Zona B del Federal B. Hasta el momento, de los dieciocho puntos disputados fuera de casa sumó apenas dos (los empates frente a Argentino de Pergamino y Belgrano de San Nicolás). El resto, fueron cuatro derrotas en los compromisos frente a Barracas de Colón, La Emilia de San Nicolás, Juventud de Pergamino y General Rojo de San Nicolás, en este orden. Los números mandan y sumando los puntos que se escaparon en su estadio, los profundos altibajos han ido derribando las ilusiones.

En la previa, el encuentro se ganaba todas las expectativas. Los dirigidos por Néstor Octaviano corrían con el objetivo de consolidar el segundo puesto en la tabla, mientras que el Loro, en el mejor de los casos, buscaba sumar de a tres para encarar la recta final con claras aspiraciones de seguir en carrera.

Desde el pitazo inicial del juez Carlos Gariano, de penoso desempeño, bajo una tarde agobiante desde lo climático, ambos elencos se propusieron pensar en el arco de enfrente. En el primer cuarto de hora, Defensores se fue haciendo dueño de la pelota. Gogó Naya en la función de enlace fue criterioso en la distribución formando una buena sociedad con Illoa, que por el sector izquierdo, siempre se impuso a su marcador.

gralrojo-defe-fedb-2

A los 16’ Guido Montero, volvió a demostrar el gran presente que atraviesa. Avanzó con pelota dominada por derecha, hizo na pequeña diagonal de derecha hacia el centro y sacó un notable remate que tras desviarse levemente en el defensor Merello, dejó sin chances a Beovides. Así, Defensores comenzó a demostrar la firme convicción de ir por la victoria.

Lógicamente y teniendo en cuenta como aprovecha la localía, General Rojo buscó con todo la igualdad y la consiguió minutos más tarde. Para ello, se generó una particular jugada en la que el árbitro actuó bien, según lo indica el reglamento, pese al reclamo de todo Defensores. Para ubicar a los lectores, el estadio José Natta del Club General Rojo está emplazado dentro de un descampado y rodeado de una frondosa arboleda que sobrepasa los límites del campo de juego.

Iban 19’ cuando tras un rechazo en el área del Defensores, la pelota fue devuelta por una rama cuando aún no había salido del rectángulo de juego y el juez Garino reanudó las acciones con un pique. La decisión del árbitro fue la correcta, pero originó el reclamo generalizado de todo Defensores aumentando la protesta, porque en la acción siguiente, entendieron que hubo infracción sobre Gizzi que no se cobró.

gralrojo-defe-fedb-3

Tras el bote a tierra, la pelota se fue al corner y de ese tiro de esquina a los 21’, Sabedra desplazó claramente a Gizzi dentro del área chica siendo impedido de poder contener el envío y quien sacó provechó fue Bazán para tocar al fondo del arco. El juez Gariano, con la total complicidad de sus asistentes, hizo caso omiso a los reclamos y convalidó el tanto. Lamentable.

Más allá de sentirse despojado, Defensores volvió a mandar en las acciones mostrando los mejores síntomas que permitieron la goleada frente a La Emilia, como la salida rápida partiendo desde la zona media, sumado a las subidas de Perticarari utilizando su permanente vocación de mandarse al ataque e Illoa gravitando una y otra vez en espacios reducidos. De sus pies, nació una linda maniobra que terminó con un fuerte remate apenas desviado por encima del horizontal.

De Francesco, entró en escena para bajar un centro y permitir a Naya, sacar un violento disparo con destino de red provocando, una notable intervención de Beovides desviando la pelota al córner. En esa misma jugada, a los 29’, el centro pasado fue devuelto al corazón del área por Favergiotti y Talavera, sin oposición casi sobre la línea de sentencia, convirtió desatando un loco festejo El Loro consiguió nuevamente llenarse la boca de gol. 

gralrojo-defe-fedb-4

Era un volver a empezar dentro del mismo trámite, con el dueño de casa teniendo que ir nuevamente a cambiar el resultado, pero sus temores defensivos siempre fueron una invitación para los de Spontón. En el Chacarero, Bonanno comenzó a hacerse notar por la tenencia pero quien se cargó el equipo sobre sus hombros, fue Eugenio “El Ogro” Sabedra siendo paulatinamente, decisivo en el desarrollo. En la última defensa del Loro, tanto López como Talavera lo sufrieron toda la tarde y el delantero, usando todo su potencial, fue incontenible. Primero con un cabezazo y luego de tiro libre, obligó a Gizzi a intervenir para evitar un nuevo empate.

