Seguí participando

281 visitas

Increíble, pero real. Dramatico, pero apasionante. Así es el fútbol, entre otras cosas y ayer la fortuna estuvo del lado de Defensores, que sufrió en la última pelota, pero el travesaño rechazó las ilusiones de empatar por parte de General Rojo y la victoria quedó en manos del Loro por 2 a 1, para acercarse cada vez más a la clasificación.

Ayer en el Carlos Alberto Testa se terminó de confirmar plenamente que en el fútbol se puede ganar, empatar o perder, pero si la suerte no te hace de vez en cuando un guiño, en muchos casos sacar un buen resultado se hace cuesta arriba. Como en muchas otras veces le tocó penar, esta vez Defensores fue tocado por la varita mágica y solamente por un milagro, porque no encontramos otra forma para denominarlo, consiguió ganarle a General Rojo y sumar tres puntos muy valiosos.

Vamos a comenzar a explicar en detalle un partido que tuvo todos los ingredientes y que mantuvo un alto grado de dramatismo hasta el minuto noventa y cuatro. Siempre que ambos elencos se han enfrentado en los últimos tiempos han salido partidos muy entretenidos y este en particular tomaba más interés porque los dos necesitaban ganar.

Fue el Loro quien tuvo la iniciativa con un par de buenas insinuaciones que no tuvieron la mejor resolución hasta que la visita consiguió acomodarse y pasar a ejercer dominio. En el primer período, Defensores sufrió y mucho marcando en línea y quedando expuesto a la dinámica de Levato y la velocidad de Lencina, bien secundado por sus compañeros que buscaron desprenderse rápido de la pelota.

En la mitad de la cancha, Daglio estuvo muy incómodo más aún cuando fue amonestado y por el sector de Ramos, que se adelantaba y le costaba regresar, Rojo encontró espacios para llegar con claridad. Lencina, la figura del nicoleño, enfrentó a Gizzi mano a mano y el uno, que volvió a tener otra actuación colosal, jugó todo su cuerpo para evitar la conquista.

No descubrimos nada cuando decimos que Defensores impone su potencial en base a la tenencia, pero el rival fue inteligente para presionarlo, cortar los circuitos de juego y llevar a cabo lo que tenía planeado tácticamente Octaviano. Solo rescatamos como muy propicia, la combinación entre Hazaña y Naya que encontró al delantero en posición de gol y una oportuna salida del golero Gascón, conjuró la situación de riesgo.

Defe-GralRojo-3

Bazán ejecutó de manera muy precisa un tiro libre que hizo estrellar la redonda en el travesaño y a continuación, llegó la apertura del marcador. Cumplido el primer cuarto de hora, de una pelota perdida en mitad de cancha surgió la precisa habilitación de Levato para Lencina que ante la pasividad de Orellana y Núñez, aprovechó para tocar la pelota por encima de Gizzi, siendo una impecable definición.

Siguió sin poder encontrarle solución a sus desequilibrios el Loro y nuevamente Lencina tuvo en sus pies el segundo gol, pero se demoró y Gizzi tapó a medias haciendo lo mismo con Eugenio Sabedra, que buscaba sacar provechó de la situación. Así se fueron al descanso siendo preocupante el panorama para el elenco local.

Ni bien se reanudo el trámite todo empezó a trastocarse. Eugenio Sabedra, que no puede con su genio, cometió un innecesario foul desde atrás a Orellana, se ganó la segunda amarilla y se fue a las duchas. Fue entonces, cuando el Loro asumió que dar vuelta el resultado era muy factible. Hubo un clarísimo penal sobre Hazaña que el árbitro evitó cobrar y fue el mismo volante, quien sacó un violento remate que el uno, muy atento, pudo rechazar.

Spontón, que previamente aportó lo suyo en el entretiempo con un buen shampoo, se la jugó con el ingreso de Alessandro por Núñez y con una actitud avasallante, la cancha se inclinó definitivamente. Tras una acertada maniobra con toques cortos, a los 5’ el Bati Aranda entró a tocar por el centro del área y se resucitaron las ilusiones.

