BOCHORNOSO

113 visitas

Allegados al Club Sports nos informaron el domingo en horas de la mañana de un hecho vandálico que realmente sorprendió y mucho cuando llegamos al lugar. Habían destrozado parte de las instalaciones del Complejo que tiene la entidad Rojinegra en la Avenida Costanera con pintadas, rotura de vidrios tanto en las cabinas de trasmisión del Esteban Chiari como en la zona de las canchas de hockey.

 

Es lamentable. Penoso. Paupérrimo. Horrible. Repudiable. Feo. Doloroso. Causa impotencia. Bronca y hasta tal punto que las lágrimas son bienvenidas, lamentablemente, para describir lo que una o varias personas anónimas hicieron en las instalaciones del Club Sports Salto, según pudo averiguar EL DEPORTIVO el sábado por la noche.

¿Qué nos está pasando?, ¿Miramos los destrozos que ocurren en Capital Federal con el fútbol y lo queremos imitar en Salto?, ¿Acaso en Salto también hay Barras Bravas? Realmente no sé si hay Barras Bravas en Salto, de hecho, espero que no, sin embargo, lo cierto y concreto y yendo estrictamente a los hechos, lo único que me queda en claro es que hay, repito, una o varias personas, que no tienen los patitos en fila y que le están haciendo MUY MAL no solo al fútbol de Salto, sino a la ciudad también.


Cuando era chico iba a la cancha con mi familia y era hermoso ver un partido de fútbol porque la rivalidad era solamente dentro de la cancha pero con buena intención. En aquella época eran señores jugadores, de muy buen nivel para la zona. Terminaba el partido y más allá de como saliera se podía ver sin problemas saludarse a Marcelo Colombini con Daniel Guncho Díaz por dar un ejemplo de un Superclásico. Esto ya se ve muy poco.

En este capítulo no entran las cargadas ni nada de eso. No le llega ni a los talones a lo ocurrido en el Esteban Chiari y que hace un tiempo atrás también ocurrió en la Sede del Club Defensores, aunque desde el club Loro se decidió no hacerlo público en su momento.


Que un partido de fútbol sea decisivo en el estado moral de una persona y que afecte en sus actitudes y decisiones es ya un problema serio para tratar ante un doctor. Pero no porque lo diga yo, sino porque después terminamos sufriendo nosotros como sociedad las consecuencias que están a la vista de todos y sin tener nada que ver.

Salto es chico y nos conocemos todos. No sé hasta que punto es tan necesario saber con nombre y apellido quien fue, pero lo que si es necesario es concientizar de que esto no puede ocurrir más ni en una cancha de fútbol, ni en una escuela ni en ningún lugar.

¿Qué nos pasó?, ¿Qué nos hizo cambiar? Ojalá sea la última vez que me toque ver esto y que me lleve a escribir estas líneas como un Saltense indignado por la verborragia con la que se manejan la o las personas que llevaron a cabo esto que es tan repudiable como bochornoso.

Marcos Antunes

Comentarios

comentarios