El Ogro estaba intratable y apenas se puso en marcha el segundo tiempo, decretó una segunda igualdad. Aprovechó la indecisión de Talavera que no pudo rechazar, se impuso en el cuerpo a cuerpo con el defensor y con remate suave, dejó sin chances a Gizzi que venía saliendo hasta el borde del área grande. En apenas un minuto todo lo bueno que había edificado el conjunto de calle Defensa, se desmoronó. Duro golpe desde lo anímico. No hubo respuestas físicas ni futbolísticas para intentar sobreponerse.

Desde lo emocional, General Rojo supo que era el momento de ir por el triunfo y fue enumerando méritos para conseguirlo. Bazán estuvo muy picante pero siempre la pesadilla de Sabedra estuvo presente. Gizzi ganó a medias en el duelo con el temible delantero  y tras el rebote, Bonanno remató desviado.

gralrojo-defe-fedb-5

Mientras Defensores deambulaba muy lejos de la imagen exhibida en la primera mitad, Calaggio equilibró a su equipo en la zona media y Medina, fue clave en el cambio de ritmo. Con media hora de juego, surgió la habilitación entre líneas para Reynoso y el volante, se tomó el tiempo necesario para combinar con Sabedra  que cerró una tarde monumental, definiendo con el arco libre. Con mucho empuje pero escasas ideas, el elenco de Spontón agotó los últimos recursos y solo rescatamos, un buen remate de Perticarari que Beovides, muy atento, consiguió despejar.

No hubo tiempo para más. General Rojo festejo largamente tres puntos que a falta de dos fechas, lo siguen poniendo como potencial candidato a continuar en carrera por un ascenso. Para Defensores no hubo consuelo alguno. Era la gran posibilidad de ilusionarse con dar pelea hasta el final punto por punto, pero a partir de ayer, las opciones comenzaron a nublarse casi en su totalidad. La diferencia con el chacarero, es de cinco puntos sobre seis posibles teniendo el Loro que ganar los dos partidos que le restan, pero lógicamente, pasando a depender de otros resultados.

General Rojo (San Nicolás) 3
Ariel Beovides
Maximiliano Reynoso – Kerly Merello – Lucas Acosta – Javier Álvarez
Francisco Bonanno – Facundo Calaggio – Diego Medina – Javier Yacuzzi
Lucas Bazán – Eugenio Sabedra
DT: Néstor Octaviano.

Defensores 2
Pablo Gizzi
Franco Favergiotti – Maximiliano López – Ignacio Talavera – Marcos Perticarari
Guido Montero – Leonardo Arrieta – Nicolás Scarpitto – Sebastián Illoa
Rodrigo Naya
Lucas Defrancesco
DT: Claudio Spontón.

Cambios en General Rojo
Nahuel Coronel x Francisco Bonanno.
Nicolás Bossoletti x Javier Yacuzzi.
Joaquín Álvarez x Diego Medina.

Cambios en Defensores
Feliciano Testa x Lucas Defrancesco.
Damián Castagno x Nicolás Scarpitto.
Nicolás Iocco x Leonardo Arrieta.

Suplentes en General Rojo: Laureno Di Grazia, Leonardo Luna, Mauro Benefattori y Maximiliano Peralta.
Suplentes en Defensores: Ricardo Pellenc, Carlos Daglio, Ezequiel Hazaña y Juan Núñez.

Árbitro: Carlos Gariano.
Asistentes: Pablo Ocampo y Juan Gómez.

Comentarios

comentarios