En una acción donde el segundo asistente invalidó como fuera de juego, Defe llegó al segundo gol. Se generaron muchas dudas pero desde nuestra posición, paralela al área mayor, Hazaña convierte en forma totalmente legítima. Centro al primer palo, un cabezazo de anticipo y diez minutos más tarde, Claudio Alessandro el de los goles decisivos, el goleador que atraviesa una racha brillante, apareció sin marcas para definir.

Defe-GralRojo-4

Pareció que con un hombre de más y tras haber modificado el score, el desenlace entraría dentro de otro contexto pero eso no pasó. Rojo salió a buscar el empate con mucha dignidad sabiendo que una derrota lo dejaba muy mal parado en la tabla de posiciones y fue el intratable Lencina, quien sacó una tremenda volea que recibió como respuesta una fantástica intervención de Gizzi. Tras un centro al segundo palo, la visita encontró el transitorio empate, pero el primer asistente, firme en su decisión, señaló posición adelantada. Segunda gran polémica de la tarde.

Daglio, que estaba al borde de la expulsión, llegó a destiempo, segunda amarilla y a buscar el camino del túnel. Naya, en una actitud reprochable e infantil, tiró un codazo que no llegó a destino pero el pito observó su actitud y lo expulsó con roja directa. Últimos minutos que fueron un parto porque el conjunto nicoleño llenó de centros el área de Gizzi y el arquero, con total solvencia, respondió a todo lo que le tiraron. Con la expulsión de Ricardo Sabedra quedaron en igualdad numérica, pero el final tenía reservado algo que como ya mencionamos, solo es comparado con un milagro.

En tiempo de recupero, cuando los hinchas imploraban por el final y los jugadores multiplicaban esfuerzos para regresar al triunfo, pasó absolutamente de todo en el área del Loro. Tras una atajada bárbara de Gizzi se generó rebote, un rechazo sobre la línea y entre un montón de piernas, la redonda cayó rendida a los pies de Jesús Espinoza, que tuvo lo más parecido a un penal en movimiento afuera del área menor y de frente al arco, pero su remate reventó el travesaño.

Todo aquel que estuvo en el estadio, no podrá olvidar por mucho tiempo una secuencia que paralizó muchos corazones e hizo estallar las pulsaciones. En ese mismo segundo, Defensores asumió que volver a festejar era toda una realidad . 

Defensores 2
Pablo Gizzi
Franco Favergiotti – David Orellana – Juan M. Núñez – Diego Ramos
Carlos Daglio
Alejo Falgari – Tomás Fernández – Ezequiel Hazaña – Rodrigo Naya
Adrián Aranda
DT: Claudio Spontón.

General Rojo 1
Joaquín Gascón
Lucas Bazán – Ricardo Sabedra – Ramiro Montenegro – Javier Álvarez
Facundo Calaggio – Lucas Acosta – Maximiliano Reynoso – Juan Levato
Emiliano Lencina – Eugenio Sabedra
DT: Néstor Octaviano.

Cambios en Defensores: Claudio Alessandro x Juan M. Núñez, Gastón Ceccoli x F. Favergiotti y Nicolás Scarpito x T. Fernández.
Cambios en General Rojo: Jesús Espinoza x J. Levato – Imanol Gómez x M. Reynoso y Javier Romero x E. Lencina.

Suplentes en Defensores: Ricardo Pellenc, Lucas Simaldone, Feliciano Testa y Manuel Villegas.
Suplentes en General Rojo: Osvaldo Yori, Fernando Smargiassi, Joaquín Alvarez y Ricardo Santamaría.

Expulsados: Carlos Daglio (Defensores), Rodrigo Naya (Defensores), Eugenio Sabedra (Gral. Rojo), Ricardo Sabedra (Gral. Rojo) y Néstor Octaviano (DT Gral. Rojo).

Juez: Federico De Luca

Asistentes: Cristian Orozo – Alcides Jara

Comentarios

comentarios