Le costó el partido

149 visitas

Zona Permanencia
Zona I

Por una mala fortuna que tuvo como protagonista al arquero Moccagata, El Fortín perdió 1-0 ante Rivadavia de Chacabuco en Inés Indart, donde el equipo de nuestra ciudad hizo las veces de local. El único gol del partido lo marcó promediando el segundo tiempo Martín Rubini. Hubo un expulsado en cada equipo, Carlos Chee y Damián Comisso. Hoy completarán esta Zona O’Higgins de Chacabuco y el Atlético Alumni desde las 15.30Hs.

Es duro pero es real. Cualquier jugador de un equipo se puede equivocar en un partido de fútbol, sin embargo nadie tiene tan poco margen de error como el arquero, donde en la mayoría de los casos esa mala fortuna deriva en un gol en contra. Ayer le tocó a Misael Moccagata ser partícipe de una jugada tan particular como decisiva en el partido.

Ese joven arquero de 21 años que apareció esta temporada en la Primera División de nuestro fútbol defendiendo los colores de El Fortín, mostró muchísimas condiciones con muy buenos desempeños y ha de saber que la suma de partidos le traerá serenidad y por sobre todas las cosas experiencia en un arco.

El Fortín estuvo muy lejos de volver a repetir el triunfo logrado el último fin de semana ante Alumni porque no pudo contra su propio nerviosismo, ni aun estando con un jugador de más, lo que minutos después terminó significando que también perdiera un jugador e igualara la cantidad de ambos elencos a falta de diez minutos para el final del partido.


La cancha no mostró su mejor estado y complicó a los dos por igual. Recién a los 11’ se pudo romper la barrera del marcaje firma y Ciribiain intentó con una vaselina abrir el partido, la cual se fue pegado al poste izquierdo de Moccagata. El trabajo en la zona media fue lo que con el correr de los minutos hizo que Rivadavia lograra tener algo más de tenencia del balón, ya que en el Aurinegro Chávez y Manero no estaban firmes en la marca y distribución.

Cuando Chávez se animó y pasó al ataque, armó una linda jugada por izquierda mandó el centro al primer palo y Alessandro le erró la patada en la zona caliente. Inmejorable ocasión desperdiciada por el delantero.

Iban 20’ cuando Moccagata sacó mal y tras la corrida por derecha de Comisso el remate de Segurola no fue tan esquinado y el arquero pudo remendar su error. Posteriormente Ciribiain le ganó en velocidad a Monla, enganchó y volvió a enganchar para sacarle la marca del camino y su remate no encontró la comba que pedía para entrar por el segundo palo, lo que hubiera sido un golazo de otro partido.


El complemento ganó en emoción porque creció la desprolijidad de ambos y por partes el encuentro se les fue de las manos al árbitro Puyó, de la Liga de General Arenales. De movida Lamperti en gran maniobra por izquierda, mandó el centro atrás para Mareco que pateó cruzado y por el segundo palo no llegó a empujar sin marca Manero. Minutos después en la salida desde el fondo por parte de El Fortín se complicó Mario Chee, lo cual aprovechó Segurola, quien luego chocó una vez más con Moccagata.

El minuto 13, para algunos cabuleros, el minuto de la yeta, el centro cayó pasado al área del Aurinegro, Moccagatta saltó y cacheteó la pelota, se fue con la misma en sus piernas afuera del área y en su afán de salir jugando lo hizo para el medio; allí leyó y anticipó Rubini, que solo tuvo que apuntar al arco para mandarla al fondo y festejar uno de sus goles más fáciles en Primera División. Un minuto después se fue expulsado el DT Guillermo Di Marco.

Se hizo cuesta arriba el partido para el equipo de Salto teniendo en cuenta más que nada, como se originó la jugada del gol. A los 19’ entrando por derecha desbordó Duarte y el central Bertozzi de 9, giró y pateó al primer palo pero Moccagatta respondió acertadamente.

Luego, en un accionar que pudo evitarse de no ser porque Puyó dirigió siempre lejos, expulsó por doble amarilla (se las sacó en 1 minuto a ambas) a Damián Comisso, de Rivadavia. En primera medida lo amonestó por falta inexistente ante Gelbes y segundos después le mostró la segunda tarjeta amarilla por recibir una protesta del jugador y así en un abrir y cerrar de ojos el Celeste se quedó con un jugador menos.


A pesar de estar con un hombre menos Rivadavia apeló a la contra para cerrar el partido y tuvo varias ocasiones para lograrlo. Mendez habilitó a Duarte y este cara a cara con Moccagata definió cruzado y desviado. Un minuto después otra vez Segurola pudo aumentar la diferencia pero el tiro se fue lejos.

A falta de nueve minutos Carlos Chee golpeó sin pelota a Segurola y Puyó le mostró al lateral izquierdo la tarjeta roja. Una irresponsabilidad del defensor, teniendo en cuenta que el equipo estaba dejando todo en busca de la igualdad.

Faltó claridad, faltó compañerismo y por momentos faltó inteligencia en los metros finales por parte de El Fortín que tuvo en cancha a Julián Martín, pero prácticamente ni gravitó. Por su parte Rivadavia tuvo dos tiros en los palos que le negaron terminar 0-2. En primera instancia fue Segurola quien no pudo vencer a Moccagata en toda la tarde y por último tras una corrida por el costado derecho Duarte definió y el caño le devolvió la ilusión.

Llegó el pitazo final, Rivadavia festejó los tres puntos por ese error de Moccagata que le costó el partido a El Fortín y ahora deberá poner la mente en el compromiso que se le viene ante O’Higgins de Chacabuco.

El Fortín 0
Moccagata; Monla, Mario Chee, Preve, Carlos Chee; Mareco, Chávez, Manero, Lamperti; Alessandro y Centurión. D.T: Guillermo Di Marco.

Rivadavia (Chacabuco) 1
Bonet; Medina, Bertozzi, Rimolo, Batista; Comisso, Méndez, Bisso; Cibiriain; Segurola y Rubini. D.T: Pablo Gómez

Cambios en El Fortín: Martín x Preve, Gelbes x Manero y Cesar Di Marco x Lamperti.
Cambios en Rivadavia (Ch): Duarte x Bisso y Scanella x Cibiriain.

Suplentes en El Fortín: Rufino y Maffezzini.
Suplentes en Rivadavia (Ch): Rodríguez, Ponte y Coronel.

Expulsados: Carlos Chee (EF) y Damián Comisso (R).

Juez: Carlos Puyó
Asistentes: Javier Spadano y Héctor Simondet

Comentarios

comentarios