¿Qué te están haciendo, Fútbol?

441 visitas

Mamarracho. Bochorno. Lamentable. Insólito. Llamelo como usted quiera, pero todo encaja a la perfección para definir lo que ocurrió anoche en la Asamblea que debía elegir al nuevo Presidente de la AFA, en el Predio de Ezeiza. Con 75 asambleístas autorizados a votar, el empate final 38-38, matemáticamente imposible, deja muestras de un camino embarrado en donde el único y gran perjudicado es el fútbol argentino, que continúa siendo uno de los peores en materia dirigencial.

“Sólo puede pasar en Argentina”, tituló el Diario El País de Uruguay, mientras que en España, el reconocido sitio deportivo AS encaró el tema con sutileza: “Se suspenden las elecciones en la AFA por un voto doble”, pero nada minimiza uno de los hechos más lamentables que se vivieron en la historia de la AFA. Se busca transparencia, pero parece que muchos llevan consigo un poco de tinta para manchar lo que se necesita desde hace mucho tiempo y es honestidad.

El conteo de la votación marcó un empate en 38 votos, pero votaron 75 asambleístas, por lo tanto la cuenta no daba. Había un voto de más. En los medios nacionales afirmaron que hubo tres sobres con dos votos pegados. En dos casos lo notaron e impugnaron el repetido, pero en el último no lo advirtieron y recién lo notaron al final, cuando contaron.

Finalmente esto fue confirmado por Ricardo Gil Lavedra, abogado del candidato a Presidente de la AFA Marcelo Tinelli, quien habló con TN y dijo: “Hubo tres clases de votos doble. Dos fueron detectados y uno no”, declaró. En el mismo sentido, Gerardo Ganly, uno de los veedores de la IGJ, dio más detalles sobre la situación también en TN: “En dos sobres había dos boletas de dos mismos candidatos”. Y especificó que en cada uno de los votos se rompió una de las boletas y se dejó la otra.

¿Por qué abrieron todos los sobres y juntaron los votos en una pila antes de contar?, ¿Por qué no abrieron de a un sobre frente a todos y mostrando el voto? Parece que la opción menos viable y la que podía llegar a tener errores, fue la que se eligió y la que nunca se previno. Del escrutinio participó el Veedor de la Inspección General de Justicia (IGJ), Gerardo Ganly, quien habló en Radio La Red y explicó el insólito motivo por el que se decidió contar todos los votos juntos: “La Junta Escrutadora decidió no contar los votos de a uno para evitar que haya silbidos y para mantener hasta último momento el secreto. En ese caso, mi función fue solamente la de anotar todo lo que estaba pasando”.

¿Qué secreto?, ¿Por qué esto no se decidió antes y fue de público conocimiento para que todos estén al tanto? Es increíble que el motivo haya sido ‘evitar silbidos’, ¿Acaso no es prioritario que todo sea transparente y que gane el de mayor votos?

Concluido el bochornoso acto eleccionario, el actual Presidente de la AFA, Luis Segura intentó darle un cierre a la jornada: “38 a 37, prácticamente es un empate. Vamos a pasar a un cuarto intermedio que lo ajustaremos a lo que el estatuto indique para una nueva convocatoria si es que hubiese que hacerla y mientras tanto vamos a andar un camino, o vamos a intentar andarlo al menos, donde tal vez, desde el error este sea un mensaje para todos nosotros y nos estaría indicando la fortuna, de pronto, o la desgracia de haber cometido un error, analizar una lista en común. Si esto no se lograse, llamaremos nuevamente a elecciones”.

Anoche era el momento de la votación tan esperada por el entorno del fútbol en nuestro país. Se votó, pero no fue todo tan ágil. Existieron complicaciones y nada se definió. Habrá que esperar, pero ahora todo puede cambiar. En estos días se están jugando ascensos y descensos y quizás haya equipos que cambien de categoría ¿y si tenían el voto representativo para la categoría que dejaron? En fin, todo es muy poco serio, nada prácticamente, y se escucha la palabra consenso por todos lados. Diría que en primer lugar, empiecen por mirarse al espejo, porque el fútbol argentino ya está cansado de tanto daño.

Comentarios

comentarios