Cachetazo a la ilusión

150 visitas

Compañía recibió una paliza de Racing de Colón en el Guillermo Cepeda, ya que los Colonenses se impusieron por 5 a 1 en el partido de ida correspondiente a la Primera Rueda de la Ronda Perdedores. Los goles de la Academia los anotaron Paul De Martino (3), Enzo Galarza y Santiago Pizzarro. Como si eso fuera poco, el Lagarto sufrió la expulsión de Nicolás Colombini.

Fotos: Luis Carmona

Perder un Superclásico es mucho más que perder un partido de fútbol y las consecuencias internas son muy duras, sobre todo si se trata de una instancia plenamente decisiva. Aunque la gente de Compañía es muy fiel a sus colores no había clima anoche en el Estadio y los jugadores, si bien se tomaron el compromiso frente a Racing de Colón con la mayor entereza, todavía no pudieron digerir la derrota en el Carlos Testa y eso quedó reflejado en su propio Campo de juego.

A nadie escapa que en el fútbol, los estados de ánimo y ese tan preponderante costado psicológico juegan un papel significativo y sus derivaciones, quedaron expuestas anoche con un conjunto Verde, que más que jugar, terminó padeciendo el partido con una muy dura derrota.

Racing de Colón venía precedido de buenos antecedentes desde lo colectivo con individualidades que atraviesan un momento feliz y por méritos propios y pronunciadas falencias ajenas sacó una diferencia que parece, si uno se remite a la realidad, muy difícil de revertir.


Los dos impusieron dinámica desde el comienzo pero fue Compañía, quien a través de Sainz, pegó el primer grito y encendió una luz de esperanza. El juvenil marcador de punta por voluntad propia, con mucha decisión y todo el entusiasmo por aprovechar la titularidad, fue a disputar el balón, ganó en la posesión a una doble marca y venció con remate cruzado a Vera.

La Academia asimiló muy rápido estar en desventaja teniendo en De Martino y Pizarro a los encargados de la generación de juego con dos delanteros: Galarza y Vignarolli, que se movieron por todo el frente de ataque para encontrar espacios y llegar hasta el arco defendido por Ripoll.

Pizarro ganó en velocidad, mandó el centro pasado al segundo palo y Vignarolli, entrando a la carrera, desperdició una clara chance definiendo a las nubes.

En el Lagarto contó con un Bisgarra muy lejos del nivel que se le conoce y fue evidente la ausencia de Nico Colombini desde el arranque afectado por una lesión muscular. Todo se iba haciendo cuesta arriba porque además la imprecisión y la falta de respuestas anímicas, se hicieron notorias.


A los 26’ la redonda se internó en el área del Verde y De Martino, sacando provechó a desinteligencias defensivas, con remate a ras del piso señalo la transitoria igualdad.

El envión anímico se apoderó de la visita y nueve minutos más tarde, tras una certera combinación en ofensiva, Galarza quedó mano a mano con Ripoll el arquero pudo contener a medias pero nuevamente De Martino, muy oportunista, con remate esquinado y preciso puso a su equipo en ventaja.

Compañía a esta altura del partido no pudo con su alma y encima, recibió dos goles en una secuencia de minutos.

Esa impotencia a la que hacíamos mención y la falta de motivación, tuvieron su golpe de escena cuando en la segunda mitad a los tres minutos Galarza ganó en la pelota dividida, enfrentó al golero este logró contener en primera instancia pero el delantero, con una línea de fondo inmóvil, contabilizó el rebote para aumentar la ventaja.

Posteriormente López Weng tuvo, en la más clara del segundo tiempo el descuento pero Vera, muy rápido de reflejos, se interpuso al remate con destino de red.

Pero eso fue tan solo un espejismo porque Compañia quedó expuesto a lo que llevara a cabo su oponente estando muy desordenado en la zona media, con nula inventiva y su línea de fondo, que marcó en línea, terminó siendo una invitación para entrarle por el medio o por las puntas.

Esa ingenuidad fue bien aprovechada por Pizarro, a los 20’, que tras brillante maniobra personal se hizo un autopase partiendo desde la zona media y cuando enfrentó al arquero definió con mucha clase.

Nicolás Colombini, a pesar de estar visiblemente diezmado, ingresó para tratar de cambiar la historia pero nada fue posible. Enfrente hubo un equipo que ejecutó un plan de juego a la perfección y le sumó real contundencia.


De Martino, completando una noche notable desde lo individual, no quiso ser menos que Pizarro y a los 24’ con idéntica maniobra provista de gran técnica, tocó la redonda  por sobre la humanidad de Ripoll sellando el resultado.

Posteriormente, se fue expulsado Nico Colombini y el nerviosismo ganó espacio en los jugadores del Lagarto derivando en el ingresó de las fuerzas policiales para calmar los ánimos. Fue entonces cuando el árbitro Moreno a los 41’ del complemento, dio por finalizada las acciones.

Muy complicado panorama para Compañía que debe afrontar la revancha con una gran adversidad por varios motivos pero básicamente por el resultado.

Compañía 1
Ripoll; Pancera, Conte, Díaz, Sainz; Baqué, Astudillo, Valenzuela, Brian Simaldone; Bisgarra; López Weng. D.T: Marcelo Colombini.

Racing (Colón) 5
Vera; Jorge Gómez, Magallanes, De Marco, Núñez; Enzo Gómez, Jauregui, De Martino, Pizzarro; Galarza y Vignarolli. D.T: Guillermo Araguas.

Cambios en Compañía: Nicolás Colombini x Díaz, Sanes x Brian Simaldone y Polanco x Bisgarra.
Cambios en Racing (C): Rapallin x Núñez, Pascussi x Jauregui y Fernández x Enzo Gómez.

Suplentes de Compañía: Vizcarra y Manuel Capaldi.
Suplentes en Racing (C): Chávez y Romero.

Expulsado: Nicolás Colombini (C)

Juez: Carlos Moreno
Asistentes: Emiliano Barret y Jorge Moreno

Comentarios

comentarios